Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los liberales de Marruecos plantan cara a la regresión religiosa

La denuncia contra dos jóvenes por vestir "de forma indecente" desata una campaña civil

Ciudadanos marroquíes se manifestaron el lunes 6 de julio en Rabat contra el arresto de dos mujeres que enfrentan cargos de "indecencia".
Ciudadanos marroquíes se manifestaron el lunes 6 de julio en Rabat contra el arresto de dos mujeres que enfrentan cargos de "indecencia". EFE

Varios de los principales medios francohablantes de Marruecos, como el semanario TelQuel y el diario Libération, han llamado a sus lectores a firmar una carta en defensa de las libertades individuales, que ven seriamente amenazadas. Los firmantes aseguran que la sociedad padece una “explotación de los sentimientos religiosos”, un “clima inquietante y malsano” “mantenido por el Gobierno” con el fin de “instaurar un orden moral rígido y hostil hacia las libertades individuales”. Y exigen mano firme contra los actos de violencia. El detonante ha sido la detención de dos mujeres el pasado 14 de junio a las que una horda de justicieros intentaron linchar en el zoco de Inezgane (120.000 habitantes, a 13 kilómetros de la ciudad turística de Agadir) por considerar que vestían de forma indecente.

Hasta el momento, solo ha trascendido que llevaban faldas, algo que en Inezgane solo suelen lucir las turistas. En cualquier caso, las dos mujeres, de 19 y 23 años, tuvieron que llamar a la policía para que no las linchasen. Los agentes impidieron la agresión física, pero en lugar de detener a los acosadores, las condujeron a comisaría, donde pasaron toda la noche. Al día siguiente, el fiscal levantó cargos contra ellas por atentar contra las buenas costumbres.

Buena parte de la sociedad cree que las mujeres fueron hostigadas porque no respetaron el mes sagrado de Ramadán. Pero lo cierto es que el Ramadán comenzó el 17 de junio y los hechos sucedieron tres días antes. El veredicto sobre la denuncia planteada contra las dos mujeres se esperaba para este lunes 13 de julio. Al principio, la mayoría de los dirigentes políticos se mantuvieron en silencio. Pero la ONG internacional Avaaz inició una campaña de recogida de firmas en Internet bajo el lema “ponerse un vestido no es un crimen” y se ha registrado una ola de solidaridad en favor de las acusadas. Hasta 500 abogados ofrecieron sus servicios para defenderlas.

Mientras tanto, trascendió un vídeo en el que una multitud linchaba en Fez el 29 de junio a un supuesto travesti. En esta ocasión, la fiscalía perseguirá a quienes participaron en el linchamiento. En ese contexto, el lunes pasado fueron convocadas en las principales ciudades de Marruecos varias manifestaciones de apoyo a las dos mujeres, que han preferido mantenerse en el anonimato. En Rabat se congregaron a las diez de la noche, frente a la sede del Parlamento, unas 200 personas. La cifra dista mucho de las 27.000 firmas de apoyo recogidas en Internet, pero supone una presencia notable en una ciudad donde es muy raro ver concentraciones de más de 500 personas cuando no hay ningún partido o sindicato detrás de ellas.

La mayoría de las mujeres que acudieron a la manifestación en Rabat vestían pantalones. Y algunas de las que llevaban falda tienen doble nacionalidad, francesa y marroquí. Otras, como Lina Ray Rameny, de 23 años, llevan años viviendo en el extranjero. Por su parte, Ghaufrane El Youssi, de 28 años, decía: “Tenemos derecho a vivir como todo el mundo, necesitamos un cambio en este país”.

La batalla entre conservadores y defensores de las libertades comenzó hace varios meses, cuando el Ministerio de Justicia del islamista Partido Justicia y Desarrollo (PJD) presentó un anteproyecto de Código Penal donde, entre otros puntos polémicos, mantiene las penas de tres años de cárcel para los homosexuales. El pulso entre esas dos partes de la sociedad se trasladó después a las calles y los tribunales.

Primero sobrevino en mayo la prohibición por parte del Ministerio de Comunicación marroquí de difundir una película sobre prostitutas en Marrakech, del director Nabil Ayouch. A la semana siguiente, el mismo ministro, Mustafá al Jalfi, criticó que el canal público 2M difundiera un concierto de Jennifer López. Dos días después, fueron expulsadas dos francesas de la organización Femen que se besaron en la Torre de Hasán, lugar emblemático de Rabat. Dos hombres marroquíes se besaron después en el mismo lugar y fueron condenados el 19 de junio a cuatro meses de cárcel. El Ministerio del Interior filtró sus nombres y fotografías, algo inaudito, y la primera cadena pública de televisión difundió sus identidades. Al día siguiente varias decenas de personas, convocadas en las redes sociales bajo el lema “no toques mis valores”, se plantaron enfrente de los domicilios de ambos, en Rabat y Marrakech para hacer un escrache a sus familias.

En esta guerra, los liberales juegan a la defensiva. No abren nuevos horizontes en el terreno de los derechos individuales, sino que se esfuerzan en no perder las derechos teóricamente consagrados en la Constitución de 2011, tras las movilizaciones de la primavera árabe. Pero de vez en cuando obtienen alguna recompensa. Un ejemplo: el presidente del Gobierno, Abdelilá Benkiran, solicitó formalmente ante la Alta Autoridad de la Comunicación Audiovisual (Haca, en sus siglas en francés) que sancionara al canal público 2M por emitir el concierto de Jennifer López, en el que se atentaba contra “el pudor y los valores religiosos y morales de la sociedad marroquí”. Pero la Haca desestimó el martes pasado la denuncia del presidente. Es una pequeña victoria para los liberales en una pelea que promete ser larga y difícil.