Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios mexicanos piden el cese de la violencia en México

Las patronales denuncian extorsión a compañías y agresiones en actos de sus afiliados en el Estado de Guerrero

Un manifestante destruye un coche de policía en Chilpancingo.
Un manifestante destruye un coche de policía en Chilpancingo. REUTERS

La explosión de un petardo interrumpió un foro empresarial en Chilpancingo (Estado de Guerrero) el 15 de enero. El estruendo provocó angustia entre los asistentes y desató el caos. Miembros encapuchados de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) irrumpieron en una conferencia y dieron cinco minutos al público para desalojar el auditorio. Protestaban por la desaparición de los 43 estudiantes de magisterio de Ayotzinapa. Afuera, un automóvil de policía ardía en llamas y algunos hombres, también enmascarados, rompían los vidrios. El acto empresarial fue cancelado.

Las violentas protestas en Guerrero han desbordado la paciencia de las patronales mexicanas. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) ha pedido en los últimos días el cese de la violencia en las manifestaciones. Su presidente, Gerardo Gutiérrez Candiani, ha denunciado que grupos sindicales y políticos convocan a este tipo de protestas que atentan contra lo derechos de otros ciudadanos. “No hay justificación para delitos que están cometiendo grupos cuyo actuar demuestra que su vandalismo persigue otros fines”, ha señalado Gutiérrez Candiani en un vídeo publicado en la web de la patronal.

Desde la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en septiembre de 2014, algunos manifestantes han pasado de la denuncia y la protesta a la toma de casetas de peaje, robo de unidades de transporte de pasajeros y carga, así como la invasión y quema de edificios públicos. La irrupción en el foro empresarial el 15 de enero fue la primera agresión pública a los agremiados de la patronal, sin embargo, Gutiérrez Candiani asegura que los mismos grupos que participan en estas protestas han extorsionado a empresarios del Estado de Guerrero.

Algunos manifestantes han pasado de la denuncia y la protesta a la toma de casetas de peaje, robo de unidades de transporte de pasajeros y carga

Los empresarios han llevado su denuncia a los principales diarios mexicanos, donde han desplegado un mensaje que exige a todos los poderes del Gobierno mexicano acciones para evitar una escalada en la violencia. “La exigencia de los empresarios y de la gran mayoría de millones de mexicanos es muy clara y contundente: Que se garantice la seguridad y los derechos de los ciudadanos y que se aplique la ley”, se lee en el comunicado de la patronal, que también advierte de que los grupos violentos han amenazado con sabotear las elecciones intermedias que se celebrarán en México el próximo 7 junio.

El CCE ha aprovechado su pronunciamiento para insistir en la creación de un sistema integral contra la corrupción, que está en manos del Congreso mexicano y que ha sido postergado en la agenda de los legisladores. Desde la desaparición de los estudiantes, la patronal ha insistido en ajustar los castigos para los funcionarios que participen en actos de corrupción. “No queremos más personajes corruptos”, ha expresado Gutiérrez Candiani. De cara a las elecciones, la patronal también se ha manifestado en contra de los políticos conocidos como ‘chapulines’, que abandonan sus cargos antes de que su periodo termine, para postularse como candidatos.