Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo bombardeo a las FARC deja diez guerrilleros muertos

Es el segundo golpe que recibe la guerrilla en tres días y el primero tras levantar la tregua que mantenía desde hace cinco meses

Colombia
Militares colombianos instalan un puesto en el Cauca, el viernes EFE

Primero fue Cauca, al suroeste de país, el escenario donde la guerrilla perdió el jueves a 27 de sus hombres tras un bombardeo de la Fuerza Aérea colombiana, lo que provocó el levantamiento de la tregua que mantenía hace cinco meses y un paso atrás en las negociaciones de paz. Ahora es Antioquia, al noroeste, el epicentro de un segundo bombardeo en el que han muerto diez guerrilleros más este sábado y dos menores de edad han sido recuperados.

Así lo confirmó el Ejército en un comunicado en el que explica que fue una operación conjunta con la Fuerza Aérea y la Policía, contra guerrilleros del frente 4 de las FARC que se encontraban en la vereda Alto de la Cruz, en el municipio de Segovia. Durante la operación, bautizada Magno, se presentaron combates y luego vino el apoyo de la Fuerza Aérea. Según el Ejército, esa estructura guerrillera extorsiona a mineros, comerciantes y ganaderos de la región, y participa del narcotráfico y la minería ilegal.

Este nuevo ataque se da un día después de que el presidente Juan Manuel Santos advirtiera que las operaciones de las fuerzas armadas contra la subversión no se detendrían durante las negociaciones de paz y que acciones como en la que murieron 27 guerrilleros el jueves, son en defensa y protección de los ciudadanos. “Que nadie se llame a engaños. Con la misma firmeza y decisión que hemos emprendido unas conversaciones de paz que permitan poner fin al conflicto que nos azota hace tantas décadas, con esa misma firmeza seguiremos combatiendo sin tregua ni cuartel todas las formas de criminalidad en todos los rincones del país”, dijo.

La respuesta de las FARC fue suspender inmediatamente el cese al fuego, lo que ha prendido las alarmas sobre el recrudecimiento de la violencia. La ONU fue una de las primeras organizaciones que manifestó su preocupación, ya que el aumento de las acciones militares se da justo en un momento en el que las negociaciones con las FARC necesitan hechos de paz que fortalezcan la ya débil confianza de los colombianos en una salida negociada. “Llamamos a las partes a reflexionar sobre las consecuencias de este escalamiento y a resistir una lógica de represalias”, dice un comunicado.

Naciones Unidas recordó que durante los cinco meses que duró la tregua de las FARC, la cual rompieron cuando mataron en una emboscada a 10 militares mientras dormían hace mes y medio, hubo una reducción significativa en el número de muertos y en el impacto humanitario del conflicto armado. Los combates y acciones con participación de las FARC se redujeron en un 66% en comparación con el mismo periodo del año anterior, según la ONU y hubo 47% menos muertes de militares. También disminuyeron el número de personas desplazadas en un 83%. “Estos logros no deben ser desperdiciados”, es el llamado del organismo al Gobierno y las FARC. La Defensoría del Pueblo también advirtió que tras la suspensión de la tregua de la guerrilla, están en riesgo 10 departamentos del país.

Este sábado, Santos ha hecho un nuevo llamado a las FARC para acelerar las negociaciones, que en el último año no han producido avances sustanciales. “Necesitamos avances, porque el pueblo colombiano tiene una paciencia finita, no infinita”, subrayó en un evento de entrega de vivienda gratuita en Bogotá.

Más información