Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la Corte Suprema de Argentina anuncia su dimisión

Lorenzetti dejará la jefatura ante las críticas del kirchnerismo por su continuidad en el poder, pero se mantendrá como magistrado del tribunal

Lorenzetti
Fotografía de 2010 de Ricardo Lorenzetti. EFE

El presidente de la Corte Suprema de Argentina, Ricardo Lorenzetti, anunció que presentará la renuncia a su cargo la semana próxima. Así se lo comunicó este lunes a dos de sus tres colegas del tribunal, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, y así lo confirmó su portavoz a EL PAÍS. Lorenzetti formalizará su dimisión en la próxima reunión oficial de la Corte Suprema, la semana entrante, pero se mantendrá como integrante de ese tribunal.

Lorenzetti había llegado al cargo de magistrado del máximo tribunal de Argentina en 2004, como parte de una reforma impulsada por el Gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) para mejorar la credibilidad de esa desgastada institución judicial. Pero en los últimos años la sucesora y viuda de Kirchner, Cristina Fernández, se ha enfrentado a Lorenzetti por cuestiones como la reforma judicial que ella impulsó sin éxito en 2013 para que los electores de los jueces fueran elegidos mediante el voto popular.

El actual presidente de la Corte Suprema de Argentina había accedido a esa jefatura, por votación de sus colegas del tribunal, en 2006 y había sido reelegido en 2009 y 2012. A finales de abril pasado fue reelegido por tercera vez, hasta 2019, lo que despertó las críticas del kirchnerismo.

Alguno de los otros tres magistrados del tribunal deberá asumir la presidencia hasta 2019

“Cuestiono que esta reelección es para comenzar a regir a partir del 1 de enero del 2016”, dijo hace dos semanas el jefe de Gabinete del Ministros del Gobiernno de Kirchner, Aníbal Fernández. “Pareciera que con esto se busca bloquear la posibilidad de perder la presidencia hasta 2019”, añadió el jefe de Gabinete.

Lorenzetti también fue criticado este fin de semana por un exmagistrado de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, que renunció el año pasado al tribunal y que es cercano al kirchnerismo. Zaffaroni manifestó que él no hubiese aceptado la segunda reelección en la presidencia y propuso que este cargo rotase cada año, como en Brasil.

La portavoz de Lorenzetti admitió que el jefe del tribunal renunciará ante la “presión y la campaña de prensa” en su contra. El cargo de presidente deberá recaer entonces en Highton o Maqueda, dado que el otro integrante de la Corte Suprema, Carlos Fayt, tiene 97 años y se duda de que pueda asumirlo.

En los últimos meses varios de los discursos de Kirchner han contenido críticas contra la Corte Suprema y Lorenzetti se ha dedicado a contestar una por una. Los reproches de la jefa de Estado contra la justicia argentina comenzaron en 2012 ante el fallo de un tribunal contra la ley contra la concentración de medios audiovisuales que obligaba al principal grupo de comunicación, Clarín, opositor al kirchnerismo, a vender parte de sus empresas. La Corte Suprema acabó sentenciando a favor de esa norma en 2014, pero en el medio echó por la tierra la reforma judicial kirchnerista y el mes pasado anuló una lista de magistrados suplentes para completar el máximo tribunal.

Lorenzetti llegó a decir la semana pasada que los jueces estaban para ponerle “límites al gobierno de turno”. Mientras varios jueces investigan denuncias contra Kirchner y varios funcionarios de su Ejecutivo por presunta corrupción, la presidenta de Argentina, que finaliza su legislatura en diciembre próximo, le contestó que su Gobierno “no habla tanto en los discursos”. Tanto Kirchner como Lorenzetti también se echaron culpas por la inseguridad y el narcotráfico.