Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Vaticano precisa que el Papa no quería estigmatizar a México

En los últimos meses el Gobierno ha hecho frente a varias crisis diplomáticas similares

El papa Francisco oficia una misa en la basílica en Roma.
El papa Francisco oficia una misa en la basílica en Roma. EFE

El Vaticano ha precisado este martes que las declaraciones del Papa Francisco sobre el riesgo de "mexicanización" de Argentina no tenían "una intención estigmatizante hacia el pueblo de México" y ha reconocido el esfuerzo que realiza el Ejecutivo de Pena Nieto en la lucha contra el narcotráfico. Los señalamientos del Pontífice habían molestado al Gobierno priísta, que en los últimos meses ha debido hacer frente a varias crisis diplomáticas de naturaleza similar.

En el último capítulo de estas desavenencias el jefe de Estado del Vaticano expresaba en una misiva dirigida al concejal argentino Gustavo Vera su deseo de que el país sudamericano no se mexicanizara, en relación al incremento de la violencia del narcotráfico en la zona. “Ojalá estemos a tiempo de evitar la mexicanización. Estuve hablando con algunos obispos mexicanos y la cosa es de terror", le decía Jorge Bergoglio a Vera en su carta.

"La Santa Sede considera que el término"mexicanización" de ninguna manera tendría una intención estigmatizante hacia el pueblo de México y, menos aún, podría considerarse una opinión política en detrimento de una nación que viene realizando un esfuerzo serio por erradicar la violencia y las causas sociales que la originan", puntualiza ahora el Vaticano.

Este lunes, a través de su ministro de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, el Gobierno mexicano anunció  el envío de una nota diplomática  y aseguró haber hablado ya con el Pontífice. “Hemos buscado y hemos tenido un encuentro con el nuncio y enviaremos una nota”, respondió Meade a preguntas de la prensa.

El canciller mexicano aseguró que el Gobierno observa con “tristeza y preocupación” las declaraciones. “Lo que nos genera esta preocupación es que en el reto del narcotráfico, que es un reto compartido, México ha hecho enormes esfuerzos, ha manifestado un gran compromiso y ha señalado en lo multilateral la necesidad de que respecto de este tema se dé un dialogo amplio”.

Nos parece que más que buscar estigmatizar a México o a cualquier otra región de los países latinoamericanos, lo que debiera es buscarse mejores enfoques

El ministro de Exteriores mexicano, José Antonio Meade

Meade recordó que el país “le ha dado la bienvenida” a la Asamblea General de las Naciones Unidas para “reflexionar sobre esta problemática”. En los últimos meses México ha sido foco de atención en todo el mundo por la desaparición de 43 estudiantes de magisterio en el sureño Estado de Guerrero, una de las regiones más pobres del país. La violencia de los cárteles de la droga repartidos por el territorio ha generado altas tasas de homicidio, desapariciones y extorsión en entidades como Tamaulipas, fronteriza con Estados Unidos, o Michoacán, donde algunos religiosos han denunciado amenazas en la capital económica de la región de Tierra Caliente, Apatzingán, una urbe controlada hasta 2014 por el grupo criminal de Los Caballeros Templarios.

“Nos parece que más que buscar estigmatizar a México o a cualquier otra región de los países latinoamericanos, lo que debiera es buscarse mejores enfoques, mejores espacios de dialogo y mayores espacios de reconocimiento de los esfuerzos que México y Latinoamérica hacen respecto de un tema que mucho nos preocupa y que mucho esfuerzo nos ha implicado”, concluyó el canciller.

Las supuestas declaraciones del Papa —no han sido confirmadas oficialmente por el Vaticano— se suman a lo dicho ya por otros mandatarios. En noviembre pasado, el presidente de Uruguay, José Mujica, calificó al Estado mexicano de “fallido y con poderes públicos totalmente fuera de control”, vinculando los hechos de Guerrero a la “gigantesca corrupción” que hay en el país. “En México, la corrupción se ha establecido, me da la impresión, visto a la distancia, como una tácita costumbre social. Seguramente, el corrupto no está mal visto, es un triunfador, es un señor espléndido”. La Secretaría de Relaciones Exteriores rechazó entonces las acusaciones y anunció que iba a convocar al embajador de Uruguay para pedirle explicaciones.

Un mes después, el presidente de Bolivia atacó a los Ejecutivos de Colombia y México, por sus “problemas profundos” con el narcotráfico debido a su “fallido” modelo de libre mercado, que según el gobernante los somete “al imperio norteamericano”. En ese caso, la cancillería mexicana envió también una nota diplomática al país andino.

Más información