Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colombia y China perfilan un tratado de libre comercio

Los mandatarios de ambos países pretenden reforzar los lazos comerciales durante la visita de Li a Bogotá

Por ahora, la balanza comercial entre los dos países es deficitaria

Juan Manuel Santos (d), habla con el primer ministro chino, Li Keqiang
Juan Manuel Santos (d), habla con el primer ministro chino, Li Keqiang EFE

La visita a Colombia del primer ministro chino, Li Keqiang, segunda parada en su gira por América Latina, después de Brasil, ha abierto la posibilidad de que se firme un tratado de libre comercio entre los dos países. En la declaración conjunta que ofrecieron el presidente Juan Manuel Santos y Keqiang, el mandatario colombiano anunció que se pondrá en marcha “un estudio de factibilidad para evaluar la conveniencia de profundizar más nuestras relaciones comerciales”. Y aunque destacó que hoy el comercio bilateral es 15 veces mayor al de hace una década, también dijo que Colombia tiene un gran potencial para incrementarlo en ambas direcciones.

Para Keqiang, el anuncio del inicio de estas discusiones envía una buena señal a los inversionistas. “Yo creo que puede emitir una fuerte y positiva señal para el sector empresarial de los dos países, es decir, podremos experimentar un gran desarrollo del comercio bilateral”, dijo en una declaración ante la prensa en la Casa de Nariño, donde se firmaron varios memorandos de entendimiento y acuerdos de cooperación.

Ese potencial del que habla Santos tiene que ver con el sector agropecuario, donde asegura que habría un beneficio mutuo. “Colombia tiene millones de hectáreas por cultivar y China necesita alimentos y una gran tecnología en la producción”, dijo. Precisamente, ese beneficio mutuo es una de las mayores preocupaciones de los analistas en Colombia, ya que la balanza comercial entre los dos países es deficitaria. Al respecto, el primer ministro chino aseguró que están dispuestos a importar más productos agrícolas como el café. “China no persigue el superávit comercial”, dijo y abogó por el equilibrio en el comercio bilateral.

Entre los acuerdos firmados, Santos destacó dos proyectos en infraestructura que tienen gran importancia para Colombia. El primero, en palabras del mandatario, permitirá desarrollar la Orinoquia, una basta región al oriente del país donde se prevé construir una carretera que bordeará el río Meta, cuyo tramo final es frontera con Venezuela. El proyecto incluye hacer navegable ese río lo que facilitaría el desarrollo agropecuario de esa región donde predominan las sabanas.

Los dos principales proyectos chinos en Colombia: el desarrollo de la Orinoquia, una basta región al oriente del país donde se prevé construir una carretera que bordeará la frontera con Venezuela, y el puerto más importante del pacífico colombiano

El segundo proyecto tiene como centro a Buenaventura, el puerto más importante del pacífico colombiano, que hoy atraviesa una grave crisis humanitaria por las disputas a muerte entre bandas criminales por el control de las rutas del narcotráfico. Santos anunció que con el apoyo de China se planea darle “una nueva vida” a esa ciudad. “China tiene interés en colaborar en el desarrollo urbanístico e industrial. Que Buenaventura se convierta en un polo de desarrollo es algo muy importante para nosotros”, agregó.

El primer ministro chino aprovechó el encuentro con Santos para expresar su apoyo al proceso de paz que adelanta el Gobierno con las FARC en Cuba y prometió participar activamente del posconflicto, si es que se logra un acuerdo final. La primera muestra es una donación de ocho millones de dólares para proyectos relacionados con la construcción de paz. “Esperamos ver la paz integral, estabilidad y progreso social lo antes posible, aquí en Colombia. La parte china está interesada en ayudar a construir en el postconflicto”.

China es el segundo socio comercial de Colombia después de Estados Unidos y este año cumplen 35 años de relaciones diplomáticas. Para celebrarlo, los dos países han organizado un encuentro literario en Bogotá, en el que participará por China, el Nobel Mo Yan, quien ha dicho que reconoce en su obra la influencia de Gabriel García Márquez. Las siguientes paradas de Keqiang serán Perú y Chile.