Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania augura un camino “largo y difícil” para Grecia

Los principales dirigentes europeos analizan el resultado de las negociaciones y de las condiciones marcadas para el nuevo rescate

Angela Merkel, François Hollande, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk en la cumbre del pasado 7 de julio
Angela Merkel, François Hollande, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk en la cumbre del pasado 7 de julio EFE

El acuerdo alcanzado este lunes para iniciar las negociaciones para un tercer rescate europeo a Grecia ha sido celebrado por la mayoría de líderes europeos. En sus respectivas comparecencias en Bruselas o luego en sus países, dirigentes como Angela Merkel, François Hollande, Mariano Rajoy o Pedro Passos Coelho han mostrado su opinión sobre cómo se han desarrollado las negociaciones y lo que supone el pacto alcanzado con Atenas.

Alemania

La canciller alemana, Angela Merkel, augura un camino “duro y difícil” a Grecia para retomar la senda del crecimiento pese al acuerdo alcanzado esta mañana sobre el tercer rescate europeo a Grecia. En su comparecencia ante los medios tras la cumbre en Bruselas, la dirigente ha querido resaltar las condiciones que tendrá que cumplir Grecia a cambio de la ayuda europea. “Habrá una amplia paleta de reformas gracias a las cuales, creo, Grecia tendrá la oportunidad de volver a la senda del crecimiento, pero el camino será largo y, según las negociaciones de esta noche, difícil”. Si Atenas implementa satisfactoriamente las condiciones que le imponen los acreedores, algunas de ellas esta misma semana, la canciller enviará “con convicción” al Bundestag (parlamento) el acuerdo para que este dé su visto bueno.

Francia

Por su parte, François Hollande, presidente de Francia, ha calificado el acuerdo como “histórico” así como de necesario para para la Unión Europea: “El acuerdo que Francia quería se ha alcanzado. Grecia permanece en la zona euro, Europa ha ganado. La credibilidad de Europa se habría puesto en duda de no haber alcanzado un acuerdo esta noche”, ha afirmado Hollande, quien recoció que el objetivo era “asegurar que se preservara la unidad de la zona euro, en la solidaridad, y también dar esperanza a Grecia después de tantos años de sufrimiento, de austeridad, a pesar de que se le ha advertido de que Grecia no ha terminado y que deberá hacer aún esfuerzos”.

El presidente francés, además, ha sido uno de los pocos en defender la figura de Tsipras, al que ha definido como “valiente” tras el acuerdo alcanzado con los acreedores. “Tsipras ha tomado una decisión valiente en un momento en el que se le pedían más reformas, pero al mismo tiempo sabía que era la condición para beneficiarse de la financiación”, ha declarado Hollande recordando que los “casi 80.000 millones de euros” permitirán a Atenas “financiar sus proyectos y hacer frente a la fecha límite”.

En cuanto al papel de Francia, el presidente ha dicho que ha intentado buscar a lo largo de estas semanas un “acercamiento entre las posturas, respetar el pueblo griego pero también los otros países que componen la zona euro”. Francia, ha dicho, ha jugado el papel del “compromiso” frente a la “firmeza” alemana.

España

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España, ha defendido también el resultado final de las negociaciones y ha negado cualquier tipo de “venganza” de los socios contra Grecia. “En absoluto ha habido venganza. Las negociaciones han sido como tienen que ser, defendiendo cada uno sus posiciones, y creo que al final se ha llegado a una situación equilibrada”, ha declaro Rajoy. Al mismo tiempo, el dirigente español, ha resaltado que ahora es tiempo de cumplir lo que todas las partes han pactado y aceptado. “Las medidas que se han presentado son razonables y las han aprobado todos los países del euro, incluido Grecia. Ahora, de lo que se trata es que todo el mundo cumpla sus compromisos. Nosotros los vamos a cumplir y esperamos que también el Parlamento griego lo haga”.

Portugal

El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, ha defendido que el acuerdo alcanzado no supone ninguna humillación para Grecia, sino que se trata de una acción “solidaria y responsable” de los socios europeos. “No veo cómo se puede considerar una humillación. Este acuerdo permitirá que Grecia reciba otros 86.000 millones de euros en su tercer programa, que es más de lo que Portugal recibió en un único programa (78.000 millones)." declaró Passos Coelho. Además, ha calificado el acuerdo de “equilibrado” tras unas negociaciones en las que llegó "a considerarse la posibilidad de una salida de Grecia de la zona euro si no se alcanzaba" un consenso. "No era posible que Grecia permaneciese en el euro porque no tendría condiciones financieras para hacerlo", justificó Passos Coelho.

Por otro lado, el gobernante luso ha querido defender ante los periodistas su labor y la de su gobierno durante unas negociaciones en las que han mantenido “siempre una actitud muy constructiva” y en las que han desempeñado un papel importante, afirmando que el Ejecutivo que él dirige fue quien propuso el uso del fondo de privatizaciones como parte del acuerdo con Atenas. "Curiosamente, la solución que acabó por desbloquear el último problema que quedaba sin resolver (...) partió de una idea que yo mismo sugerí. O sea, que incluso tuvimos una intervención que ayudó a desbloquear el problema", confirmó Passos Coelho.

Más información