Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE endurece el tono con Israel y se ofrece a mediar en un plan de paz

Los Veintiocho aplicarán “medidas adicionales” para defender los dos Estados

Mogherini habla sobre el posible reconocimiento del Estado Palestino por parte de Europa

El tiempo para hacer viable la creación de un Estado palestino junto al israelí se está agotando. Con este convencimiento, la Unión Europea se ofreció este lunes para desempeñar “un papel principal” en la búsqueda de una solución negociada al conflicto israelo-palestino. Los ministros de Exteriores comunitarios endurecieron el tono con Israel al recordarle que su política de asentamientos es ilegal. Y le advirtieron de que están “dispuestos a aplicar medidas adicionales para defender la viabilidad de la solución de dos Estados”, según las conclusiones acordadas en la reunión celebrada en Bruselas.

El reconocimiento de Palestina como Estado por parte de Suecia y las iniciativas que han promovido otros países para que sus Gobiernos sigan el mismo camino —el Parlamento británico y el Senado irlandés han aprobado resoluciones recientemente; el Congreso español prevé hacerlo este martes y el francés en breve— revelan una mayor voluntad de la UE de implicarse en este proceso. “El reconocimiento de Palestina es una decisión de cada Estado, pero queremos empezar a dar respuestas comunes y a ir acordes con lo que los Estados decidan”, aseguró la alta representante para la Política Exterior, Federica Mogherini, en conferencia de prensa.

Mucho más explícito, el ministro español, José Manuel García-Margallo, concluyó que, de continuar la política israelí de asentamientos, “la solución de dos Estados sería físicamente inviable porque partiría a Cisjordania en dos”. La UE apoya un nuevo proceso de paz y esgrime su potencial para desempeñar un papel de facilitador: es el primer socio comercial de Israel y el primer donante de ayuda a Palestina. “El proceso de paz es ahora más urgente y necesario que antes”, subrayó Margallo.

Europa respalda la reanudación de unas negociaciones de paz que se frustraron por última vez en abril de este año. El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, mantuvo la semana pasada contactos preliminares para retomarlas. Es en ese marco donde el club comunitario busca ahora un mayor protagonismo. “No existe unanimidad en el reconocimiento de Palestina, pero hay acuerdo en trabajar intensamente en un proceso de paz”, explicó el secretario de Estado francés de Asuntos Exteriores, Harlem Désir.

Con un mensaje mucho más rotundo que en otros documentos del Consejo Europeo de Exteriores, los ministros esgrimieron un elemento de presión que inquieta a Israel. Se trata de los intercambios comerciales que afectan a los territorios ocupados. La UE ha reforzado el control de los productos israelíes para no aplicar a los bienes provenientes de asentamientos los beneficios comerciales que rigen entre los Estados comunitarios e Israel. De esa forma le recuerda al Gobierno de Benjamín Netanyahu que esos territorios no forman parte de Israel para la comunidad internacional.

Tanto Mogherini como otros ministros consultados negaron que exista un informe comunitario que detalle posibles represalias diplomáticas y comerciales contra Israel por su política de asentamientos, tal como ha publicado estos días el diario israelí Haaretz. En todo caso, Bruselas lleva meses intensificando las medidas de control comercial y mostrando mayor dureza contra la construcción de nuevos asentamientos, a la que “la UE se opone firmemente”. El comunicado enumera los más recientes e insta al Ejecutivo de Netanyahu a “dar marcha atrás a estas decisiones que contravienen las normas internacionales y amenazan directamente la solución de los dos Estados”, pues si las colonias se extienden será imposible deslindar los territorios israelíes de los palestinos para crear los dos Estados.

El de este lunes fue el primer encuentro presidido por Mogherini, que ha relevado en el cargo a la anterior jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton. El conflicto árabe-israelí dominó la jornada pocos días después de que Mogherini concluyera su primer viaje oficial como alta representante a Israel y los territorios palestinos. Antes, la exministra italiana había asegurado, en una entrevista con EL PAÍS y otros cinco diarios europeos, que aspiraba a contar con un Estado palestino durante su mandato.

Más información