Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder de la Cámara de EE UU pide suspender la acogida de refugiados

El republicano Paul Ryan opina que "más vale prevenir que curar" y quiere frenar la llegada de sirios hasta que no haya certeza de que no son un peligro

Paul Ryan
Paul Ryan. AFP

El diario The Washington Post titulaba hoy así uno de sus editoriales: “Histeria por los refugiados”. “El exgobernador de Florida Jeb Bush dijo el domingo que Estados Unidos debería de centrarse en “los cristianos que están siendo masacrados”. El senador Ted Cruz dijo que el país podía continuar siendo “un santuario” para los cristianos pero no para “los refugiados que pueden estar infiltrados por ISIS”. El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, pidió que EE UU sellara sus fronteras”. Todos los anteriores son candidatos a la nominación republicana para la Casa Blanca en 2016 que, en opinión del Post, “están alimentando el miedo” tras la masacre del pasado viernes en Francia reivindicada por ISIS.

Discursos electorales interesados aparte, son ya 30 los Estados de la Unión que han prometido cerrar sus puertas a los refugiados sirios después de ser conocido que uno de los terroristas de los ataques de París entró en Europa a través de Grecia. Con ese telón de fondo, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, ha instado hoy a la Administración Obama a que suspenda la acogida de refugiados sirios en el país “hasta que no haya una certeza al cien por cien" de que no supondrán un peligro.

"Nuestro país ha sido siempre acogedor, pero no podemos dejar que los terroristas se aprovechen de nuestra compasión", aseguró Ryan. El presidente, todavía estrenando cargo, declaró que se había formado un grupo de trabajo en el Congreso para poner sobre la mesa "lo antes posible" una legislación que suspenda, al menos temporalmente, el plan de la Casa Blanca para admitir a 10.000 refugiados sirios en Estados Unidos. “Estamos ante uno de esos momentos en los que hay que aplicar aquello de más vale prevenir que curar”, dijo Ryan. “Así que creemos que lo prudente, lo responsable, es frenar por el momento este aspecto concreto del programa de refugiados para asegurarnos que ningún terrorista intenta infiltrarse entre la población de refugiados”, insistió el líder de la Cámara.

Algunos republicanos están presionando para votar dicha legislación tan pronto como esta semana. Además, congresistas conservadores han amenazado con bloquear los fondos del Gobierno para el plan de acogida de los 10.000 refugiados anunciado por Barack Obama en septiembre.

Desde el 1 de octubre de 2011 y hasta el día de hoy, EE UU ha aceptado 2.159 refugiados sirios, según datos del Departamento de Estado. Los Estados que más personas han recibido son Texas, California, Michigan, Arizona e Illinois. Estas cifras palidecen ante el ingente número de personas que recibirá, por ejemplo, Alemania, país que para finales de año contará entre su población con hasta un millón de refugiados provenientes de Siria.

“Aceptar solo refugiados cristianos dañaría la reputación del país y traicionaría la noción de que los estadounidenses se rigen por leyes y no credos”, finaliza el editorial del Post.

 

Más información