Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída del precio del petróleo obliga a México a recortar el gasto

El Gobierno anticipa rebajas por 8.900 millones de dólares para el presupuesto de 2016

Trabajadores en una plataforma del Golfo de México.
Trabajadores en una plataforma del Golfo de México.

La caída del precio del petróleo no da tregua a México. El Gobierno de Enrique Peña Nieto ha anticipado recortes por 8.900 millones de dólares para el presupuesto de 2016, según los criterios para diseñar el gasto que la Hacienda mexicana ha enviado este martes al Congreso. En el documento, la Administración priísta reconoce que tanto la caída del crudo como la volatilidad de los mercados financieros por la recuperación de Estados Unidos previstos para 2015 obligan a México a reducir el gasto.

“Esto es equivalente a una reducción anual de 4,3%, alrededor de la mitad de lo que sería necesario si no se hubiera comenzado a reducir el gasto desde principios de 2015”, señala la Secretaría de Hacienda en el documento entregado al Congreso. Su ministro, Luis Videgaray, ya había anticipado en enero que los tijeretazos al gasto público podrían continuar “más allá de 2015”. Entonces, el responsable de la cartera anunció un recorte de 9.000 millones de dólares al gasto de 2015, que impactó principalmente en el presupuesto de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), el gasto corriente y los proyectos ferroviarios de alta velocidad.

La dependencia de un tercio del presupuesto en ingresos petroleros le ha pasado factura a las finanzas mexicanas en un año donde los precios del barril de petróleo se mantienen a la baja. Para el nuevo presupuesto, la Administración de Peña Nieto estima que la Mezcla Mexicana de Exportación (MME) tenga un precio promedio de 55 dólares por barril. La estimación es conservadora, ya que para 2015 el Gobierno mexicano había previsto un coste de 79 dólares por unidad y el promedio se ha mantenido en 44 dólares, un 44,3% menos de lo establecido en el presupuesto de 2015.

Durante los dos primeros meses del año, los ingresos petroleros cayeron un 46,3% con respecto al 2014. Hacienda ha explicado que además de la caída del coste del crudo, la producción no ha sido la esperada. De los 2,3 millones de barriles diarios estimados, sólo se han conseguido 2,2 millones. La reforma energética, que comenzó en 2013, todavía tardará en dar sus primeros frutos, según han reconocido autoridades energéticas. Se prevé que en septiembre se firmen los primeros contratos con compañías privadas, mientras tanto el peso de producir petróleo en México seguirá cayendo en los hombros de una golpeada Pemex.

Videgaray ha insistido en que no habrá subidas a los impuestos. La medida no podría ser menos popular en un año en el que se celebran elecciones intermedias. “La Secretaría de Hacienda y Crédito Público refrenda la decisión de mantener una política de no aumentar impuestos y de no recurrir a mayor endeudamiento ante la previsión de menores ingresos petroleros”, señala el documento de Hacienda. El Gobierno estima que en 2016 México crezca entre 3,3% y 4,3%, una expectativa ligeramente mejor que la que se tiene para 2015 de entre 3,2% y 4,2%, pero lejana del crecimiento del producto Interno Bruto (PIB) en 2014, que fue de 2,1%.