Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El milagro de Nubia pone fin al ébola en Guinea

La pequeña, de sólo 21 días y última contagiada, logra sobrevivir a la enfermedad

Un trabajador de MSF sostiene en sus brazos a Nubia en el centro de tratamiento de ébola de Conakry
Un trabajador de MSF sostiene en sus brazos a Nubia en el centro de tratamiento de ébola de Conakry.

Se llama Nubia, tiene apenas 21 días de vida y es casi un milagro. Nacida en el centro de tratamiento de ébola de Nongo, en la capital de Guinea, su madre, Mamasta, de 25 años, fallecía a causa de esta enfermedad unos días después del parto. Pese a que tenía muy pocas opciones de sobrevivir, este lunes Nubia ha sido declarada oficialmente curada tras dar negativo en dos tests convirtiéndose en el primer bebé nacido con ébola que supera la enfermedad.

Pero la buena noticia no viene sola. Nubia también es el último caso de la epidemia que ha golpeado a África occidental durante casi dos años, afectando a 28.571 personas, de las que más de 11.000 fallecieron. Si no surge ningún nuevo contagio en 42 días, el 28 de diciembre Guinea será declarada oficialmente libre de ébola y el brote más mortal de la historia habrá llegado a su fin.

“Estamos muy contentos”, asegura Laurence Sailly, coordinadora de urgencias de la misión Ébola de Médicos sin Fronteras (MSF) en Guinea, “la niña está sana, duerme bien y está recuperando peso”. Nacida de forma prematura el pasado 27 de octubre de parto natural con un peso de 2,8 kilos, la enfermedad le hizo bajar hasta los 2,4 kilos, momento en que se temió seriamente por su vida. Sin embargo, en la actualidad ha vuelto a los 2,7 kilos. En el centro de tratamiento está siendo atendida no sólo por médicos y enfermos de MSF, sino por personas ya curadas de la enfermedad que se encargan de la lactancia y no la pierden de vista ni un instante.

Nubia, oficialmente sanada, permanecerá aún unos días en el centro de tratamiento hasta completar los tratamientos médicos necesarios antes de regresar con su padre, que vive en un pequeño pueblo de Kalia, en la zona de Forecariah. Allí la pequeña se reencontrará con su medio hermano de tres meses, Mibemba, y con otros dos hermanos de tres y diez años, después de que los tres lograran superar también la enfermedad. Ni Mamasta, la madre de Nubia, ni la de sus medio hermanos lograron sobrevivir. “Hicimos todo lo posible por ellas, pero no pudimos salvarlas”, reconoce Sailly.

Una vez que Nubia ha sido declarada sanada ya no queda nadie enfermo de ébola en Guinea, el último país en que resistía esta epidemia, por lo que este martes comienza la cuenta atrás de 42 días, dos periodos de incubación, para declarar oficialmente el fin del brote, lo que, de no aparecer nuevos casos, se produciría el próximo 28 de diciembre. Desde hace ya unos días ninguna persona se encuentra bajo cuarentena o vigilancia y todas las cadenas de transmisión conocidas se han acabado. “Pero hay que estar muy atentos, esto no ha terminado aún. Todavía existe el riesgo de que aparezca algún caso, ya nos ha ocurrido en el pasado, así que sigamos vigilantes hasta que llegue el final”, añade Sailly.

Según los científicos, la epidemia comenzó en Guinea en diciembre de 2013 cuando un niño de dos años de un pueblo llamado Meliandou se contagió tras estar en contacto con un murciélago. El virus avanzó de forma silenciosa hasta que en marzo de 2014 se declaró oficialmente el brote. Con posterioridad dio el salto a Liberia y Sierra Leona y vivió su pico más intenso durante el verano, coincidiendo con el contagio de los primeros occidentales, entre ellos dos misioneros españoles, Manuel García Viejo y Miguel Pajares. Personas enfermas también llevaron el virus hasta Malí, Nigeria, Senegal e incluso Estados Unidos y España, donde la auxiliar de enfermería Teresa Romero se convirtió en la primera contagiada fuera de África. Romero también se cuenta entre los infectados que han superado la enfermedad.

Fueron Guinea, Sierra Leona y Liberia los tres países que sufrieron con mayor dureza las consecuencias de la epidemia, alcanzándose la cifra de 28.571 contagiados y 11.299 muertes. Ahora todos contienen la respiración después de que, por primera vez en 23 meses, no haya nadie oficialmente enfermo de ébola. Liberia fue declarado libre del virus el pasado 3 de septiembre, la celebración llegó a Sierra Leona el pasado 7 de noviembre y Guinea, si no se producen nuevos casos en los próximos 42 días, lo conseguirá el próximo 28 de diciembre.

Más información