Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ucrania denuncia la entrada de una columna de tanques y camiones rusos

Kiev exige a los ucranios pasaportes para entrar en la zona de conflicto

Una columna de tanques separatistas prorrusos transita junto a la ciudad de Krasnyi, en Lugansk.
Una columna de tanques separatistas prorrusos transita junto a la ciudad de Krasnyi, en Lugansk. AFP

El Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania afirmó este viernes que una columna rusa formada por 32 tanques y 30 camiones con soldados y equipamiento militar ha cruzado la frontera y se ha dirigido hacia Lugansk. “Ayer [por el jueves] hemos registrado el traslado de un equipo militar desde el territorio de Rusia hacia la ciudad Krasny Luch, en la región de Lugansk. El envío consiste en 32 tanques, 16 obuses de tipo D-30 y 30 camiones de tipo KamAZ con munición y soldados”, informó en una rueda de prensa Andrey Lysenko, portavoz del Consejo. Además, según Lysenko, una columna de camiones con tres estaciones móviles de radar entraron en Ucrania por el paso fronterizo de Izvarino.

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, ha advertido tras conversar telefónicamente con la canciller alemana Angela Merkel de una posible escalada en el conflicto por las "significativas" violaciones del alto el fuego —los denominados "acuerdos de Minsk" del 5 de septiembre— que se comprometieron a respetar tanto el Gobierno central como los separatistas prorrusos de Donetsk y Lugansk.

Asimismo, la OTAN ha detectado un aumento de tropas y equipos militares rusos en la frontera con Ucrania e investiga la posible entrada de carros de combate, sistemas de artillería y combatientes denunciada por Ucrania, según un portavoz de la Alianza.

"Estamos al tanto de las informaciones de tropas y tanques rusos cruzando la frontera entre Ucrania y Rusia y las estamos analizando", ha dicho esta fuente, que no ha querido revelar su identidad. En cualquier caso, sí ha confirmado un "reciente incremento" de la presencia militar rusa en la zona, aunque no es la primera vez que la Alianza formula este tipo de denuncias.

El Ministerio de Defensa ruso desmintió las acusaciones de violar la frontera. “Estas declaraciones se hicieron con referencia a ciertos “mensajes”, sin presentar pruebas reales. Se basan en “argumentación” en forma de rumores procedentes de las redes sociales”, comenta el Ministerio en una nota de prensa.

Mientras tanto la situación en la zona de conflicto sigue siendo muy tensa al reanudarse los combates entre los separatistas y las fuerzas gubernamentales ucranias. Tras la muerte, el miércoles, de dos adolescentes mientras hacían deporte en una cancha en Donetsk, este jueves han perdido la vida 5 soldados ucranios y otros 16 resultaron heridos. Las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk han acusado a Kiev de violar la tregua más de 20 veces en las últimas 24 horas.

Pasaportes para viajar al Este

El Servicio Estatal de Fronteras de Ucrania exige desde este jueves a cualquier ciudadano ucranio su pasaporte u otro documento de identidad para entrar o salir de la zona del conflicto, en el este del país. Los extranjeros tendrán que presentar su pasaporte con el visado vigente. Sólo se podrá entrar o salir del este a través de los puntos de control. Los extranjeros o apátridas que hayan entrado en territorio de Ucrania por las regiones de Donetsk y Lugansk, no podrán salir de la zona. Los que violen ese régimen serán dirigidos a puntos de filtración para aclarar el propósito de su estancia en la zona.

Kiev considera estas medidas extraordinarias parte del plan de paz del presidente para reforzar el control a lo largo de la línea de conflicto. “Esto es necesario para proteger a las personas que viven en el territorio que se encuentra bajo nuestro control de la penetración desde los territorios que no controlamos de elementos criminales, armas u otros objetos prohibidos. En ningún caso se trata del traslado de la frontera, son medidas estrictamente de seguridad interna”, explicó a la agencia RIA Novosti Oleg Slobodián, representante del Servicio de Fronteras de Ucrania.

Según Slobodián, no se trata de nuevas medidas, porque ese tipo de control ya se realizaba en el perímetro de la zona de conflicto. “Revisamos los documentos de los ciudadanos que vienen de la zona de combates y registramos los vehículos. Ya lo hacíamos, sólo hemos resumido la información y la publicamos para explicar el sistema”, precisó.

El jueves en Novoasovsk (sur de Ucrania) las delegaciones de Kiev y las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk (RPD y RPL, respectivamente) empezaron bajo los auspicios del representante de la OSCE una ronda de negociaciones sobre el control de la frontera entre Ucrania y Rusia y la línea de demarcación. “Las discusiones sobre el tema del control de la frontera sólo han empezado. Nuestra tarea, según el protocolo, consiste en inspeccionar lo que está pasando aquí”, explicó a la prensa Aleksander Hug, vicejefe de la misión de la OSCE en Ucrania.

A finales de octubre las milicias prorrusas se negaron ceder a Kiev el control sobre la frontera con Rusia hasta que terminase el conflicto del este, insistiendo en que la zona sea controlada por observadores internacionales.