Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Sur da por extinguido el brote de MERS

No se han producido nuevos contagios en los últimos 23 días. La cifra de infectados por el coronavirus desde mayo llega a las 186 personas, 36 de las cuales fallecieron

Funcionarios de Seúl desinfectan un centro cultural en la capital surcoreana.
Funcionarios de Seúl desinfectan un centro cultural en la capital surcoreana. Bloomberg

Corea del Sur dio este martes por finalizado el brote de Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS en sus siglas en inglés) tras 23 días sin registrarse nuevos contagios. El primer ministro del país, Hwang Kyo-ahn, explicó a los miembros del Gobierno surcoreano que el lunes se dio de alta al último caso sospechoso de haber contraído el virus, cuyos análisis arrojaron un resultado negativo. Tras más de tres meses desde la irrupción del MERS en el país asiático, el balance es de 186 infectados de los cuales 36 fallecieron.

"Después de sopesar distintas circunstancias, el personal médico y el Gobierno consideramos que la gente ya puede dejar de preocuparse", aseguró Hwang, según la agencia surcoreana Yonhap. A pesar de que el brote se mantuvo siempre dentro de los centros hospitalarios -los contagios se produjeron entre enfermos o entre los pacientes y el personal médico-, la irrupción del virus desencadenó una alarma social en la capital, Seúl, y su provincia de alrededor, Gyeonggi, donde durante unas semanas los ciudadanos salieron a la calle con mascarillas y la actividad de la cuarta economía de la región se resintió. Las autoridades decidieron cerrar los centros educativos como medida preventiva y la crisis se notó especialmente en la caída de las ventas en centros comerciales, salas de cine o museos. También supuso un bache a la industria turística, ya que varios operadores optaron por cancelar sus viajes al país ante el nerviosismo de los viajeros.

"Lamento profundamente haber causado molestias y preocupaciones a la gente", dijo el primer ministro, que se disculpó por la mala gestión de la crisis durante los primeros días del brote. El Gobierno no solamente recibió el mazazo de la opinión pública, sino que su respuesta le valió las críticas de los técnicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que le reprocharon que las medidas de control y prevención "no fueron las óptimas" y se creó "un ambiente propicio" para la propagación del virus. Cuando el brote era evidente, las autoridades pusieron en cuarentena a miles de personas.

El MERS está causado por un coronavirus de la misma familia que el SARS y, aunque el contagio solamente se produce por contacto muy directo con el enfermo, su tasa de mortalidad se sitúa entre el 30% y el 40%. En el caso del brote en Corea del Sur, sin embargo, el porcentaje ha bajado hasta el 19,4%. La gran mayoría de los fallecidos eran otros enfermos que padecían otras dolencias de carácter crónico en el momento del contagio. Si bien el Gobierno considera que el país está "virtualmente libre" del virus, la OMS aún no ha declarado el fin del brote de forma oficial, ya que sus normas requieren de un periodo de 28 días tras la recuperación del último paciente.

Ante la perspectiva de que el MERS provocara un frenazo de la actividad, el Banco central recortó los tipos de interés en plena crisis y el Gobierno aprobó una partida presupuestaria extraordinaria de 15 billones de wons (unos 12.700 millones de euros). Sin embargo, el crecimiento económico del país bajó hasta el 0,3% durante el segundo trimestre del año por la caída del consumo frente al 0,8 registrado en los tres primeros meses del año.