Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El régimen sirio intensifica su ofensiva sobre zonas rebeldes y mata 37 civiles

El régimen de El Asad efectúa 500 ataques en las últimas 72 horas contra zonas rebeldes

Un hombre inspecciona el agujero que ha dejado un ataque aéreo del régimen sirio en Idlib.
Un hombre inspecciona el agujero que ha dejado un ataque aéreo del régimen sirio en Idlib. REUTERS

Los bombardeos del Ejército sirio dejaban ayer más de 45 muertos —al menos 37 de ellos civiles— y 175 heridos en seis ataques aéreos, según datos del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) con sede en Londres. Los ataques se produjeron sobre las localidades de Al Bab y Qabaseen , a 42 kilómetros al noreste de la ciudad de Alepo. En los últimos tres días, el régimen de Bachar el Asad ha intensificado su ofensiva contra los insurgentes en diversas zonas del país —la periferia de Damasco, Homs, Hama, Hasaka, Idlib, Raqqa y Deir al Zor— bajo el control de la miríada de grupos opositores y de los yihadistas radicales del Estado Islámico (EI).

Las localidades de Al Bab y Qabaseen han sufrido numerosos ataque aéreos desde que en julio de 2012 el Ejército Libre Sirio arrebatara el control al régimen. En enero de 2014, tras luchas internas entre los diferentes grupos rebeldes, el Estados Islámico se hacia con ambas ciudades.

Yousef al Saadi, voluntario para una ONG local desde Qabaseen, aseguraba al diario libanés Daily Star que los ataques de la aviación siria se dirigían contra zonas habitadas por civiles. “No había grupos armados en el mercado. Era gente pobra intentando sobrevivir. ¿Por qué quiere matarnos El Asad?”, lamentaba.

El OSDH contabiliza cerca de 500 ataques en las últimas 72 horas en las zonas rebeldes, en los que la aviación siria ha lanzado 207 barriles bomba que han matado a 115 civiles, 26 de ellos niños. Hay 420, según el Observatorio. Con los ataques, el régimen sirio “pretende mejorar su situación sobre el terreno para así ganar peso en futuras negociaciones políticas”, declaraba a la agencia Reuters, Rami Abdul Rahman, director del OSDH.

Negociaciones que se encuentran en punto muerto en un conflicto enquistado que entra en su cuarto año. En él más de 200.000 personas han perdido la vida. Además, la mitad de los 23 millones de sirios ha tenido que abandonar sus hogares.

Ante la parálisis política, los ataques aéreos tanto de la aviación siria como de la coalición liderada por Estados Unidos contra bastiones del Estado Islámico y del Frente Al Nusra prosiguen. El Observatorio sirio asegura que en los tres meses trascurridos desde que se iniciaran los ataques, la coalición ha matado a más de mil yihadistas y a 50 civiles.