La tragedia une en el escenario de la catástrofe a Hollande, Merkel y Rajoy

Los tres mandatarios visitan la zona del siniestro y evocan la solidaridad europea

Mariano Rajoy, durante su comparecencia de prensa.

Un eje trágico de solidaridad se ha escenificado a pocos kilómetros del lugar en el que cayó el Airbus A320 con 150 personas a bordo el martes por la mañana. El presidente de Francia, François Hollande, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se han abrazado, emocionados, en Seyne-les-Alpes, tras constatar el trabajo conjunto que se está realizando para investigar las causas del siniestro, identificar a las víctimas y acoger a sus familiares. “Me siento orgulloso, aunque sea en un momento como este, de esta imagen de solidaridad europea”, ha dicho Hollande en una nave habilitada para hacer tal declaración tras recorrer la zona junto a Merkel y Rajoy.

Es probable que los tres mandatarios nunca se hubieran encontrado en un lugar tan inhóspito como el aeródromo de Seyne-les-Alpes. Con un frío helador, rodeado de picos aún nevados, Hollande, Merkel y Rajoy han llegado al lugar hacia las dos de la tarde. El miedo de Rajoy a viajar en helicóptero ha impedido que los tres mandatarios sobrevolaran la zona de la tragedia. Solo se acercaron en coche a un lugar próximo. La ministra española de Transportes, Ana Pastor, sí observó el lugar desde el aire el día anterior. “Está todo en mil pedazos. Mejor no describirlo”, explica.

Durante casi tres horas, Hollande, Merkel y Rajoy han visto el impresionante operativo desplegado para ir recuperando restos e investigar lo sucedido. “Angela, Mariano, podéis estar seguros de que se sabrá todo. Se lo debemos a las familias de las víctimas”, ha dicho Hollande. El aeródromo, que pertenece a un club amateur de pilotos, es un enorme descampado junto al cual se ha instalado una capilla ardiente. Los helicópteros despegan o aterrizan cada media hora. Unas cuantas naves industriales se esparcen por el lugar. Una de ellas ha servido para que los tres mandatarios hablen a los más de 300 periodistas congregados.

Más información

Los tres han transmitido una gran emoción. Hollande ha abrazado a Merkel cuando esta le ha agradecido personalmente la amistad franco-alemana que él representa. Rajoy ha sido también especialmente emotivo. Los tres venían de ver a algunas de las familias afectadas —ninguna de ellas espeñola— y, sobre todo, de comprobar la solidaridad que ha despertado el suceso en la zona, con decenas de voluntarios dispuestos a ayudar. “Vamos a trabajar juntos y juntos vamos a estar a la altura de las trágicas circunstancias que nos ha tocado vivir”, ha dicho Rajoy. “Lo vamos a hacer como europeos, pero sobre todo como seres humanos”. Hollande, visiblemente afectado, ha agradecido sus palabras con otro efusivo abrazo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

No ha habido preguntas. Han sido declaraciones sobrias en medio de un gran silencio. Los tres han podido comprobar de cerca las dificultades que entraña el lugar, extremadamente escarpado. Un equipo español de investigación de accidentes aéreos se quedará en la zona, según Ana Pastor. Todos son conscientes de que la tarea que queda por delante será larga y complicada.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción