Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

​Obama aboga en África por el trato igualitario a la mujer

Obama expuso que los desafíos del continente podrán superarse solo si los africanos se exigen a sí mismos los estándares a los que aspiran

Obama Kenia
Un joven a las afueras del estadio Indoor Arena, de Nairobi. AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lanzó en Nairobi un mensaje de confianza en el futuro y una exigencia a la sociedad civil africana de que no se conforme con quejarse de los problemas. En su discurso, Obama expuso que los desafíos del continente podrán superarse solo si los africanos se exigen a sí mismos los estándares a los que aspiran. La corrupción o la discriminación contra mujeres y homosexuales tienen remedio, prometió Obama a los kenianos.

Tras reunirse con el presidente Uhuru Kenyatta, ahora tocó el momento de la sociedad civil. Auma Obama brillaba en el escenario del estadio Indoor Arena antes de presentar a su hermano. El decorado mostraba banderas kenianas y estadounidenses mientras la música benga, típica de Kenia, ambientaba el acto. Los trajes de gala revelaban las expectativas en torno al último discurso de Obama antes de poner rumbo a Etiopía. Alguna que otra pamela. Algún que otro pañuelo listo para la acción.

Su discurso fue un claro llamamiento a la lucha contra cualquier tipo de discriminación, a los jóvenes como emprendedores y líderes del cambio en África y a las mujeres como elementos imprescindibles para la sociedad. “Todos los países y todas las culturas tienen tradiciones especiales que les ayudan a ser lo que son. Pero que una cosa forme parte de tu pasado no significa que tenga que definir tu futuro […] Tratar a las mujeres como ciudadanos de segunda clase es una mala tradición. Te frena. No hay excusa para un ataque sexual o la violencia doméstica. No hay razón por la que las niñas deban sufrir mutilación genital. No hay lugar en una sociedad civilizada para el matrimonio forzoso de niños”, desgranó Obama entre constantes aplausos.

Kenya motorcade.

Un vídeo publicado por Pete Souza (@petesouza) el

“Está demostrado que las comunidades que dan a sus hijas las mismas oportunidades que a sus hijos tienen más posibilidades de éxito. Eso es así en América y en Kenia”. Igual que el día anterior habló de derechos de los homosexuales delante del presidente de Kenia, Obama quiso poner a la sociedad civil africana frente a sus tabúes y dejar claro que el progreso exige enfrentarlos.

El presidente de EE UU destacó como dato de progreso el hecho de que en las elecciones de 2007 este país sufriera una violencia de carácter étnico que dejó más de 1.200 muertos (el presidente estuvo imputado ante la Corte Penal Internacional hasta el pasado diciembre). En las últimas, “no sin problemas”, al menos ya no hubo violencia.

Tratar a las mujeres como ciudadanos de segunda clase es una mala tradición"

Barack Obama

“La participación cívica y la libertad son esenciales para erradicar el cáncer de la corrupción” el gran desafío para las economías en desarrollo de África. “Aquí en Kenia, y en otros lugares, se tolera la corrupción porque es como siempre se han hecho las cosas”, afirmó el líder americano. Obama quiso hacer ver a los kenianos que no están solos en ese problema ni son los únicos, y puso su propia ciudad, Chicago, como ejemplo de lodazal en los años veinte. “Es hora de cambiar los hábitos y romper ese ciclo. Porque la corrupción frena todos los aspectos de la vida civil y económica”.

Fue también el discurso de la conexión personal de Obama con este lugar. En este país, el presidente de Estados Unidos puede hablar no desde una perspectiva lejana, sino como uno más, un ciudadano cuya historia familiar de sometimiento al colonialismo británico es identificable por cualquier keniano.

La participación cívica y la libertad son esenciales para erradicar el cáncer de la corrupción”

Barack Obama

El presidente utilizó su propia historia, la del nieto de un cocinero que llegó a líder del país más poderoso del mundo, para hacer ver a su público “las enormes barreras para el progreso que los kenianos afrontaban hace solo dos generaciones”.

“Gracias al progreso de Kenia, gracias a vuestro potencial, podéis construir un futuro aquí y ahora”, dijo Obama entre aplausos, no de una audiencia extranjera, sino de su propia gente.