Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elegido el juez que investigará la denuncia contra Kirchner

El tribunal competente asignó el caso del fiscal a Daniel Rafecas

Tres jueces rechazaron investigarlo

Marcha contra la impunidad en Buenos Aires.

La imputación del fiscal fallecido Alberto Nisman contra la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, por presunto encubrimiento de los autores de un atentado del terrorismo islámico en 1994 en Buenos Aires ya tiene quien la investigue. Será el juez Daniel Rafecas, quien se encuentra de vacaciones hasta el próximo 20 de febrero. Martín Irurzun, el presidente de la Cámara Federal, el tribunal competente en la materia, asignó a Rafecas el caso después de que tres jueces rechazaran investigarlo.

Rafecas investigaba al vicepresidente del Gobierno, Amado Boudou, en un caso de corrupción y por supuesto tráfico de influencias. Pero en abril de 2012 fue apartado de la investigación después de que Boudou lo acusara de filtrar a los medios detalles de la investigación.

Ahora será Rafecas el encargado de investigar si hay delito en la acusación que Nisman planteó sobre la presidenta, el ministro de Exteriores y otros dirigentes oficialistas. De momento, deberá decidir si llama a Cristina Fernández a declarar como testigo en la causa, tal como ha solicitado Maximiliano Rusconi, abogado del informático Diego Lagomarsino, el hombre que prestó a Nisman la pistola de donde salió la bala que acabó con su vida.

Nisman presentó en enero, en pleno receso judicial del verano austral, la imputación contra Fernández, su ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, y el diputado kirchnerista Andrés Larroque. No quiso esperar hasta febrero, cuando en Argentina se reanuda la actividad en los tribunales tras un mes de descanso.

Nisman tramitó su denuncia ante la juez de guardia durante el verano austral, María Servini de Cubría, la misma que investiga los crímenes del franquismo. Ella desistió de investigarla porque alegó que ya había otro juez, Ariel Lijo, que venía juzgando el supuesto encubrimiento ocurrido desde el Gobierno de Carlos Menem (1989-1999) y hasta 2004. Servini entendió que era Lijo quien debía encargarse.

El juez estaba de vacaciones, pero las interrumpió el 19 de enero después del misterioso deceso de Nisman en circunstancias nada claras que abren las sospechas de suicidio u homicidio. Lijo ordenó entonces que la fiscalía especial que encabezaba el fallecido entregara todas las pruebas de la denuncia. Este lunes, cuando terminó el receso judicial de Argentina, Lijo se excusó de investigar la acusación contra Fernández con el argumento de que el presunto delito ocurrió entre 2011 y 2013 y él, en cambio, venía juzgando el supuesto encubrimiento acontecido hasta 2004. Lijo procesó por ese motivo en 2009 a Menem, a su exjefe de Inteligencia Hugo Anzorreguy y al destituido juez del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) Juan José Galeano, pero desde 2012 se demora el juicio oral a cargo de un tribunal superior. En cambio, el supuesto encubrimiento de Fernández habría acontecido a partir de un acuerdo público entre Argentina e Irán en 2013 para que los funcionarios y exfuncionarios de Teherán acusados prestaran testimonio en su propio país, algo que jamás ocurrió.

La duda es si se abre una causa o si se suma a otra en la que fue procesado el expresidente Menem

Como Lijo se desentendió de la denuncia, un tribunal superior debió sortearla entre otros jueces y le tocó a Daniel Rafecas, que como estaba de vacaciones delegó el caso a Sebastián Ramos. Pero este último juez también rechazó este miércoles hacerse cargo de la investigación porque consideró que si Lijo ya venía investigando el encubrimiento de los autores del ataque terrorista en el que murieron 85 personas debía seguir haciéndolo, más allá de que unos hubiesen ocultado a los responsables entre 1994 y 2004 y otros entre 2011 y 2013.

Finalmente, el Presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun, dispuso que sea Daniel Rafecas el encargado de investigar la denuncia de Nisman.

La exesposa de Nisman, mientras tanto, presentó ante la justicia un ejemplar de la revista Noticias que compró su actual pareja en un kiosco un día antes de la muerte del fiscal en la que aparecía una foto del acusador de Fernández con un círculo dibujado en la cabeza. La exmujer, Sandra Arroyo Salgado, que además es juez, no le había dado importancia a la mancha hasta que falleció Nisman. "No sé si no guarda relación con los hechos que aquí se denunciaron y con aquellos que se investigan", aclaró Arroyo Salgado al aportar la revista como elemento de investigación a la fiscal y el juez del caso de su exmarido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información