Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Keiko Fujimori lidera la intención de voto para 2016

La hija del expresidente tiene el 32% del apoyo peruano, según una encuesta

Keiko Fujimori en abril de 2011. Ampliar foto
Keiko Fujimori en abril de 2011.

En enero, un 49% de los peruanos estimaba que el próximo gobernante de su país sería alguien distinto a Alan García, Keiko Fujimori o Pedro Pablo Kuczynski, según una encuesta nacional urbana de GfK. Sin embargo, la hija del expresidente Fujimori está primera en los sondeos de intención de voto: el más reciente, de Ipsos Perú le otorga un 32%, un punto menos que en diciembre, según la misma empresa.

La encuesta rural-urbana de Ipsos, difundida el domingo, indica que si las elecciones fueran mañana, el segundo lugar lo ocuparía con un 14% de los votos Pedro Pablo Kuczynski, de nacionalidad estadounidense, exministro de Economía del Gobierno de Alejandro Toledo, y director de varias empresas de capitales en EE UU y Latinoamérica. Conocido por sus iniciales PPK, fue candidato a las elecciones en 2011 con la organización política llamada Perú +, pero ha cambiado el nombre a Peruanos por el Cambio.

En tercer lugar, con el 11% de los votos, figura el dos veces presidente Alan García Pérez, líder del Partido Aprista, quien enfrenta acusaciones en una comisión investigadora del Congreso. Pese a que su partido cuenta con solo cuatro parlamentarios (de un total de 130 escaños), votan usualmente en alianza con Fuerza Popular, el partido fujimorista, y representan la oposición más evidente hacia el presidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, presidenta del partido en el Gobierno: Gana Perú.

Por otro lado, Alejandro Toledo vuelve a coquetear con la presidencia. El exgobernador dejó hace ocho meses su puesto en la Universidad de Stanford para regresar a Perú y “fortalecer Perú Posible”, su partido. Aunque no afirma que vaya a intentar dirigir el país de nuevo, tampoco lo niega. “Todavía no hemos tomado una decisión, veremos”, afirma. Las investigaciones fiscales por la compra millonaria de inmuebles a nombre de su suegra y uno de sus amigos más cercanos, un multimillonario peruano-israelí, han minado, sin embargo, su protagonismo y aprobación. En el sondeo de Ipsos de abril, aparece en cuarto lugar, con un 7% de intención de voto.

Tres preguntas se repiten en la prensa: quién representa el mal menor; quién podría ser el nuevo outsider (como Alberto Fujimori, en 1990 y Humala, en 2006); y si se mantendrá la costumbre peruana de olvidar el pasado, en alusión a las denuncias por corrupción en los Gobiernos de Alan García, y las violaciones a los derechos humanos con Fujimori.

“Es una gran paradoja que tengamos una memoria colectiva muy frágil”, lamenta Toledo y agrega: “Ella [Keiko Fujimori], que le dio la espalda a su madre para favorecer a su padre y asumir ser primera dama de un Gobierno dictador, ¡disfruta de la democracia que nos costó recuperar y es candidata! No voy a decir más”.