Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Es difícil para Tsipras explicar que debe asumir compromisos”

El presidente del Parlamento Europeo cree que el acuerdo es aceptable para Grecia

Schulz participó este sábado en la reunión de los socialdemócratas europeos en Madrid.
Schulz participó este sábado en la reunión de los socialdemócratas europeos en Madrid.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz (Eschweiller 1955), defiende el acuerdo alcanzado entre el Eurogrupo y Grecia. Cree que ambas partes han cedido para asegurar la estabilidad de la unión monetaria. Schulz participó ayer en Madrid en la reunión de los socialdemócratas europeos.

Pregunta: ¿Cree que Europa ha logrado imponer sus tesis en el compromiso alcanzado con el Gobierno de Grecia?

Respuesta: No comparto el enfoque de EL PAÍS de que Alemania haya impuesto sus normas sobre Grecia, entre otras cosas porque el acuerdo se alcanzó por unanimidad. La clave para entenderlo es que, por un lado, el gobierno griego ha reconocido que está obligado por los compromisos de los gobiernos anteriores, ya que esa es la base de la ayuda financiera. Y en el marco de la extensión por cuatro meses del programa, el Eurogrupo ha reconocido que hay necesidad de propiciar un alivio social al país. Ahora tenemos que esperar las propuestas concretas de Grecia en los próximos días y cómo financiarlas. Creo que no es un compromiso definitivo pero es un paso adelante.

P. ¿Y es aceptable para el Gobierno de Alexis Tsipras?

R. En una unión monetaria todos los países tienen una parte de su soberanía compartida y eso exige compromisos. Están surgiendo muchos partidos en la Eurozona que prometen “vótanos y cambiaremos todo” y la realidad es que no puedes cambiar todo cuando va más allá de tu país. El acuerdo alcanzado con el Gobierno de Grecia es un acuerdo aceptable pero es evidente que es difícil para ellos explicar a sus votantes que tienen que asumir compromisos.

P. ¿Es un mensaje a los partidos populistas que ganan apoyos en Europa?

R. En las negociaciones de estos días, lo que la mayoría de la gente tenía en la cabeza era salvar la estabilidad de la Unión Europea, no otra cosa. El error en los últimos años fue creer que reducir el gasto público provocaría inmediatamente una vuelta la confianza de los inversores y no ha sido así. Desde las elecciones europeas hay un gran cambio. [Jean-Claude] Juncker [presidente de la Comisión Europea] y yo defendemos que haya un manejo sostenible de la deuda pública pero eso es imposible sin crecimiento ni empleo. De ahí, el plan de inversiones de la Comisión por 350.000 millones de euros.

P. ¿La austeridad explica el auge de los populismos?

"Los populistas siempre tienen un chivo expiatorio al que culpar de todo"

R. Hay que ser más precisos. Lo que hemos vivido es una crisis bancaria que ha provocado una crisis en las cuentas públicas. En España ha sido evidente. Para los partidos populistas solo hay una explicación: toda la culpa la tiene Europa, cuando la causa está en que las personas equivocadas han pagado la factura de la crisis. Hay que cambiar es el reparto injusto de las cargas en Europa. Por eso defiendo un sistema tributario común y estoy absolutamente a favor de la lucha contra la evasión y el fraude fiscal. Cada año, dos billones de euros que eluden el sistema fiscal en Europa.

P. Una parte creciente de la sociedad siente que los partidos tradicionales no tienen respuesta a sus problemas.

R. Los socialdemócratas tenemos una larga lista de respuestas a las demandas de la sociedad pero ver los resultados lleva tiempo. Esa es la ventaja de todos esos populistas, que siempre tienen un chivo expiatorio al que culpar pero muy pocas propuestas concretas. Ese es uno de los problemas del gobierno de Tsipras. Están llenos de buena voluntad, y personalmente les aprecio mucho, pero no tienen propuestas concretas para el cambio.

P. También hay muchas críticas a que apenas ha habido diferencias entre conservadores y socialdemócratas en el manejo de la crisis.

R. No creo que sea así. Creo que hay una decepción entre los jóvenes porque en algunos países hay toda una generación que está pagando con sus oportunidades vitales por una crisis que han causado otros. Esa decepción no tiene que ver con la izquierda o la derecha y afecta no solo a los jóvenes sino a todo su entorno. Muchas veces son los padres de esos chicos los que votan a partidos populistas, porque ven que la sociedad no tiene un lugar para sus hijos, en los que han invertido tanto. Por eso es clave que los jóvenes puedan lograr a corto plazo un empleo estable y para eso debemos encontrar cómo crear empleos de forma sostenible.

Más información