Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el ex primer ministro portugués Sócrates por corrupción

El socialista ha sido arrestado por fraude, blanqueo de capitales, corrupción y falsificación de documentos

El ex primer ministro socialista de Portugal José Sócrates fue detenido en la noche del viernes por su presunta vinculación en un caso de fraude fiscal, blanqueo de capitales, falsificación documental  y corrupción, según ha comunicado la Fiscalía General de la República.

Los problemas del anterior primer ministro con la justicia fueron desvelados por la revista Sábado en julio pasado en relación con la operación Montebranco, también por blanqueo de capitales. En esa operación fue detenido y llevado a declarar Ricardo Salgado,máximo responsable de los negocios de los Espírito Santo. Sin embargo, la fiscalía general desmintió entonces que estuviera investigando a Sócrates. Por eso, ahora en su comunicado, aclara que su detención nada tiene que ver con la operación de julio, y que la investigación trata de "operaciones bancarias, movimientos y transferencias de dinero sin justificación conocida y legalmente admisible".

Es la primera vez en la historia de Portugal que se detiene a un ex primer ministro de la República. Junto a él han sido detenidos Carlos Santos Silva (administrador del grupo de construcciones Lena y amigo de Sócrates), Gonzalo Ferreira (abogado en Proengel, otra empresa constructora de Santos Silva) y su conductor Joao Perna, según información oficial.

Sócrates gobernó con mayoría absoluta desde 2005. Disfrutó del boom de la economía, pero cayó con su explosión y crisis en 2011, nada más firmar la llegada de la troika -representantes del Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea- con el fin de recibir unos 80.000 millones de euros para el rescate del país. Según las autoras del libro El último banquero, Sócrates solo consultó con una persona la conveniencia de llamar a la troika: al mandamás de Espírito Santo, Ricardo Salgado.

Siendo primer ministro, Sócrates aprobó la regularización fiscal de capitales y él se trajo de Suiza 20 millones de euros, que depositó en el banco de su amigo Espírito Santo a través de un testaferro

Los mejores años de Sócrates también fueron los del grupo Espírito Santo y los del propio banco, el BES. Con nadie se entendió mejor Salgado que con el socialista Sócrates y no es la primera vez que al ex primer ministro se le relaciona con diversas investigaciones, aunque nunca se llegaron a confirmar.

Cuando el 31 de julio, la revista Sábado desveló su implicación en la operación Montebranco junto a Salgado, Sócrates lo desmintió absoluta y tranquilamente, porque quien nada tiene nada tiene que temer, dijo entonces. Las investigaciones se centraban en su piso de París, que él dijo que era fruto de una herencia familiar al igual que sus pisos en Lisboa. Comentarista desde hace dos años en la televisión pública RTP, allí declaraba ufano: "Tengo una sola cuenta bancaria hace más de 25 años; nunca tuve acciones ni cuentas en el extranjero. Lo primero que hice cuando salí del Gobierno fue pedir un crédito a mi banco".

El semanario Sol (de propiedad angoleña), que fue quien reveló la noticia, señala que Sócrates ya tenía en 2010 -siendo primer ministro- una fortuna de 20 millones de euros en el banco suizo UBS, que trajo para Portugal en ese año, al abrigo del Régimen Extraordinario de Regularización Tributaria que su propio Gobierno planeó en dos ocasiones. Ese dinero llegó a través de una empresa offshore de su amigo ahora también arrestado, Santos Silva. Con esa autoregularización, Sócrates solo pagó el 5% de impuestos. El dinero se quedó depositado en el BES, a nombre siempre de Santos Silva, testaferro para todo, que luego se lo pasaba a Sócrates.

Plaga de corrupción sobre Portugal

  • Julio de 2014. Ricardo Salgado, expresidente ejecutivo del Banco Espírito Santo, es detenido en la Operación Monte Branco acusado de blanqueo de capitales con la sociedad suiza Akoya.
  • Agosto. El Banco de Portugal interviene el Banco Espírito Santo para evitar su quiebra. Sus pérdidas, 3.577 millones de euros en seis meses, arrastran a otro pilar del país, Portugal Telecom.
  • Septiembre. Tras tres años, la justicia condena a 34 personas por una red de blanqueo y corrupción desmontada en la Operación Face Oculta. El ministro de Sócrates Armando Vara es condenado a cinco años.
  • Noviembre. En la Operación Laberinto se descubre una red de visados. Entre los detenidos están el director de Extranjería y otros altos funcionarios, además de socios de un despacho del ministro del Interior, Miguel Macedo, que dimite.

Sol aún va más allá, pues dice que esa era ya la segunda regularización de Sócrates. La primera fue de solo medio millón de euros, también a través de Santos Silva, amigo de su pueblo de Colvinha, y el factótum de todas sus operaciones inmobiliarias. Santos le compró tres casas a la madre de Sócrates, que de esta forma tenía dinero blanqueado y justificado a falta de otros ingresos.

 

La Fiscalía General de la República aclaró a media tarde que la detención de Sócrates tiene que ver con una comunicación bancaria "efectuada al Departamento Central de Investigación y Acción Penal (DCIAP) en cumplimiento de la ley de prevención y represión del blanqueamiento de capitales".

A primeras horas de la tarde, Sócrates fue llevado a su domicilio, en el exclusivo edificio Heron Castilho, para que fuera testigo de la inspección de documentos realizada por inspectores juidicales. Hacia las 16.45 fue conducido ante el juez Carlos Aleixandre, donde prestó declaración hasta las 22.30 de la noche. Otra vez en un coche con cristales oscurecidos, fue trasladado a dependencias policiales, donde pasará la noche, lo que indica que el domingo continuará su declaración.

Este caso se produce en Portugal una semana después de la Operación Laberinto, el caso de la visas oro que se conceden a los extranjeros extracomunitarios que invierten en el país más de 500.000 euros. Por este caso ha dimitido el ministro del Interior del actual Gobierno Miguel Macedo, aunque recalcó que no tenía nada que ver con el caso. Amigos y subalternos de Macedo sí que estaban implicados y detenidos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >