Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Corrí hacia al aeropuerto y solo se veían cabezas, brazos, ríos de sangre”

Exteriores da por concluida la evacuación de los españoles localizados en Nepal

Taciturnos, ojerosos, exhaustos, como si salieran de una pesadilla, los españoles evacuados de Nepal —también los primeros europeos— han ido llegando desde la pasada madrugada al aeropuerto de Nueva Delhi. Al llegar, muy pocos tenían ganas de hablar, pero quienes lo hicieron no podían contener la tristeza y la rabia. “Nos han tratado como a perros”, exclamaba Jonathan Herranz, un extremeño de 27 años, residente en Barcelona, en referencia a las autoridades nepalíes. Herranz salió de Nepal en el primer avión, un vuelo comercial de la compañía aérea Spice Jet.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha dado este martes por culminada la operación de evacuación de los españoles atrapados en Katmandú (Nepal) por el terremoto del pasado sábado. “Ya no queda [en la capital nepalí] ningún español que pueda ser evacuado”, ha dicho. En total, 127 españoles han trasladados a India, pero Exteriores aún trata de localizar a otros 103 compatriotas que se desconoce si permanecían en el país en el momento del seísmo.

El terremoto sorprendió a Herranz en un taxi, camino del aeropuerto. El coche se empotró contra una casa, él tuvo el reflejo de salir, tirado del brazo por un nepalí. El taxista y sus dos compañeros de trayecto murieron aplastados en el vehículo. “Corrí durante 45 minutos en shock hacia al aeropuerto y nada más se veían cabezas, brazos, ríos de sangre y gente superpreocupada. La ciudad está en el suelo, no existe, el patrimonio histórico se ha destruido totalmente”, relata.

Herranz abandonó Nepal en el primer grupo, junto a otros 35 adultos y un bebé. El resto de españoles que estaban localizados en Katmandú fueron saliendo del país en otros dos vuelos: uno comercial que transportó a 12 personas y otro de las fuerzas aéreas —en el que el ministro Margallo llegó a India de visita oficial—, que llevó a la capital india a 79.

Quienes han logrado salir de Katmandú relatan el caos tras el seísmo que ha asolado el país y que ha provocado ya  más de 4.000 muertos. Herranz pasó las 50 horas siguientes al terremoto confinado en el aeropuerto, custodiado por guardias armados y sin poder salir porque le obligaban a pagar una nueva visa. “Cada botella de agua costaba 10 dólares, me robaron y no solo a mí, a todo el mundo”. La prioridad, asegura, la tenían indios y chinos, a quienes separaron del resto y a los que daban comida y bebida, al contrario que a los demás extranjeros. “Fueron 50 horas en la pista, lloviendo, en manga corta, sin mantas…hacía mucho frío y yo soy un adulto, pero allí había niños”.

Exteriores recomienda a los españoles en Nepal acudir al aeropuerto de Katmandú

M. G., Nueva Delhi

Tras la evacuación de 150 españoles de Katmandú (23 de ellos por su cuenta y el resto en vuelos gestionados por el Ministerio de Asuntos Exteriores), todavía quedan en Nepal 348 españoles de los 498 que se supone estaban en dicho país el día del terremoto. Se desconoce el paradero de 103, mientras que 245 ya están localizados, aunque fuera de la capital.

¿Qué debe hacer un español que se encuentre en este momento en Nepal? Un portavoz de Exteriores aseguró que su departamento carece de medios para trasladarlos a la capital por lo que, siempre que sea posible, deben intentar dirigirse por sus propios medios al aeropuerto de Katmandú. Junto a dicho aeropuerto están las oficinas de la constructora española San José, que construye la nueva terminal y que se ha convertido en sede provisional del equipo desplazado desde la Embajada española en Nueva Delhi. Es este equipo —formado por la cónsul general, el agregado de Interior y un agente de policía— el que se encarga de gestionar la evacuación de los españoles a India o su repatriación directa a España. Los teléfonos de contacto son los que facilitó desde el principio Exteriores: 911141293000 o 919810174160. Las direcciones de correo son: emb.nuevadelhi@maec.es y unidaddecrisis@maec.es.

