Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de adolescentes secuestrados por Boko Haram en Nigeria

El grupo terrorista islamista ha matado además a 17 personas en ataques al norte del país

Una manifestación en Lagos (Nigeria) a finales de mayo, para exigir la liberación de las 200 chicas secuestradas en abril por Boko Haram.  Afolabi Sotunde (REUTERS)
Una manifestación en Lagos (Nigeria) a finales de mayo, para exigir la liberación de las 200 chicas secuestradas en abril por Boko Haram. / Afolabi Sotunde (REUTERS)

Al menos 17 personas han muerto y unos 30 adolescentes han sido secuestrados este fin de semana durante varios ataques de la milicia islamista Boko Haram en Mafa, en el estado de Borno (noroeste de Nigeria). El mismo estado –bastión histórico del grupo terrorista— donde el pasado abril fueron raptadas unas 200 chicas que aún permanecen en poder de la milicia. A pesar del acuerdo de alto el fuego con Boko Haram anunciado hace unos días por el Gobierno nigeriano, se siguen produciendo asesinatos y raptos. Además, la milicia islamista se ha adentrado también en el vecino Camerún, donde se han registrado choques con muertos entre la milicia y las fuerzas camerunesas.

"Los insurgentes (…) han secuestrado a varios adolescentes, chicos y chicas, en nuestra región. Han cogido a todos los chicos de 13 años y más (…) y a todas las niñas de 11 y más. Según nuestras informaciones, 30 adolescentes han sido secuestrados en los últimos días”, ha declarado Alhaji Shettima Maina, responsable de la ciudad de Mafa a unos 50 kilómetros de Maiduguri, capital del estado de Borno, a los periodistas. Otro dirigente local, Mallam Ashiekh Mustapha, ha hecho aportado los mismos datos. Además, los dos responsables han asegurado que al menos 17 personas han muerto estos días durante el ataque a la ciudad vecina de Ndongo.

Numerosos habitantes de la ciudad de Mafa han huido, a causa de los ataques islamistas, sgún aseguraron varios vecinos a France Presse. Tienen miedo, aseguran de ser asesinados o de perder a sus hijos. El jefe local ha asegurado que había pedido ayuda al Gobierno federal hace días, pero que por el momento no había recibido ningún apoyo

La semana pasada, unas 60 mujeres y chicas fueron secuestradas en Wagga y Gwarta, dos ciudades del Estado de Borno, próximos a Chibok. Fue en esta última localidad donde, el pasado mes de abril, Boko Haram secuestró a las 200 chicas. Un rapto que ha provocado una gran movilización internacional y ha dirigido todas las miradas hacia Nigeria --el país más poblado de África y primera potencia económica del continente-- muy tocado por la violencia.

El Gobierno nigeriano y el Ejército anunciaron hace unos días que se había alcanzado un alto el fuego con Boko Haram, cuya insurgencia se ha cobrado más de 10.000 muertos en cinco años. La tregua, según las autoridades, preveía también la liberación de las jóvenes secuestradas a las que el jefe de los insurgentes había amenazado con vender como esclavas a las jóvenes y casar a la fuerza.

Más al norte pero también en el estado de Borno, los combates se han endurecido. Mientras Boko Haram -- cuyo nombre en lengua hausa se puede traducir por “la educación no islámica es pecado”-- ha cosechado algunos éxitos en el norte, su bastión histórico, el Ejército aseguró haber recuperado durante el fin de semana el control de Abadam, que había caído en manos de los islamistas el 17 de octubre.

El ministerio de Defensa de Camerún ha anunciado este domingo que el viernes respondió a tres incursiones en su territorio, al norte, fronterizo con el Estado de Borno. Varios islamistas habrían muerto en los choques con la armada camerunesa, según el Gobierno.

Más información