Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama exhorta a África a progresar y superar sus desafíos

En su viaje más personal, el presidente pone a Kenia como ejemplo del futuro de África

Reclama seriedad contra la corrupción y la discriminación y ofrece a EE UU como socio

Barack Obama y Uhuru Kenyatta, el sábado en Nairobi. Ampliar foto
Barack Obama y Uhuru Kenyatta, el sábado en Nairobi. AP

La primera jornada de Barack Obama en Kenia fue un resumen de las amenazas y los obstáculos, desde el islamismo hasta los derechos humanos, que acechan el despegue de la mayor economía del este de África. El primer presidente afroamericano de EE UU se ofreció como socio de una clase empresarial pujante, anunció inversiones y reforzó la cooperación en la lucha al terrorismo, al tiempo que advirtió ante los dirigentes del país de que la corrupción y la discriminación son enemigos del desarrollo. “África está en marcha. África es una de las regiones que más rápido crecen en el mundo", proclamó Obama. A la vez, alertó de los tremendo riesgos que suponen los recortes de libertades.

“La clase media está creciendo", dijo Obama en la primera parada de su agenda, el Foro Empresarial Global. El presidente rompía el hielo con humor saludando a la audiencia en sheng, una mezcla de inglés y suajili que se habla en los suburbios de Nairobi: “Niaje wasee? Hawayuni” (¿Cómo estáis, chicos?). “Quería estar aquí porque África está en marcha. África tiene que ser el centro para el mundo, no sólo para África. La buena nueva es que no soy sólo yo quien ve este futuro en África”, dijo Obama, quien anunció que su Gobierno ha conseguido de donantes y administraciones 1.000 millones de dólares para impulsar empresas. El presidente ofreció a Estados Unidos como socio en las oportunidades empresariales de África. “Queremos ser socios en este proceso. No por caridad, sino porque vemos la oportunidad”. Tras la etapa en Kenia, Obama tiene previsto visitar también Etiopía.

EE UU ve cómo China le come el terreno desde hace una década en el continente africano con una agresiva política de compra de recursos naturales. En 2009, el gigante asiático superó a EE UU como socio comercial de África. Ante este auge la potencia americana intenta competir denunciando la política de tierra arrasada de las explotaciones chinas y ofreciendo su cooperación en materia de seguridad y desarrollo democrático, algo que no está en la agenda de Pekín.

Ciudadanos kenianos celebran la visita de Obama en Nairobi, el viernes.
Ciudadanos kenianos celebran la visita de Obama en Nairobi, el viernes. AFP

“Para crear empresarios de éxito, el gobierno tiene que crear la transparencia, el imperio de la ley, las facilidades para emprender y una agenda anticorrupción”, añadió Obama ante los empresarios de EE UU y Kenia en el foro de Nairobi. En la rueda de prensa posterior con el presidente, Uhuru Kenyatta, reiteró que “la corrupción es probablemente el mayor impedimento para que Kenia crezca más deprisa”. La economía de Kenia tiene una previsión de crecimiento del 6% para este año. La corrupción es considerada el mayor impedimento de las economías emergentes de África para crecer. Obama dijo que consideraba honestos los esfuerzos del Gobierno keniano contra la corrupción.

Mientras la parte económica de la agenda del presidente fue una celebración del empuje de Kenia, la parte política puso a la región ante el espejo de las amenazas propias y ajenas que enfrenta. Además de la corrupción, tiene un camino por recorrer en el respeto a los derechos humanos. A modo de ejemplo, en las horas previas al viaje la polémica había crecido en Estados Unidos sobre la discriminación que sufren los homosexuales en Kenia.

El presidente rompió el hielo saludando a la audiencia en sheng, una mezcla de inglés y suajili que se habla en los suburbios de Nairobi

Obama aterrizaba con la exigencia oficiosa de poner la cuestión sobre la mesa y lo hizo. “Como afroamericano en Estados Unidos soy dolorosamente consciente de lo que pasa cuando se discrimina a la gente”, dijo ante el presidente Uhuru Kenyatta. “Cuando tratas a la gente de forma diferente, no porque hagan daño a nadie, sino porque son diferentes, las libertades empiezan a recortarse y ocurren cosas malas. Y cuando un Gobierno tiene por costumbre discriminar, esa costumbre se extiende”.

La cuestión era el punto de mayor controversia que Obama podía haber tocado delante del presidente Kenyatta. En Kenia es política oficial ignorar la homosexualidad como si no existiera. “Hay cosas que debemos admitir que no compartimos, que nuestra cultura no acepta”, respondió Kenyatta a continuación. “Es difícil para nosotros imponer a la gente lo que no acepta. Por eso he dicho que para los kenianos hoy día la cuestión de los derechos de los homosexuales no existe”. El vicepresidente keniano, William Ruto, presente en la reunión bilateral, ha declarado recientemente que en Kenia “no hay sitio” para la homosexualidad.

En 2009, China superó a EE UU como socio comercial de África

Parte importante de la visita del presidente fue dedicada al diálogo sobre cuestiones de seguridad y la amenaza terrorista. Kenia ha sufrido ataques por parte de la organización terrorista Al Shabab, con base en la vecina Somalia.

Obama no es un dirigente extranjero más de visita en Nairobi. Los kenianos lo consideran uno de los suyos. El viaje a Kenia, que terminará el lunes y martes en Etiopía, es el más personal que ha hecho.

Esta es la tierra de su padre, ausente desde que nació y al que solo conoció una vez cuando tenía 10 años. El rastreo de su historia y la búsqueda de sus raíces en este país están en el corazón de la biografía y la personalidad del presidente. Entre las primeras palabras que pronunció Obama en Kenia dijo: “Para mí esto es personal. Hay una razón por la que me llamo Barack Hussein Obama. Mi padre era de aquí”. Se espera que hoy el mandatario se centre en este aspecto emocional de la visita.

En la rueda de prensa de Nairobi le preguntaron a Obama cuáles eran sus planes futuros en lo personal para Kenia. “Puedo garantizar esto: volveré. Y la próxima vez no llevaré puesto un traje”.

Más información