Herranz afirma que ha llegado mucha ayuda humanitaria a Katmandú, pero que lo único que han recibido los nepalíes es una botella de agua un solo día. “La mercancía llegó al aeropuerto, pero de ahí no salió”. Arremete contra el Gobierno nepalí del que dice que es “la peor escoria" que ha visto jamás, y se confiesa “deprimido” pero “orgulloso por tener un Gobierno como el español". "Al menos me ha sacado de una catástrofe como ésta y no intenta estafarme como han hecho ellos”, dice.

Al contrario que Herranz, que solo llevaba 19 días en Katmandú, Mikel Aingueru Leizeaga, un guipuzcoana de 49 años, vive en Katmandú desde hace 22 y está casado con una nepalí. A las 11.57 del sábado, cuando se produjo el seísmo, estaba en su agencia de viajes en Thamel, “el barrio mochilero por excelencia, sin posibilidades de escape, porque son todo edificios juntos, con calles por las que no cabe un camión y apenas entra un taxi. No tienes escapatoria”.

A su lado se derrumbó un edificio de siete plantas y él buscó refugio en un jardín público. Las dos últimas noches las ha pasado en una campa, donde se reunieron todos los vecinos y cada uno colaboraba aportando lo que podía: mantas, algún colchón, una esterilla, galletas, un poco de té; lo básico.

Lo peor han sido las más de 70 réplicas que siguieron al terremoto. “Son horas eternas, no puedes dormir, cada vez que notas una vibración en el suelo piensas que puede ser peor que la primera, es una angustia total”.

Algunos familiares de conocidos de Aingueru Leizeaga han muerto. De otros no lo sabe, porque no ha podido contactar con ellos. Lo que más le preocupa es que, en poco tiempo, sin electricidad, sin agua, se agotarán los alimentos y el combustible y pueden llegar las enfermedades. Aún así, piensa regresar. “En cuanto nos quitemos el susto”. Allí está su vida.

Operativo de repatriación

En total, 127 de los 498 españoles que supuestamente se encontraban en Nepal el día del seísmo, a los que hay que sumar 23 más que han logrado salir del país por sus medios. Aún quedam 103 sin localizar, aunque esta cifra se modifica de hora en hora y cinco excursionistas que estaban en la zona del Annapurna han sido localizados por teléfono satélite. Sigue sin haber noticias de muertos o heridos en la colonia española, más allá de la mujer fallecida en un accidente después del terremoto.

Una vez evacuados a la capital india, donde la Embajada española les ha facilitado alojamiento, se ha puesto en marcha el operativo de repatriación. Doce españoles han regresado ya por su cuenta y otros 44 viajarán esta noche en la aeronave oficial en el que Margallo vuelve a Madrid. Exteriores ha fletado un avión que mañana debe llegar a Nueva Delhi para recoger a otros 71 españoles.

La Embajada en India va a relevar al equipo desplazado a Katmandú para que, desde las oficias de la constructora San José, donde está instalado, prosiga la búsqueda de los españoles que aún no han sido localizados y facilite la evacuación a India o la repatriación a España de los que vayan apareciendo. El ministro ha asegurado que en las próximas horas deberían restablecerse las comunicaciones por tierra —especialmente líneas de autobuses— lo que facilitará la llegada a la capital nepalí de quienes se encuentran en zonas aisladas.

Toneladas de ayuda humanitaria

“Sabíamos que estaban en condiciones francamente malas y la situación aún puede empeorar”, ha dicho el ministro García Margallo en alusión a las quejas de los primeros españoles evacuados, “por eso lo urgente era sacarlos de Katmandú”. Esta noche debe volar a Nepal el avión de carga con 30 toneladas de ayuda humanitaria de emergencia que la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) tiene preparado desde hace dos días.

El ministro ha anunciado que España, que ha sido el primer país de la UE en evacuar a sus nacionales, ofrecerá a sus socios las plazas que tenga disponibles en los vuelos y, como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, promoverá en la Asamblea General una resolución en solidaridad con Nepal como la que en su día se aprobó con Haití. “Estoy encantado”, ha concluido, “pero estaré más satisfecho cuando encontremos a los no localizados”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información