Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rechazan visita de Trump a la frontera entre Texas y México

Border Network for Human Rights califica el viaje del magnate de show político

Donald Trump en Carolina del Sur el 21 de julio. Ampliar foto
Donald Trump en Carolina del Sur el 21 de julio. AP

Las organizaciones de derechos civiles en Texas califican la visita que ha realizado este jueves el precandidato republicano Donald Trump a la frontera con México como un reality show repleto de una retórica ignorante y vacía. El millonario fue invitado a la ciudad de Laredo por Héctor Garza, presidente del local 2455 en el Concilio Nacional de la Patrulla Fronteriza (CBP).

Garza es conocido por sus críticas sobre seguridad fronteriza, la que ha calificado como un completo fracaso. “Esta agencia federal (CBP) no puede ni siquiera asegurar su propio estacionamiento de la explotación de inmigrantes ilegales”, declaró en una entrevista local. Garza invitó a Trump a principios de julio, así como lo ha hecho con otros legisladores, incluyendo el senador de Texas y aspirante a la nominación republicana, Ted Cruz

Los comentarios xenófobos de Trump hacia los mexicanos indocumentados a quienes calificó de “narcotraficantes”, “violadores” y “criminales”, ha centrado la atención medial en su campaña, quien se ha dedicado a reforzar su posición desde que anunció su candidatura el mes pasado. Pero para organizaciones enfocadas en la frontera con México como Border Network for Human Rights, la visita de Trump es un show político. “Esto demuestra su completa ignorancia en el tema. Es un juego político, quiere crear miedo en el público para promoverse. Quiere continuar distorsionando la imagen de los inmigrantes”, aseguró Fernando García director ejecutivo de la organización.

“Nos gustaría que viera el comercio, la vida y la cantidad de seguridad que hay en la frontera. Pero sabemos que no buscará la verdad y seguirá con sus mensajes divisivos para generar polémica y atraer la atención pública”, comentó Mary Moreno vocera de Texas Organizing Project.

La retórica de Trump sobre inmigración parece estar teniendo resultados en la base republicana. Una encuesta divulgada este mes realizada por ABC y The Washington Post, mostró que Trump es el candidato favorito para el 24% de los votantes republicanos registrados y entre los independientes que se inclinan por un candidato conservador. El estudio incluyó las opiniones telefónicas de 1,000 adultos.

Entre los precandidatos republicanos en carrera, Trump es quien se ha inclinado más hacia la extrema derecha en el área de seguridad fronteriza e inmigración, lo que se ha traducido en duras críticas hacia sus competidores. El magnate propuso la creación de un gran muro en la frontera y que México lo pague. También calificó el trabajo de seguridad del exgobernador de Texas Rick Perry como “terrible”.

Perry, quien también aspira a la Casa Blanca, dijo que las palabras de Trump eran buenas para un “reality show” pero estaban lejos de ser una estrategia concreta para asegurar la frontera. Hasta ahora lo cierto es que el magnate no evade la controversia, muy por el contrario, en paralelo con su bandera sobre inmigración, está librando otra batalla entre los conservadores por cuestionar que el senador de Arizona John McCain sea un héroe de guerra. El legislador fue prisionero en Vietnam del Norte durante más de cinco años, luego que se estrellara su avión.

El precandidato Jeb Bush calificó los comentarios como “malintencionados”, mientras el gobernador de Wisconsin Scott Walker dijo que era una “vergüenza”. Trump por su parte ríe y no se retracta.

Más información