Malasia detiene a 12 policías por ayudar a redes de tráfico de personas

Son sospechosos de colaborar con las mafias que trasladan a los inmigrantes rohingya

Dos jóvenes de la minoría rohingya que fueron retenidos por las mafias de tráfico de inmigrantes en un barco, ayer en Burna (Birmania).
Dos jóvenes de la minoría rohingya que fueron retenidos por las mafias de tráfico de inmigrantes en un barco, ayer en Burna (Birmania). Jonas Gratzer (Getty Images)

Las autoridades de Malasia han detenido a 12 policías y 43 civiles por colaborar supuestamente con las redes de tráfico de personas, después de que este fin de semana se hallasen en el norte del país 28 campamentos clandestinos empleados por estas redes y 139 fosas con cadáveres. Las investigaciones se centran ahora en saber si los agentes están directamente involucrados en las mafias que trasladan y explotan a los inmigrantes en situación irregular, o son "facilitadores".

Los equipos forenses han comenzado a exhumar los cadáveres hallados en las fosas para esclarecer si son víctimas del los traficantes de personas. Las tumbas descubiertas parecen tener un cuerpo en cada una, según informó el viceministro del Interior malasio, Wan Junaidi, este jueves. Se sospechaba que algunas podrían tener varios cadáveres. "No son fosas comunes. Se trata de una persona, un sepulcro”, ha dicho a los periodistas en una rueda de prensa cerca del lugar. Hasta el momento se han recuperado cuatro cuerpos. Las tareas de exhumación se completarán la primera semana de junio, añadió Junaidi.

El Gobierno malasio cree que las redes utilizaban estos campamentos —localizado cuando ya habían sido abandonados— como lugar de tránsito y retención de los inmigrantes en situación irregular, sobre todo de la minoría rohinga de Birmania, o bangladesíes que huyen de una de las naciones más pobres y superpobladas del mundo. Personas que se han puesto durante años en manos de traficantes de personas para que los trasladen en barcos a través de Tailandia hasta Malasia, país de mayoría musulmana. En el camino eran retenidos en estos asentamientos a la espera de pasar, o de que sus familiares pagaran un rescate.

Más información
Malasia halla varias fosas comunes con cuerpos de inmigrantes
Malasia e Indonesia acogerán por un tiempo a los refugiados rohingya
La crisis de los refugiados rohingya se agrava en el mar de Andamán
Tragedia en el ‘Mediterráneo de Asia’

La situación es cada vez más difícil para los refugiados rohingya, un pueblo apátrida que vive mayoritariamente entre Birmania y Bangladesh. Miles de ellos han estado vagando durante semanas en buques de madera por las aguas del Sudeste Asiático a la espera de ser acogidos por algún país de la zona, en una crisis migratoria que ha puesto el foco internacional sobre la región.

El Gobierno de Bangladesh ha declarado este jueves que tiene previsto reubicar a miles de rohingyas que llevan años viviendo en campamentos de refugiados en el país en una isla del sur, en el Golfo de Bengala. Una medida que justifican por la preocupación de que los asentamientos frenan el turismo en esta zona costera, principal destino turístico del país y cercano a la actual frontera de Birmania, país donde esta minoría musulmana es perseguida. "El Gobierno ha estado dando importancia al sector turístico. Por lo tanto, hay un plan en marcha para reubicarlos en una zona aislada”, ha reconocido Amit Kumar Baul, un oficial del Gobierno bangladesí. “Hasta ahora, se han emprendido acciones informales de acuerdo a las directivas de la primera ministra”, añadió Baul.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En Bangladesh viven, registrados, casi 32.000 refugiados rohingya que escapan de la persecución en Birmania, donde se les deniega la ciudadanía porque no están incluidos en la lista de los 135 grupos étnicos oficialmente reconocidos por el Gobierno. Las autoridades birmanas consideran a los rohingya, de fe musulmana en un país mayoritariamente budista, como inmigrantes irregulares procedentes de Bangladesh. “ACNUR [el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados] no ha sido consultado ni informado sobre la decisión y no sabemos los detalles de este plan propuesto. Esperamos que si se realiza algún movimiento, sea llevado a cabo de forma digna”, declara Vivian Tan, portavoz de la organización en Asia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS