Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE ve un “retroceso significativo” de derechos humanos en Turquía

La crisis de los refugiados y la corrupción copan el informe de ampliación de la UE

Simpatizantes del PKK tras las elecciones parlamentarias en Turquía Ampliar foto
Simpatizantes del PKK tras las elecciones parlamentarias en Turquía. EFE

Bruselas ve un "retroceso significativo" en cuanto a la garantía de los derechos humanos en Turquía desde 2014. Así lo ha expresado el comisario para la Ampliación de la Unión Europea (UE), Johannes Hahn, este lunes durante una rueda de prensa en la Eurocámara. Esta mañana, el comisario del ramo ha presentado el esperado informe sobre la situación de las negociaciones de ampliación del territorio comunitario hacia los Balcanes —Montenegro, Macedonia, Albania, Serbia, Kosovo y Bosnia-Herzegovina— y Turquía. La corrupción en varios ámbitos de la vida pública y la crisis de los refugiados ocupan un lugar destacado en las conclusiones.

Al tiempo que Bruselas aplaude a Ankara por su manejo de la crisis de refugiados, el Ejecutivo comunitario ha criticado con dureza la situación interna del país hasta el punto de poner en tela de juicio la garantía de los derechos humanos y en materia de seguridad. "En el último año, deficiencias significativas han afectado a la independencia de la justicia y la libertad de reunión y de expresión [en Turquía]", ha señalado Hahn durante su intervención en la que ha excusado el retraso en la presentación del informe por las sucesivas elecciones en los países sobre los que versa esta estrategia de cuatro años. Bruselas ve también con preocupación el fin de las conversaciones de paz entre el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan y el Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK): "Es imperativo que se reanuden las negociaciones", ha declarado el Ejecutivo comunitario. Bruselas condena en su informe los atentados del pasado 10 de Octubre durante una manifestación pacífica en Ankara y pide una investigación "transparente" para aclarar lo acontecido.

La evaluación, por países

B. D. C, (Bruselas)

Montenegro: Aunque la Comisión opina que hay progresos en el Estado de derecho, la corrupción y el crimen organizado continúan siendo las mayores dificultades. El país ha abierto ocho de los 33 capítulos en la negociación de adhesión.

Serbia: Bruselas aplaude sus esfuerzos en la cooperación con los países vecinos —especialmente Kosovo— y sus las reformas económicas. La Comisión reconoce también la manera en que el país ha afrontado el mayor flujo de inmigrantes y refugiados que atraviesan el territorio serbio en su ruta hacia el norte de la UE. El sistema judicial, la corrupción, el crimen organizado y la libertad de expresión continúan preocupando al Ejecutivo comunitario.

Macedonia: El sistema político está completamente sumido en la corrupción y la variedad de etnias hace difícil la convivencia, según el documento.

Albania: Es necesario que se efectúen reformas en el Estado de derecho y en el sistema judicial para erradicar la corrupción y el crimen organizado.

Bosnia-Herzegovina: Desde 2014, el país está sumido en un proceso de reformas en varios sectores como el judicial, el administrativo y el económico y social.

Kosovo: Bruselas critica la lentitud del país en todas las áreas de negociación de entrada en la UE.

Turquía: El comisario Johannes Hahn reconoce la "impresionante" labor que Ankara está haciendo en materia de refugiados, pero subraya que la relación de la UE con el país euroasiático va "más allá" de los temas migratorios. Por eso, Hahn insiste en un incremento de la cooperación en materia de política Exterior, Defensa, Energía y Terrorismo. Además, Bruselas invita al Gobierno a volver a la mesa de negociación de paz con el partido kurdo del PKK.

La escasa y deteriorada separación de poderes —especialmente el ejecutivo del judicial— es una de las mayores preocupaciones para el comisario Hahn y el equipo que ha elaborado estos informes durante el último año. "Hay demasiadas presiones políticas", se lee en el documento referente al país candidato a entrar en la UE desde 2005.

Bruselas, a pesar de todo lo anterior, reconoce la "ayuda considerable" y "sin precedentes"que Turquía presta a más de dos millones de refugiados sirios e iraquíes. Los Balcanes Occidentales, especialmente la antigua República Yugoslava de Macedonia y Serbia, han gestionado una gran parte del tránsito por sus países de nacionales de terceros países desde principios de año, resalta la Comisión en un comunicado. "El desafío de la migración depende más que nunca de una mayor cooperación con los países de la ampliación, y la UE está prestando su apoyo para ello".

Turquía aprueba el capítulo económico siendo considerado un país donde la economía de mercado "está funcionando".

Para Hahn, la crisis de los refugiados junto a las políticas económicas y democráticas han "reforzado" la cooperación entre el bloque de los aspirantes a adherirse al club comunitario y la propia UE. Pero aún hay deficiencias en los siete países analizados: la corrupción es el denominador común en todos ellos. "Pondremos nuestros esfuerzos en el Estado de derecho. Es crucial", ha resaltado Hahn en referencia a la necesidad de llevar a cabo reformas en el poder judicial para atajar el crimen organizado y la corrupción.

Más información