Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Lo que más nos horroriza es la falta de sentido de lo ocurrido”

El presidente alemán rinde homenaje a las víctimas de la catástrofe aérea de Germanwings

Un crespón negro con el número del vuelo de Germanwings 4U 9525, frente a la catedral de Colonia (Alemania).

150 velas encendidas en el altar de la Catedral de Colonia han recordado hoy viernes a las víctimas de la catástrofe aérea del pasado 24 de marzo en los Alpes franceses. Al funeral, que comenzó al mediodía, han acudido los más altos representantes del Estado alemán, como el presidente federal, Joachim Gauck, y la canciller Angela Merkel. Frente al hecho inexplicable de que el copiloto Andreas Lubitz quisiera acabar con su vida y con la de los 149 restantes pasajeros, el jefe de Estado no ha ofrecido respuestas, sino preguntas. "Quizás lo que más nos horroriza, es la falta de sentido de lo ocurrido", ha asegurado Gauck en un emotivo discurso.

Gauck ha admitido que no se puede saber qué pasaba por la cabeza de Lubitz, para cuya familia ha tenido también unas palabras de apoyo, en los últimos instantes de su vida. Pero sí ha tratado de extraer alguna lección. "En los momentos más duros mostramos también la fuerza para el bien que se esconde dentro de nosotros", ha añadido. Gauck, un pastor protestante, ha insistido en la necesidad de seguir confiando los unos en los otros, algo imprescindibles en profesiones como pilotos, conductores de medios de transporte o médicos.

España, país del que procedían un tercio de las víctimas, ha enviado al servicio ecuménico una delegación con un perfil más bajo, encabezada por el ministro Jorge Fernández Díaz. El titular de Interior, que ha trasladado las condolencias de los Reyes y del Gobierno, ha alabado la colaboración entre Francia, Alemania y España. También participó el secretario de Estado de Transportes de Francia y la vicepresidenta de la Generalitat de Cataluña, Joana Ortega.

El funeral de Estado en recuerdo de los pasajeros del vuelo de Germanwings que el 24 de marzo debía viajar de Barcelona a Colonia contó con 1.400 invitados, entre ellos 500 familiares de víctimas. La orquesta del instituto Joseph König de Haltern –el centro en el que estudiaban 16 adolescentes y dos profesoras que perdieron la vida en el Airbus A320- interpretó una melodía de la Lista de Schindler como homenaje a sus compañeros desaparecidos.

Han pasado tres semanas de la tragedia presuntamente causada por el copiloto Andreas Lubitz. El fiscal de Marsella, Brice Robin, dijo el 27 de marzo que el hombre de 27 años descendió “con voluntad de destruir el avión”. Posteriormente, la Fiscalía de Düsseldorf informó de las tendencias suicidas del copiloto, que no debería haber volado el día del siniestro por haber recibido una baja médica. Al arzobispo de Colonia le preguntaron esta semana en un programa de radio si las 150 velas que arderán hoy en la catedral representan también a Lubitz. “No nos corresponde a nosotros juzgar. Hubo 150 víctimas”, respondió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información