Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Asad asegura que la ofensiva rusa es vital para todo Oriente Próximo

El presidente sirio resta valor a los bombardeos de EE UU contra el Estado Islámico

Reforzado por los bombardeos rusos contra los enemigos del régimen —al menos 20 misiones en las últimas 24 horas—, Bachar el Asad ha afirmado que la intervención de Moscú en la guerra siria es vital para la supervivencia de Oriente Próximo. “La alianza entre Rusia, Siria, Irak e Irán debe vencer al final, y cuenta con grandes posibilidades para ello; en caso contrario, toda la región será destruida, y no solo uno o dos Estados”, dijo el presidente sirio en una entrevista emitida ayer por la televisión estatal iraní.

El Asad considera que los ataques de la aviación rusa contra el Estado Islámico (EI) están obteniendo “resultados prácticos”, al contrario que los bombardeos de la coalición dirigida por Estados Unidos, que golpea desde hace un año los centros de mando yihadistas en el norte de Siria. El mandatario asegura que las operaciones aéreas estadounidenses han sido contraproducentes, ya que no han evitado el avance del EI y porque sus milicias se han reforzado desde el exterior.

El Kremlin insiste en que los bombardeos de su fuerza aérea tienen como objetivo posiciones bajo control del califato. El Ministerio de Defensa ruso aseguró que la mitad de las operaciones se dirigieron contra campos de entrenamiento y fábricas de explosivos de los yihadistas. Pero los países occidentales y los del Golfo denuncian que los ataques se concentran en las zonas dominadas por la oposición moderada, como el Ejército Libre Sirio, al régimen de El Asad.

Después de más de cuatro años de guerra que se han cobrado cerca de un cuarto de millón de muertos, el presidente sirio ha recibido el respaldo directo de Rusia, que cuenta con una estratégica base naval en el puerto mediterráneo de Tartus, cuando veía amenazada la supervivencia del régimen ante fuerzas rebeldes.

“Rusia está apoyando al carnicero El Asad, lo que supone una trágica equivocación para Moscú y para el mundo, ya que la región será aún más inestable y se fomentará la radicalización y el aumento del terrorismo”, declaró ayer a la BBC el primer ministro británico, David Cameron. “Trágicamente, la mayoría de los ataques aéreos rusos se están produciendo en zonas de Siria no controladas por el Estado Islámico sino por otras fuerzas opositoras al régimen”.

El Asad asegura que la ofensiva rusa es vital para todo Oriente Próximo

La canciller alemana, Angela Merkel, considera que poner fin al conflicto sirio exigirá un “esfuerzo militar”, pero siempre que vaya acompañado de un “proceso político” en el que participe El Asad. “Las operaciones militares no bastan por sí mismas para lograr una salida al conflicto”, declaró Merkel a la radio pública alemana. “Somos conscientes de los horrores que El Asad ha infligido a su pueblo con las bombas de Barril”, reconoció.

La salida de El Asad

Pero Berlín cree necesario que participen en el proceso “representantes de la oposición siria y de quienes ahora tienen el poder en Damasco para que pueda plantearse una solución”, así como sus respectivos aliados.

El presidente de EE UU, Barack Obama, también ha criticado la intervención rusa en Siria, así como el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Ambos exigen además la salida del poder de El Asad antes de abrir un proceso de negociaciones entre las partes en conflicto. En su entrevista con la cadena estatal de televisión iraní, el presidente sirio rechazó toda forma de intromisión externa en el futuro del país árabe. “El debate sobre el sistema político o la elección de los altos cargos es un asunto interno de Siria”, advirtió.

 


 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información