Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Qué se juega Holanda en el referéndum sobre el acuerdo entre la UE y Ucrania

Los ciudadanos están llamados a pronunciarse sobre la asociación entre Bruselas y Kiev

Dos chicas ucranias, residentes en La Haya, se cubren con la bandera de su país, en una manifestación en Ámsterdam.
Dos chicas ucranias, residentes en La Haya, se cubren con la bandera de su país, en una manifestación en Ámsterdam. REUTERS

El acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania entró parcialmente en vigor el pasado 1 de enero de 2016 y pretende estrechar las relaciones económicas entre ambas partes. El establecimiento de una zona de libre comercio permitirá reformar la economía y por ende la sociedad misma, puesto que Kiev deberá luchar contra la corrupción y reforzar la democracia. El Parlamento holandés ya ha aprobado el pacto, pero este miércoles se celebra un referéndum que puede poner en aprietos su ratificación definitiva ante el Consejo Europeo. Buena parte de la ciudadanía está indecisa y admite que no conoce bien la naturaleza del convenio. De todos modos, los últimos sondeos señalan que casi la mitad del electorado cree que la ratificación del acuerdo supondrá la anexión de Ucrania a la familia comunitaria. El Gobierno no ha conseguido convencerles de lo contrario, y la ciudadanía está dividida entre euroescépticos, que hablan incluso de abandonar la UE, (un Nexit similar al Brexit británico) y europeístas.

¿Cuál es la pregunta que figura en la papeleta electoral?

Los holandeses se encontrarán en la papeleta la siguiente cuestión: “Está usted a favor o en contra de la ley que aprueba el tratado de asociación entre la UE y Ucrania”.

¿Quién ha convocado el referéndum?

Tres grupos euroescépticos han reunido 446.000 firmas para pedirlo. La legislación holandesa exige 300.000 rúbricas, y aunque el resultado no es vinculante, de superarse la barrera del 30% de participación, el Gobierno puede verse en apuros. Los convocantes son el portal digital informativo y satírico GeenStijl, al que se ha sumado el centro de pensamiento Forum para la Democracia y la asociación Comité de Ciudadanos EU (siglas de Unión Europea en holandés). En una entrevista recién publicada por el rotativo NRC Handelsblad, la dirección de esta última admitió que “Ucrania no nos interesa nada, pero como no se puede organizar un referéndum para salir de la UE, un Nexit, intentamos tensar lo más posible las relaciones entre Holanda y Bruselas”. El trío quiere demostrar que la opinión de los ciudadanos no cuenta en las grandes decisiones comunitarias, sobre todo a la hora de ampliar el club de socios.

¿Cuáles son los argumentos a favor del sí al acuerdo de asociación?

Ayudará a modernizar la economía de Ucrania y la obliga a adaptar sus normas a los estándares comunitarios. La caída de barreras arancelarias permitirá el aumento de las exportaciones desde la UE porque abaratará costes. Ucrania supone un mercado de 45 millones de personas adonde Holanda ya exporta por valor de unos 800 millones de euros anuales.

Para que todo ello sea posible, Ucrania debe avanzar en la democracia y luchar contra la corrupción. Como consecuencia de ello, mejorará la protección de los derechos humanos y la estabilidad política en un país que es la frontera natural entre la UE y Rusia.

Holanda, Francia, Alemania, Austria y Bélgica rechazan la integración de Ucrania en la UE. Mark Rutte, primer ministro holandés, ha dicho que “solo fuera de la UE podrá mantener buenas relaciones con ambas partes”.

¿Qué dicen los partidarios del no?

El acuerdo es el primer paso hacia la integración de Ucrania en la UE y no hay otra manera de evitarlo que con el rechazo en la consulta. Por culpa del acuerdo, el contribuyente pagará de su bolsillo a un país corrupto, dicen los partidarios del no, con el que Holanda no debe tener relaciones estrechas.

Ucrania, argumentan, está en guerra y presionada por Rusia y es mejor quedarse al margen. Holanda comercia con Rusia, país mucho más influyente y poderoso, y el acuerdo entorpecerá la labor de las empresas holandesas. Los ucranios podrán entrar en Holanda, y el resto de la UE, sin visado e inundarán el mercado de mano de obra barata.

¿Dónde se sitúan los principales partidos?

La derecha xenófoba holandesa, la izquierda radical y el Partido de los Animales están en contra del acuerdo de asociación. La coalición de centro izquierda en el poder, y el resto del arco político apoyan la firma del convenio. A pesar de que el Gobierno ha despejado algunas dudas esenciales (el visado solo es por 90 días y no para trabajar, y el apoyo financiero destinado a Kiev saldrá de fondos europeos ya existentes) no ha logrado disipar la duda de que la puerta de la UE esté abierta de par en par para Ucrania.

El Gobierno holandés ha destinado 30 millones de euros a ambos lados de la consulta para que sus representantes puedan hacer sus respectivas campañas. La jornada electoral corre a cargo de los ayuntamientos, unos 400. Los colegios estarán abiertos de las 7.30 a las 21.00.