Los sindicatos argentinos recuperan poder ante las compañías

Con el kirchnerismo se han fortalecido los comités de empresa y la negociación salarial, pero el sindicalismo ha perdido peso político

Unos manifestantes protestan por su salario en Argentina.
Unos manifestantes protestan por su salario en Argentina.Natacha Pisarenko / AP

A principios de este siglo se formaban largas colas en las puertas de las compañías de Argentina cada vez que buscaban trabajadores. El paro superaba el 20% y los comités de empresas era una rareza. No eran tiempos de reclamaciones salariales ni de ningún tipo laboral. Ahora el desempleo sube, pero está en el 6,9%, ya no se ven aquellas filas y el poder sindical se hace sentir en las compañías, tanto como este martes se percibió en la huelga que paralizó buena parte del país.

Los sindicatos han tenido peso en el mundo laboral y político de Argentina sobre todo a partir del surgimiento del peronismo en la década del 40, pero con las privatizaciones, los despidos masivos y la flexibilización laboral que adoptó el Gobierno del peronista neoliberal Carlos Menem (1989-1999) habían perdido fuerza. “Con tanto desempleo, la debilidad de los sindicatos fue notoria. Y muchos sindicalistas fueron cooptados por el poder político como gestores de las obras sociales (mutuas de sanidad y turismo)”, recuerda el secretario de derechos humanos de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) kirchnerista, Victorio Paulón. En ese contexto, “se congelaron las negociaciones salariales”, recuerda la socióloga Cecilia Anigstein, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas.

A partir de 2002, un año antes de la llegada del kirchnerismo al poder, comenzó a caer el paro y desde 2004 el Gobierno del peronista Néstor Kirchner (2003-2007) resucitó las paritarias anuales para negociar alzas salariales que desde entonces casi siempre superaron los elevados niveles de inflación. Nunca antes Argentina había vivido tantos años consecutivos de negociaciones colectivas de trabajo. “El sindicalismo fue recuperando protagonismo”, opina Paulón. “Las comisiones internas (comités de empresa), que siempre habían sido fuertes en Argentina, se recuperaron y hoy tienen fuerte protagonismo en la negociación salarial. Está en germen una nueva clase obrera que renovará la dirigencia en cinco o diez años”, vaticina el sindicalista. En la actualidad, muchos dirigentes sindicales son los mismos que en los 90.

En la provincia de Santa Fe se crearon comités mixtos que controlan los accidentes de trabajo

La socióloga Anigstein señala que los nuevos comités de empresa están más politizados. Los hay peronistas, tanto kirchneristas como opositores, y también trotskistas, los más temidos por los empresarios por su dureza al negociar. “La práctica anual de las paritarias fortaleció el tejido de la organización sindical. Los delegados tienen que hacer asambleas en las fábricas, amenazan con huelgas. Las empresas buscan para su área de recursos humanos gente con experiencia en relaciones con los sindicatos”, relata Anigstein, aunque admite que no se revirtió sino que en algunos sectores hasta se profundizó la flexibilización laboral de los 90.

“Antes tenías 200 tipos haciendo cola para pedir trabajo y los sindicatos se ocupaban de sus ‘campings’, pero ahora los sindicatos son más fuertes”, reconoce uno de los vicepresidentes de la patronal industrial, Guillermo Moretti. Pero él admite que prefiere la situación actual que la debacle de la actividad económica que sufrió a finales de los 90 y principios del siglo XXI. También juzga como positivos los comités mixtos de seguridad e higiene que crearon hace tres años en las empresas de su provincia, la de Santa Fe, en manos del opositor Partido Socialista. “Es que mejoraron las condiciones laborales y la relación con los trabajadores, que se hacen más responsables”, opina Moretti. No obstante, admite que los gerentes de multinacionales no siempre comparten su visión porque prefieren condiciones laborales menos exigentes como las de otros países latinoamericanos.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Claro que no todos los sindicatos cuentan con la misma fuerza. Además, un 34,5% de los empleados en Argentina trabaja en la informalidad, sin ninguna protección sindical.

Los representantes de los trabajadores recuperaron poder respecto de finales del siglo pasado, pero su influencia política se ha debilitado. En sus primeros años, el kirchnerismo basó su construcción de poder en su alianza con el sindicalista camionero Hugo Moyano, pero a finales de 2011 este dirigente se peleó con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por la falta de presencia sindical en el gabinete de ministros y en los escaños del Congreso. En la actualidad, ni los sindicalistas kirchneristas tienen tanto peso en el Gobierno de Fernández ni Moyano y los demás opositores tampoco cuentan con la fuerza para dañar a la presidenta o condicionar a los rivales que anhelan sucederla desde diciembre próximo. “La ruptura de la alianza entre el kirchnerismo y Moyano debilitó a sindicatos y Gobierno, pero aún no la presencia sindical en los lugares de trabajo. Esto se verá con el tiempo”, opina Anigstein.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50