Boko Haram secuestra a un centenar de personas en un pueblo de Nigeria

La secta radical islamista de Nigeria ataca una localidad del noreste

Captura de un vídeo de la secta islamista radical Boko Haram grabado el pasado julio.
Captura de un vídeo de la secta islamista radical Boko Haram grabado el pasado julio. AFP

El ataque llevado a cabo por la secta radical islamista Boko Haram el pasado domingo se habría saldado con 35 muertos y el secuestro de 172 mujeres y niños en la localidad de Gumskiri, una remota ciudad del noreste de Nigeria, según el testimonio de varios residentes.

El grupo, que desde abril tiene en su poder a unas 200 estudiantes raptadas en un pueblo cercano al de este último ataque, todavía no ha reivindicado el acto terrorista. Sin embargo, un superviviente del ataque ha asegurado a la BBC que los atacantes eran milicianos de Boko Haram. Funcionarios gubernamentales basados en la zona, citados por la cadena británica, aseguran también que los agresores pertenecen a la milicia radical.

Aunque el ataque se produjo el domingo, las noticias solo se han empezado a conocer hoy jueves, cuando los supervivientes han comenzado a Maiduguri, una de las ciudades cercanas a Gumskiri. Varios vecinos de este pueblo han relatado que los milicianos asaltaron la zona del mercado del pueblo y prendieron fuego a las tiendas y a más de 50 casas.

Al parecer, los milicianos atacaron primero, el miércoles la ciudad de Amchide (en la frontera con Camerún), y llegaron cuatro días después a Gumskiri, algunos en dos camiones y otros a pie. El Ejército de Camerún –que asegura que ha matado a 116 milicianos que habían atacado una de sus bases— ha reconocido hoy que los vehículos de su batallón de élite fueron capturados en una emboscada el miércoles. Un soldado murió y otro está desaparecido.

Un vecino que no presenció el ataque pero que es del pueblo y se encuentra ahora allí visitando a su familia dijo a Reuters que los milicianos asaltaron la ciudad con fusiles AK-47 y armas automáticas. Un oficial aseguró a la agencia France Presse que el grupo de vigilantes (al parecer no profesionales) que sí habían protegido la zona de ataques anteriores fueron, esta vez, emboscados.

“Reunieron a las personas y mataron a tiros a una treintena. Después, se llevaron a más mujeres y niños en dos camionetas”, aseguró el vecino. El superviviente del ataque que ha hablado con la BBC (que ha verificado su testimonio) relató que tras el ataque regresó al pueblo y ayudó a enterrar 33 cuerpos. Aseguró que había ido casa por casa para determinar cuántas personas habían desaparecido.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Más de 2.000 personas han muerto en ataque similares este año, la mayoría en el estado de Borno (cerca de la frontera con Camerún), que es el bastión histórico de Boko Haram --cuyo nombre en lengua hausa se puede traducir por “la educación no islámica es pecado”--.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS