Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tribunal electoral de Bolivia inhabilita a un opositor a Morales

El favorito para el departamento del Beni no podrá participar en las elecciones regionales por difundir una encuesta no autorizada

El opositor Ernesto Suárez, en La Paz este miércoles.
El opositor Ernesto Suárez, en La Paz este miércoles. EFE

El postulante favorito para ganar la Gobernación del departamento boliviano del Beni, Ernesto Suárez, y otros 227 candidatos del partido opositor Unidad Demócrata, entre ellos los mejor ubicados para las alcaldías de varias ciudades de esta región, fueron inhabilitados por el Tribunal Electoral y no podrán participar en las elecciones regionales y municipales del 29 de marzo por haber difundido una encuesta no autorizada.

“Esta es una acción cobarde, Presidente (Evo Morales). Es cobarde porque quiere obtener en mesa lo que no obtendría en la cancha. El (oficialista) Movimiento al Socialismo nunca ganó en el Beni y por eso usa este método ahora”, dijo Suárez a la prensa apenas se enteró del fallo del Tribunal. En los últimos días el candidato ha culpado al oficialismo por la acción que seguía en su contra el Tribunal Electoral, que para Suárez y el resto de la oposición boliviana no es independiente del primero.

Es la primera vez en la historia democrática de Bolivia que las autoridades electorales aplican una medida de estas características, introducida en 2010 por una ley que se ha calificado de “draconiana” y que la oposición considera inconstitucional. Entre otras cosas, esta ley castiga a los partidos que hagan pública una encuesta con la eliminación de su entidad jurídica. Varios abogados han observado que se suspenden dos derechos fundamentales, el de asociación política y el de elección, por una falla menor. Hasta ahora, la única causa para que un partido desapareciera había sido obtener una votación por debajo de los parámetros mínimos establecidos para cada elección.

Unidad Demócrata del Beni (UD-B) quedó expuesta a esta sanción porque hace quince días uno de sus voceros discutió los datos de las encuestas autorizadas presentando en una rueda de prensa los resultados de un sondeo realizado por su propio partido. Acto seguido, UD-B fue denunciada por una candidata de segunda línea de un colectivo local, la cual luego sería expulsada de su agrupación por haber obrado “sin consultar y manipulada”. Suárez dijo a El País que esta denunciante actuó por instigación del oficialismo, algo que el Movimiento al Socialismo niega. Suárez añadió que el hecho observado no implicaba un intento de hacer campaña electoral con encuestas falsas, que es lo que se supone la ley intenta evitar. Pero la resolución del Tribunal señala, todo lo contrario, que fue esto lo que UD-B hizo.

Es la primera vez en la historia democrática de Bolivia que las autoridades electorales aplican una medida de estas características

Durante los tres días previos, los candidatos afectados estuvieron en huelga de hambre en diferentes ciudades del Beni, departamento selvático situado en el oriente del país, y en La Paz, donde un grupo dirigido por Suárez acampó frente a las oficinas del Tribunal Electoral, con la esperanza de presionar a esta institución para que desestimara la acusación en su contra. Los opositores también interpusieron un recurso de inconstitucionalidad del artículo de la Ley Electoral que permitió al Tribunal eliminarlos de las elecciones y anunciaron que elevarán una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. “Nos tomaremos las cosas con calma, pero usaremos todas las medidas legales que estén a nuestro alcance”, dijo Suárez a El País.

La mañana previa al fallo, el político, quien también fue candidato a la Vicepresidencia en las elecciones de octubre pasado, atendió a la prensa en la calle, junto a las tiendas de campaña en las que había dormido con un grupo de acompañantes. Un desfile incesante de personas lo interrumpía para expresarle su apoyo, abrazarlo, regalarle iconos religiosos, entregarle papeles e invitarlo a ir a sus casas si lo necesitaba.

Algunos automovilistas que pasaban frente al Tribunal y veían al grupo de políticos benianos usaban su bocina para expresarles su simpatía, y otros los animaban con gritos a través de las ventanillas. Un hombre felicitó a Suárez, quien fuera funcionario del Gobierno del derechista Hugo Banzer, por “luchar contra el comunismo”; una señora lo besó y le dijo, emocionada hasta las lágrimas, que “Bolivia está perdiendo la democracia”, un mensaje que todos los partidos de oposición han repetido desde que el veredicto del Tribunal se conoció.

Mientras tanto, Evo Morales, que estos días está abocado por completo a apoyar a sus candidatos por todo país, pidió a Suárez que “dejara de hacer show” y que se limitara a obedecer la ley, como el MAS siempre había hecho, tanto si esta le convenía como si no.