Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La acción por el planeta, rumbo a París

La cumbre de 2015 tiene que alcanzar un acuerdo que sirva para sustituir al de Kioto

El muro de los deseos de los asistentes a la cumbre de Lima.
El muro de los deseos de los asistentes a la cumbre de Lima. AFP

La esperanza que despierta la cumbre del clima de París del próximo año nació de un fracaso. Los casi 200 países que se reúnen anualmente en alguna ciudad del planeta para hablar de cambio climático intentaron sin éxito acordar un nuevo pacto para reducir el calentamiento global en Copenhague en 2009. Tras esa cita, la última a la que acudieron todos los líderes políticos mundiales, se decidió que se volvería a intentar en 2015, esta vez para no fallar.

Los problemas para alcanzar acuerdos en la Cumbre de Lima, que este domingo cerró sus puertas, han puesto sobre la mesa el tamaño del objetivo. Los desencuentros entre los 196 países presentes en Perú han dejado un acuerdo de mínimos que obliga a seguir trabajando todo el año que viene para desatascar los asuntos que podrían hacer naufragar la cita francesa.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, que asumirá la presidencia de la Conferencia de las Partes (COP) de la ONU el próximo noviembre, anunció este domingo que existe una agenda Lima-París que arrancará en enero en Davos y que incluirá varias reuniones a lo largo del año.

Fabius ya explicó en agosto que su intención era que la cumbre logre el compromiso de todos los países para reducir emisiones, avance en la capitalización del fondo de ayudas de los países ricos a los menos desarrollados -conocido como Fondo Verde-, estudie la posibilidad de poner un precio al carbono y logre arrancar un pacto global contra el cambio climático que sea vinculante. Esta última intención será sin duda una de las grandes batallas, ya que tanto China como Estados Unidos, los dos países más contaminantes del mundo, se niegan a que el pacto sea obligatorio.

En su camino a París, los casi 200 países de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático deberán informar a la ONU de sus acciones para la reducción de emisiones antes de octubre. Luego será Naciones Unidas, en el mes de noviembre, quien presentará un informe para evaluar el alcance total del compromiso asumido entre todos y ver si responde a las exigencias necesarias para lograr la meta de que el calentamiento global se mantenga por debajo de los dos grados.

Más información