Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel empieza a romper el hielo diplomático en el Golfo

Exteriores anuncia una nueva misión ante un órgano de la ONU con sede en Abu Dabi

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Reuters

Israel intenta romper su aislamiento en Oriente Próximo derivado del conflicto palestino. En un clima marcado por el recelo compartido con los países árabes suníes del Golfo sobre el acuerdo nuclear de las grandes potencias con Irán, el Ministerio de Exteriores israelí confirmó este viernes la próxima apertura de una misión diplomática en Abu Dabi. No se tratará de una representación bilateral, ya que Emiratos Árabes Unidos (EAU) sigue si reconocer al Estado judío, sino ante un organismo auspiciado por la ONU, la Agencia Internacional de Energía Renovables (Irena), con sede en la capital emiratí.

Israel logra de esta manera contar con su primera misión diplomática permanente en el golfo Pérsico, después de que estableciera oficinas comerciales en Qatar y Omán hace dos décadas, tras los Acuerdos de Oslo con los palestinos. Ambas fueron clausuradas, al igual que las representaciones en Marruecos y Túnez, a raíz del estallido de la Segunda Intifada palestina en el año 2000. En solo dos países árabes hay abiertas ahora embajadas israelíes: Egipto, país con el que se establecieron relaciones tras el tratado de paz de 1979, y Jordania, tras el acuerdo bilateral de 1994. La actividad de la legación abierta en Mauritania en 1999 se halla congelada desde la guerra de Gaza de 2008-2009.

La iniciativa diplomática se produce después de que Israel votara en 2009 a favor de Abu Dabi como sede de Irena y de que dos ministros de Energía israelíes asistieran desde entonces en la capital de Emiratos Árabes Unidos a las sesiones del organismo de Naciones Unidas. El acuerdo nuclear de Estados Unidos y las potencias del Consejo de Seguridad y de la UE con Irán alcanzado en Viena el pasado mes de julio parece haber reforzado el interés de Israel para establecer lazos con las monarquías del Golfo, con las que comparte el temor a que Teherán pueda dotarse de armas atómicas.

Hasta ahora, los diplomáticos israelíes y de Arabia Saudí y países del Golfo solo habían coincidido en las conversaciones sobre no proliferación nuclear que se han desarrollado en Suiza. El director general de Asuntos Exteriores de Israel, Dore Gold, visitó recientemente Abu Dabi para sellar con Irena y con las autoridades locales la apertura de la misión diplomática, tras “años de negociaciones secretas”, según el diario Haartez, que anticipó la noticia.

El Gobierno emiratí aseguró que la apertura de una Embajada israelí ante la sede de la Agencia Internacional de Energías Renovables "no representa ningún cambio en la postura de Emiratos ni en sus relaciones con Israel", informa Efe. Una portavoz de Exteriores precisó: "Irena es una institución internacional dependiente de la ONU y se rige por las leyes y sistemas que regulan estas organizaciones (...) y no se pueden ampliar de ningún modo a otras actividades". Fuentes del Ministerio de Exteriores israelí subrayaron a título de ejemplo que la nueva misión tendrá una consideración equivalente a la abierta ante la sede de Naciones Unidas en Nueva York por un país que no tuviera relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

Las conversaciones entre Israel y Abu Dabi han tenido que superar difíciles obstáculos. En febrero de 2010, poco después de la primera visita de un ministro israelí al foro de energía, fue asesinado en un hotel de Dubái, otro de los emiratos que integran EAU, el dirigente de Hamás Mahmud al Mabhouh, supuestamente por un comando del Mosad que actuaba bajo falsas identidades europeas. La intervención del siguiente ministro israelí ante el Irena se demoró cuatro años.