Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las potencias logran el aval de la ONU sobre el plan de paz en Siria

El Consejo de Seguridad aprueba por primera vez una resolución para poner fin a la crisis

Momento del voto del Consejo de Seguridad, este viernes
Momento del voto del Consejo de Seguridad, este viernes AFP

En una inusual muestra de unidad, las grandes potencias lograron este viernes el aval de Naciones Unidas a su plan de paz sobre Siria. El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad una resolución de apoyo a la hoja de ruta que fija el inicio en enero de un proceso de diálogo entre el régimen sirio y la oposición que llevaría a un alto el fuego parcial y en un plazo de 18 meses a la celebración de elecciones.

Es la primera vez desde el estallido de la guerra civil siria en 2011 que el Consejo aprueba una resolución sobre una salida negociada al conflicto. El voto llegó después de que Rusia —fiel aliado de Siria— acordara el texto con los otros cuatro miembros permanentes (Estados Unidos, China, Francia y Reino Unido).

La resolución no hace ninguna mención al futuro del presidente sirio, Bachar el Asad. Establece que la ONU tiene un mes para notificar su capacidad de supervisar un alto el fuego que excluiría a grupos yihadistas y que entraría en vigor tras el inicio de un proceso de diálogo. También reclama a “todas las partes” poner fin a cualquier ataque a la población civil y subraya que el “pueblo sirio” decidirá el futuro de su país.

“Es un hito porque establece conceptos y tiempos específicos”, dijo el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, que presidió la sesión del Consejo, en Nueva York. “El Consejo está mandando un mensaje claro a todos los interesados de que es el momento de acabar con la matanza en Siria".

Kerry admitió las diferencias existentes entre los países sobre el futuro de El Asad. Washington sostiene que, por su represión atroz de los opositores, el dictador no está legitimado para seguir en el poder, pero ha suavizado en los últimos meses su posición al subrayar que no considera necesaria la salida de El Asad a corto plazo.

En la sesión del Consejo, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, destacó que la resolución es una "respuesta clara a los intentos de imponer desde fuera una solución" a cualquier asunto sobre Siria, incluida la situación de su presidente. 

Reunión previa

La sesión del Consejo de Seguridad se celebró tras una reunión de diplomáticos de 17 países en un hotel de Nueva York. En un nuevo juego de equilibrios, trataron de sortear sus diferencias sobre la crisis siria ante la voluntad compartida de priorizar la lucha contra el Estado Islámico. El llamado Grupo Internacional de Apoyo a Siria —liderado por EE UU y Rusia, y con la participación de enemigos regionales como Arabia Saudí, Irán y Turquía— abordó el calendario acordado en noviembre sobre el plan de paz. La resolución de la ONU respalda las iniciativas de ese órgano.

Fue la tercera reunión de ese grupo tras las celebradas en los dos últimos meses. No son nuevos los intentos —hasta ahora estériles— de hallar una solución política a la guerra civil siria, que se ha cobrado más de 250.000 vidas. Pero este foro, impulsado tras el inicio de los bombardeos rusos en Siria, ha logrado por primera vez sentar en la misma mesa a países con intereses y apoyos divergentes en el laberinto sirio.

Gran parte del mérito se debe al hecho de haber diluido el debate sobre cuándo debería marcharse El Asad, y que, excepto China, las Fuerzas Áreas de todas las grandes potencias ataquen posiciones opositoras en Siria.

En la reunión, los diplomáticos compartieron opiniones sobre qué grupos opositores carecen de lazos terroristas para poder integrar las conversaciones de paz con el Gobierno sirio. En una pausa del encuentro, el ministro de Exteriores jordano, Nasser Judeh, —encargado de gestionar el proceso de designación— explicó que ha recibido una lista de cada país sobre qué grupos opositores considera terroristas, pero dijo que es pronto para fijar un “criterio” común, informa la agencia Reuters.

Más información