Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La muerte a tiros de un opositor ruso

Miles de personas recorren las calles de Moscú en memoria de Nemtsov

La policía calcula que 16.000 personas participaron en el acto de homenaje, mientras que los organizadores hablan de 70.000

Cabecera de la protesta en Moscú.

Miles de personas han marchado este domingo en homenaje al líder opositor Borís Nemtsov, asesinado antenoche a tiros a poca distancia del Kremlin. El crimen del carismático ex viceprimer ministro ha conmocionado a la sociedad rusa. Nemtsov se ha sumado a la lista de otros políticos y parlamentarios abatidos por sicarios, como los diputados Galina Staravóitova o Serguéi Yushenkov. Este tipo de asesinatos rara vez son dilucidados del todo. Esta vez, el Comité de Investigaciones ha ofrecido una recompensa en metálico a quien dé información que ayude a resolver el caso. Durante la marcha, la policía detuvo al diputado de la Rada Suprema ucrania Alexéi Goncharenko. Se desconocen los motivos del arresto.

La marcha comenzó poco después de la una de la tarde, hora española, desde la plaza Eslava, en el centro de Moscú, hacia la Moskvorétskaya náberezhnaya, una de las calles que corren a lo largo del río, y terminó a la entrada del Gran Puente del Moscova, donde se produjo el asesinato. Allí, los manifestantes procedieron a depositar flores, como individualmente la gente ha venido haciendo desde la noche del viernes al sábado.

La mayoría de los que marcharon este domingo son personas críticas con el régimen. La oposición tenía planificada una manifestación anticrisis que debía celebrarse en Márino, un suburbio capitalino, pero este acto fue cancelado debido a la trágica muerte de Nemtsov y, en su lugar, pidieron permiso para realizar una marcha fúnebre. Y a este homenaje en memoria del carismático político se unió mucha gente que, en principio, no pensaba ir a Márino al mitin opositor.

Miles de personas recorren las calles de Moscú en memoria de Nemtsov

"Los héroes no mueren", "Pereció por el futuro de Rusia", "Sus balas están en todos nosotros", "Luchaba por la libertad en Rusia" son algunas consignas que se podían leer en las pancartas con la foto de Borís Nemtsov que llevaban los manifestantes durante la marcha. La policía moscovita calcula que participaron unas 21.000 personas en el homenaje a Nemtsov, mientras que los organizadores cifran la asistencia a la marcha en más de 51.000. También hubo actos de recuerdo en otras ciudades, entre los que destacó el celebrado en San Petersburgo, con unas 6.000 personas.

De momento, pocos progresos ha hecho la policía en sus investigaciones. Hasta ahora no se ha detenido a ningún sospechoso ni se ha encontrado el auto en el que huyeron los asesinos. La policía ha registrado el piso de Nemtsov en busca de pistas y recogido todas las grabaciones de las cámaras de vigilancia cercanas al lugar del crimen. Una de ellas captó el momento en que Nemtsov fue tiroteado por la espalda por un hombre que luego se subió a un coche blanco.

Cuatro disparos dieron en el cuerpo del político, que murió casi instantáneamente pues una de las balas le dio en el corazón y otra, que penetró por el cuello, llegó hasta el cerebro. Fuentes policiales han dicho que los seis casquillos encontrados en el puente son diferentes, lo que les hace pensar que no se trata de una sicario profesional.

Los investigadores estudian todas las versiones posibles, que van desde una provocación para desestabilizar el régimen hasta un lío de faldas, pasando por negocios, animadversión personal, su trabajo en la lucha contra la corrupción en la Asamblea Provincial de Yaroslav, de la que era diputado, su posición contraria a la guerra en Ucrania e incluso el fanatismo islamista. Pero ante la falta de pistas contundentes, el Comité de Investigación ha decidido recompensar con tres millones de rublos (cerca de 43.678 euros) a quien proporciones información para resolver el caso.

Anna Durítskaya, la acompañante de Nemtsov en el momento del crimen, fue visitada hoy por el cónsul de Ucrania (la joven modelo es ciudadana de ese país) después de que un diputado denunciara en Kiev que es mantenida encerrada contra su voluntad en un apartamento moscovita. Durístskaya es la principal testigo –hay también un muchacho que vio cómo disparaban contra el político- y la policía anunció que, en el marco de las investigaciones en curso, todavía necesita que ella permanezca en Moscú.