El Papa ofrece mediar en el proceso de paz en Colombia

Francisco está dispuesto a "desempeñar el papel que sea necesario" para poner fin al conflicto más viejo de Latinoamérica

El papa Francisco recibe al presidente Juan Manuel Santos.
El papa Francisco recibe al presidente Juan Manuel Santos.A.D.M. (REUTERS)

Nada más sentarse este lunes frente a Juan Manuel Santos, el papa Francisco le dijo: "Usted es la persona por la que más he rezado, mucho, mucho, por el proceso de paz". El presidente de Colombia, en la audiencia privada en el Vaticano, le respondió: "A eso he venido, a pedir ayuda". Y Jorge Mario Bergoglio, de cuya labor diplomática ya saben en Estados Unidos, Cuba y Oriente Próximo, se mostró enseguida "dispuesto a desempeñar el papel que sea necesario" para poner fin al "más viejo conflicto de Latinoamérica".

Fue Santos quien relató a los periodistas el contenido de su reunión de 20 minutos con el Papa. Dijo que, pese a la disponibilidad de Bergoglio a mediar entre el Gobierno y la guerrilla, no se acordó ningún paso en concreto. "Solo se habló de posibilidades", advirtió el presidente colombiano, "porque eso [una posible mediación] tendría que ser algo que saliera de ambas partes".

"Hablamos de las víctimas", explicó Santos, "y de cómo Colombia es el primer país que pone a las víctimas en el centro de la solución del conflicto. Hablamos de cómo podíamos respetar sus derechos, buscar esa forma de justicia y al mismo tiempo lograr la paz". El Papa, que puso la maquinaria diplomática vaticana al servicio de la paz en Colombia, animó además a Santos a no bajar la guardia en la búsqueda de un país donde "se aprenda a perdonar". Bergoglio se comprometió a adelantar su visita a Colombia —para la que aún no hay fecha— en el caso de que se alcance la paz.

Golpe al Ejército de Liberación Nacional

El Ejército colombiano mató el domingo a uno de los cabecillas del Ejército de Liberación Nacional (ELN), José Amín Hernández Manrique, alias Marquitos, durante una operación militar en el departamento de Antioquia (noroeste). Marquitos estaba considerado el jefe del frente Darío Martínez y miembro de la dirección nacional del ELN. El jefe guerrillero era el responsable de las operaciones del ELN en los departamentos de Antioquia y Bolívar.

El director de la Policía Nacional, el general Rodolfo Palomino, y el comandante del Ejército, el general Lasprilla, destacaron la trascendencia de la operación. Para Palomino, la muerte de Marquitos, relacionado con casos de extorsión y vinculado a la minería ilegal, es un "alivio" para Antioquia. "Este frente es el que manejaba los principales ingresos para esta región en el ELN", añadió.

El jefe del Ejército aseguró también que Marquitos fue uno de los autores intelectuales del secuestro, en abril de 1999, de un avión de Avianca con 46 personas a bordo. En 2000 fue liberada la última secuestrada por la guerrilla, creada hace más de 50 años y que cuenta con unos 2.000 miembros.

Desde su llegada al papado, Francisco se ha destacado por su intensa labor diplomática, aun en los conflictos, como el que separa a israelíes y palestinos, más difíciles de resolver. En algunos casos —el viaje a Tierra Santa o la jornada de oración de cristianos, judíos y musulmanes en el Vaticano— su trabajo a favor de la paz ha sido público y lleno de gestos. En otros —la mediación entre EE UU y Cuba que tanto agradecieron tanto Barack Obama como Fidel Castro—, se ha desarrollado en el mayor de los secretos.

Las declaraciones del Papa ante Santos suponen un nuevo apoyo internacional al Gobierno colombiano y se producen en un momento de escalada violenta por parte de la guerrilla de las FARC, con el asesinato de militares y policías y continuos atentados contra infraestructuras. Estos ataques han dividido aún más a la opinión pública, mientras las negociaciones en La Habana, que se desarrollan desde noviembre de 2012, continúan. Este miércoles está previsto que se inicie un nuevo ciclo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Aunque no de forma tan categórica, esta es la segunda vez en menos de tres meses que el Vaticano se pronuncia acerca del proceso de paz. A finales de abril, en una carta del secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolín, dirigida a monseñor Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, el primero le trasladaba el apoyo del papa Francisco a la mesa de negociación de La Habana. Aunque no hacía una referencia explícita al Gobierno ni a las FARC, el texto sugería que se hiciese énfasis en las víctimas, pidiendo que se "restaure su dignidad y se repare el daño sufrido".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS