Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN triplica los efectivos de su fuerza de intervención rápida

Stoltenberg alerta contra las amenazas nucleares de Putin

Jens Stoltenberg se dirige a la prensa tras la reunión de ministros de Defensa.
Jens Stoltenberg se dirige a la prensa tras la reunión de ministros de Defensa. REUTERS

La nueva era que se ha abierto en la OTAN desde que Rusia invadió Crimea se plasmó ayer en un conjunto de decisiones destinadas a contener a Moscú. Los ministros de Defensa de la Alianza Atlántica decidieron triplicar (si se cumple la meta) el número de soldados incluidos en la llamada fuerza de acción rápida, concebida para abordar crisis inmediatas. Los aliados optaron por la estimación más elevada al decidir incrementar su dotación de los 13.000 miembros actuales a 40.000.

Esa fuerza incluirá personal y equipos terrestres, pero también marítimos, aéreos y fuerzas especiales. El principal elemento —y el más novedoso— será la llamada punta de lanza, conformada por unos 5.000 soldados preparados para desplegarse en pocos días allí donde la organización político-militar lo considere necesario. España tomará el mando de esta operación en enero de 2016.

Al tiempo que aumenta su capacidad, la OTAN ha decidido realizar un análisis minucioso de las últimas amenazas vertidas por Rusia. “Estamos evaluando cuidadosamente la actitud nuclear de Rusia, incluida la retórica. Son cuestiones muy serias y es muy importante para la OTAN abordarlas con cuidado y transparencia”, aseguró el secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, en la conferencia de prensa posterior al encuentro de ministros.

Cuarteles en el Este

El líder de esta organización se refería al reciente anuncio del presidente ruso, Vladímir Putin, de reforzar su arsenal nuclear con 40 nuevos misiles. Para desplegar con la mayor rapidez las fuerzas rápidas, Stoltenberg anunció también el establecimiento como base de operaciones de seis cuarteles en el este (Polonia, Rumania, Bulgaria, Estonia, Letonia y Lituania) con 40 personas cada uno. “Consideramos también establecerlos en otros países y algunos ya se han ofrecido”, avanzó el secretario general.

Stoltenberg agradeció a Estados Unidos su compromiso de contribuir a la fuerza de intervención rápida. Y anunció una aceleración en los procesos de toma de decisiones militares cuando sea necesario. El mando supremo aliado para Europa podrá actuar de manera más ágil que hasta ahora, aunque el líder de la OTAN insistió en que siempre será “una vez que las decisiones políticas estén tomadas”, para ahuyentar la idea de los militares tendrán más poder para desarrollar sus propias estrategias.