Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia confisca fondos públicos para pagar pensiones y sueldos

El Gobierno afronta en los próximos días desembolsos por valor de 3.000 millones de euros

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, la semana pasada.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, la semana pasada. EFE

El Gobierno de Grecia ha dictado este lunes un decreto por el que obliga a todas las entidades de carácter público y a los Ayuntamientos a ceder todas sus reservas al Banco Central de Grecia, dada la necesidad urgente de financiación del Ejecutivo y su incapacidad para generar liquidez o cerrar un acuerdo que le permita obtener financiación de sus socios comunitarios.

“Con este decreto, el Gobierno espera cubrir necesidades del Estado por 3.000 millones de euros que vencen en los próximos 15 días”, indica la norma, que aún debe ser aprobada por el Parlamento. Esas necesidades urgentes se concretan, según el decreto, en 1.100 millones de euros para el pago de salarios públicos a finales de este mes, 850 millones en pensiones, 200 millones para el pago de intereses de la deuda y otros 746 millones que debe pagar el 12 de mayo al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Listado de pagos

• Grecia necesita 1.100 millones de euros para el pago de salarios públicos a finales de este mes. 

• 850 millones para atender los compromisos en pensiones y diversos seguros sociales. 

• 200 millones para el pago de intereses de la deuda. 

• 746 millones deben pagarse el 12 de mayo al Fondo Monetario Internacional (FMI). 

No es la primera vez que el Gobierno que preside Alexis Tsipras utiliza fondos de entidades públicas para poder hacer frente a los pagos del Estado. En marzo hizo uso de ese mismo sistema para pagar los salarios y las pensiones a finales de mes. La diferencia es que entonces la transferencia desde los organismos públicos tenía carácter voluntario y ahora la medida resulta obligatoria y se extiende a las arcas de los Ayuntamientos. Tras anunciar la medida, el tipo de los bonos a tres años aumentó hasta superar el 28%.

El dinero de los organismos públicos se transferirá a una cuenta especial del Banco de Grecia, que será remunerada a un tipo de interés del 2,5%, informa la agencia France Presse. El Banco Central Europeo (BCE) ha prohibido a los bancos griegos que compren más deuda helena, lo que ha cerrado esta vía de financiación para el Ejecutivo griego.

La ausencia de una perspectiva de acuerdo entre el Gobierno de Tsipras y las instituciones europeas agrava la situación financiera de Grecia cada día que pasa. Los analistas descartan que se vaya a producir un acuerdo en la reunión que los ministros del Eurogrupo celebrarán el próximo viernes en Riga (Letonia). Eso retrasaría la posibilidad de acuerdo a la siguiente reunión del Eurogrupo, prevista para el 11 de mayo.

Cada vez más analistas dan por seguro que Grecia declarará el impago de alguno de sus numerosos vencimientos. Qué sucedería después de ese episodio depende de a quién deja de pagar Atenas y cuál es la reacción posterior de los depositantes. Un impago al FMI, sin precedentes, dejaría a Grecia al margen de la financiación pública internacional.

La agencia Reuters ha asegurado que el BCE ha examinado incluso la posibilidad de crear una divisa paralela para Grecia, una especie de pagaré —IOU, acrónimo de I owe you, “te debo”, en inglés— con la que podría hacer frente a los pagos nacionales —pensiones, impuestos o salarios públicos— y que eso le permitiría permanecer al mismo tiempo dentro del euro.

Atenas confía en que, finalmente, las instituciones europeas accederán a desembolsar el tramo de 7.200 millones de euros pendiente del anterior rescate financiero y que eso permita que las negociaciones continúen en los próximos meses. Pero sus socios exigen algunos avances en la reforma fiscal y de las pensiones y en el plan de privatizaciones, que el Ejecutivo de Tsipras se niega a aprobar.

“El impago parece inevitable. Creemos que el Gobierno griego llegará a algún tipo de acuerdo con sus acreedores para desbloquear los 7.200 millones pendientes. No recomendamos tener deuda griega en esta coyuntura porque no parece que la volatilidad se vaya a reducir a corto plazo”, sostiene Eirini Tsekeridou, analista de renta fija de Julius Baer. No parece que en esas condiciones Grecia vaya a crecer el 2,5% que calcula el Fondo para este año.