Irán propone un plan de cuatro puntos para pacificar Yemen

El ministro de Exteriores, Mohamed Zarif, pide el alto el fuego y un Gobierno de base amplia

Foto: reuters_live | Vídeo: REUTERS LIVE

El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohamed Javad Zarif, ha propuesto este martes en Madrid un plan para resolver el conflicto en Yemen. "Los bombardeos de la coalición" liderada por Arabia Saudí para frenar el avance Huthi "no son la solución, porque Yemen no tiene objetivos militares que bombardear y los bombardeos saudíes solo han golpeado instalaciones civiles", ha afirmado Zarif durante un desayuno organizado por Casa América en el que han participado el ministro de Industria español, José Manuel Soria y Javier Solana, que fue alto representante para la Política Exterior y la Seguridad Común de la Unión Europea.

El plan que propone Irán —considerado aliado de los Huthi— para atajar el conflicto consta de cuatro puntos: un "alto el fuego total", la entrega de "ayuda humanitaria", un "diálogo interyemení" en el que Irán y Arabia Saudí solo actúen para facilitar las negociaciones y la formación de un "Gobierno de base amplia". Este martes el Consejo de Seguridad de la ONU ha decretado un embargo de armas sobre Yemen.

Más información
Un paso clave hacia el pacto nuclear
El líder supremo de Irán enfría la perspectiva de un pacto nuclear
Irán dice que el acuerdo nuclear es el principio de un nuevo mundo
Irán discrepa de la interpretación de EE UU del acuerdo nuclear
Ministro de Exteriores de Irán: “Tenemos influencia en el mundo árabe. Estamos listos para usarla”
Un comité del Senado avanza la ley para revisar el pacto con Irán
Merkel defiende un levantamiento “conjunto” de las sanciones a Irán

Zarif ha advertido que no se puede acudir a la mesa de negociaciones en Yemen "atrincherándose en requisitos previos". "Eso es una trampa, como la trampa en la que se atrincheró Europa al exigir la caída de Bachar el Asad", el presidente sirio, antes de negociar. Tampoco, según Zarif, una parte puede exigir que un presidente sea el legítimo, en alusión al presidente yemení Abdrabbo Mansur Hadi, reconocido por la comunidad internacional. Precisamente, la amenaza hace tres semanas de que los Huthi tomaran Adén, la segunda ciudad del país y refugio de Hadi, desencadenó los bombardeos saudíes sobre Yemen, que cuentan con el respaldo de una decena de regímenes árabes suníes.

Sobre el preacuerdo nuclear alcanzado en Lausana (Suiza) entre Irán y las potencias del 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania), Zarif ha defendido el mismo argumento que el líder supremo de Irán, Ali Jamenei, sostuvo el jueves pasado: "Las sanciones deben desparecer en el primer estadio del acuerdo nuclear". Para el jefe de la diplomacia iraní, las sanciones, lejos de ayudar, "solo presionan a las personas, pero no suponen una presión política ni traen un cambio de régimen". Prueba de ello es, según Zarif, que los últimos comicios, que ganó el reformista Hasan Rohaní, registraron una participación del 73%, lo que demostró que el pueblo iraní "si se le da opción, prefiere el compromiso y no el aislamiento".

Tampoco las sanciones han logrado frenar el avance iraní. Según ha admitido Zarif, antes de que Estados Unidos impusiera sanciones Irán contaba con 200 centrifugadoras. "Ahora tenemos 20.000", ha confesado,

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Zarif ha insistido una y otra vez que el programa nuclear iraní "tiene fines pacíficos" y cree que alcanzar un acuerdo nuclear debe ser interpretado como una garantía porque "existen mecanismos para vigilarlo.

La ONU veta armar a los Huthi

EFE, Nueva York

El Consejo de Seguridad de la ONU amplió este martes sus sanciones a los rebeldes Huthi de Yemen y les impuso un embargo de armas, en un intento de frenar la ofensiva que les ha permitido controlar la mayor parte del país. Las medidas, que están incluidas en una resolución presentada por Jordania, fueron aprobadas con 14 votos a favor y la abstención de Rusia, que criticó que el embargo afecte sólo a uno de los bandos y que la prioridad del Consejo no sea detener los combates.

El Consejo impuso una prohibición de viajes y un bloqueo de activos al líder de los rebeldes chiíes Abdel Malek al Huthi y a Ahmed Saleh, exjefe de la Guardia Republicana del país e hijo del expresidente Alí Abdalá Saleh, que dimitió en 2012 y cuyos partidarios apoyan a los rebeldes. La ONU ya había impuesto sanciones el pasado noviembre al exmandatario y a otros dos líderes Huthi.

El embargo de armas, según el texto aprobado por el máximo órgano de decisión de la ONU, debe impedir su entrega a los sancionados y a “las personas que actúen en su nombre o bajo su dirección”, una fórmula utilizada para limitar la medida a los rebeldes y permitir el suministro a las fuerzas gubernamentales y los grupos que las apoyan. Para ello, ordena a todos los países que inspeccionen las mercancías con destino a Yemen ante la mínima sospecha de que puedan incluir armas.

Es la primera decisión del Consejo de Seguridad desde el comienzo de la ofensiva militar lanzada a finales de marzo por una coalición liderada por Arabia Saudí para frenar la avanzada de los rebeldes.

Sobre la firma

Patricia R. Blanco

Periodista de EL PAÍS desde 2007, trabaja en la sección de Internacional. Está especializada en desinformación y en mundo árabe y musulmán. Es licenciada en Periodismo con Premio Extraordinario de Licenciatura y máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS