Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU refuerza los lazos contra el terrorismo en la región

Kenia y Etiopía son clave en la lucha a la milicia somalí Al Shabaab

Personas caminan en Nairobi frente a un graffiti de Obama.
Personas caminan en Nairobi frente a un graffiti de Obama.

En cuestión de seguridad, la mayor amenaza externa a la estabilidad de Kenia está en el terrorismo islamista procedente de Somalia, su frontera oriental. Kenia y Etiopía, los dos países que visitará Obama en su gira, son las barreras que impiden como pueden, con importante ayuda militar de Estados Unidos, la expansión de la milicia Al Shabaab hacia el interior del África subsahariana. El sábado Obama recordó lo que puede significar el terrorismo en Kenia con un recuerdo al atentado de Al Qaeda en 1998 contra la Embajada de EE UU en Nairobi, simultáneo a otro en Dar es Salaam, que mató a más de 200 personas. Obama recordó a las víctimas de atentados que han dado la vuelta al mundo, como el asalto a tiros del centro comercial Westgate en 2013.

Kenia es un aliado clave para contener la barbarie de Al Shabab en Somalia. Obama agradeció a las fuerzas armadas kenianas haber liderado la operación militar africana en Somalia y al Gobierno del país haber acogido a refugiados somalíes. Ambos países firmaron en esta visita nuevos protocolos de seguridad y refuerzo de fronteras. La amenaza terrorista sobrevuela todo el viaje del presidente.

El 2013 Al Shabab, milicia vinculada a Al Qaeda, atentó en el centro comercial Westgate cobrándose la vida de 67 personas. La intervención de Kenia en Somalia con tropas desplegadas desde 2011 con la misión de “proteger a la nación” ha sido considerada por Al Shabab como una declaración de guerra con la que ha justificado decenas de ataques en los últimos cuatro años.

El fracaso de los servicios de seguridad de Kenia para evitar estos ataques o responder a ellos de manera efectiva ha alarmado a la sociedad keniana. La pobre coordinación entre los organismos de seguridad y una corrupción creciente, sobre todo dentro de la policía, son parte de los problemas actuales. En lugar de hacer frente a estos desafíos, la administración del presidente Uhuru Kenyatta ha intentado limitar la cobertura mediática de los ataques terroristas.

Más información