Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos, “decepcionado” por el dictamen contra el envío de datos

La Casa Blanca defiende que el acuerdo promovía el crecimiento económico

El portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest
El portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest, durante la rueda de prensa. AP

La Casa Blanca expresó este martes su “decepción” con el dictamen del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que anula el acuerdo conocido como Safe Harbor y que desde el año 2000 permitía el intercambio de datos entre Europa y Estados Unidos. En palabras de su portavoz, Josh Earnest, Washington está “preocupado por las consecuencias económicas de la sentencia”.

Earnest aseguró que el pacto Safe Harbor ha demostrado durante estos 15 últimos años que es “crítico para la privacidad y para la promoción del crecimiento económico tanto en Europa como en Estados Unidos”. La Casa Blanca también adelantó que ha pedido al Departamento de Comercio que prepare una nueva propuesta de acuerdo que actualice los principios de Safe Harbor para acomodar las preocupaciones europeas.

La sentencia europea, considerada una victoria para los defensores de la privacidad online, afecta a "miles de compañías estadounidenses", según el Departamento de Comercio, que la ha calificado también de "profundamente decepcionante". A partir de ahora, cuando transfieran a sus servidores en EE UU los datos de los usuarios -actualizaciones de sus perfiles en redes sociales, historiales de compras a través de Internet- tendrán que ofrecer mayores garantías sobre la protección de esa información.

Las principales multinacionales afectadas había preparado con antelación varios acuerdos con la UE que le permiten seguir operando en el continente sin que el dictamen afecte a su funcionamiento. Aún así, todas ellas estarán sometidas ahora a nuevos mecanismos de vigilancia que otorgan a cada país miembro de la UE la autoridad para inspeccionar si está garantizada la privacidad de los datos de los usuarios.

“Esperamos que la suspensión de Safe Harbor afecte de manera negativa a la economía europea y perjudique especialmente a las pequeñas y medianas empresas, así como a sus usuarios”, declaró a The Wall Street Journal Christian Borggreen, director de la Asociación Industrial de Comunicaciones e Informática, que representa a gigantes como Amazon, Google, Facebook o Microsoft.

“Facebook no ha hecho nada malo”, aseguró la compañía este martes en un comunicado. La sentencia tiene importantes consecuencias en el caso de los datos que maneja la red social, el buscador de Google o el servicio de alojamiento de datos en la nube de Amazon, que da cobijo a información de otras compañías a ambos lados del Atlántico.

Desde el año 2000 y gracias al acuerdo conocido como Safe Harbor, las empresas estadounidenses podían recabar datos de usuarios europeos y transferirlos a sus servidores sin tener que someterlos a las políticas de privacidad de la UE, mucho más estrictas que las de EE UU. La sentencia anula ese permiso y sus consecuencias pueden ir más allá de la información que obtienen Facebook, Google o Amazon, y afectar a empresas multinacionales que deben transferir datos de sus empleados.

Más información