Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

MSF dice que informó a EE UU tras el primer ataque sin obtener respuesta

La ONG niega que hubiera talibanes en el hospital de Kunduz bombardeado

Incendio en el centro de Kunduz tras el bombardeo.
Incendio en el centro de Kunduz tras el bombardeo. AP

Fueron cinco ataques en cinco pasadas de un avión militar, a las dos de la mañana. La ofensiva duró 70 minutos. Así lo cuenta el personal de Médicos Sin Fronteras (MSF) que trabajaba en el hospital de Kunduz, en el norte de Afganistán, alcanzado por un bombardeo aéreo el sábado. Según informa el director general de la ONG en España, Joan Tubau, tras caer el primer proyectil contactaron con todas las partes implicadas en la contienda en Kunduz, también con los talibanes. “Tras el primer ataque informamos a funcionarios de EE UU y Afganistán en Washington y Kabul y no obtuvimos respuesta”. Después sufrieron otros cuatros ataques en otras tantas pasadas.

El bombardeo causó la muerte de 22 personas, entre ellos, 12 sanitarios locales de MSF y 10 pacientes, incluyendo tres niños. El centro, el único de cirugía de guerra en la localidad afgana que centra la actual ofensiva talibán, ya no funciona. “La mayoría del personal está muerto o herido”, señala Tubau por teléfono. Algunos facultativos que no fueron alcanzados por el ataque se han trasladado a otras clínicas de la ciudad.

Según el relato del personal de MSF en el hospital de Kunduz, en pie desde 2011 --el pasado año atendió a 22.000 personas--, la última comunicación con las partes implicadas en la escalada bélica (OTAN/EE UU, autoridades afganas y talibanes) fue el 29 de septiembre. Ante la ofensiva de los talibanes sobre la ciudad y la respuesta de las fuerzas afganas y de la coalición internacional, el equipo de la organización detalló, como hace regularmente, las coordenadas de la localización del centro. El ataque llegó cuatro días después.

La presencia de talibanes

Algunos testimonios de vecinos de la zona contigua al centro o de autoridades locales han señalado que milicianos talibanes se habían parapetado en su interior. Según la ONG, el hospital estaba cerrado y dentro solo permanecían empleados sanitarios y pacientes. “Además, no había combates en la zona”, apunta su director general en España, quien descarta que los talibanes entrasen, pero aclara que MSF no está en disposición de asegurar que no hubiera milicianos integristas en las proximidades. EE UU ha reconocido que sus aviones atacaron "en las inmediaciones" del hospital.

Durante los 70 minutos de ofensiva aérea, los aviones golpearon la unidad de cuidados intensivos, una pequeña instalación dentro de un complejo sanitario. “El ataque fue preciso contra un objetivo claro”, añade Tubau. “Si se demuestra que fue premeditado será un crimen de guerra”, concluye Tubau, que urge una investigación “profunda” e “independiente”.

El presidente estadounidense, Barack Obama, se ha comprometido en un comunicado a abrir una investigación "completa" para esclarecer los hechos. Tras los resultados, ha manifestado Obama, se hará un "juicio definitivo de las circunstancias". Portavoces talibanes han proclamado este domingo haber recuperado algunas zonas de la ciudad arrebatas por el Ejército afgano, según informó la cadena de televisión catarí Al Yazira.