El alcalde de Nueva York dice que el riesgo de contagio de ébola es nulo

Bill De Blasio afirma que la ciudad cuenta con el mejor sistema sanitario del mundo

Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, hoy en conferencia de prensa.
Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, hoy en conferencia de prensa.KENA BETANCUR / AFP

Todo bajo control. Nada al azar. Los protocolos de seguridad, activados. Nueva York tiene el mejor sistema de salud del mundo y ningún ciudadano está en riesgo. Con rotundidad y solemnidad, las autoridades políticas y sanitarias de Nueva York lanzaron un mensaje de calma a los ocho millones de habitantes en las 24 horas posteriores al primer contagio de ébola en la ciudad.

La situación del doctor Craig Spencer, infectado por el virus tras trabajar en septiembre en Guinea, uno de los países afectados por la epidemia, es estable dentro de la gravedad, según explicó al alcalde, Bill de Blasio. Los médicos informaron que el enfermo ni ha vomitado ni ha tenido diarreas, lo que reduce el riesgo de contagio. Tras la salvación del médico, la prioridad de los responsables del operativo de emergencia es localizar y aislar, si fuera preciso, a las personas que hayan estado en contacto directo o íntimo con él. La tarea se antoja complicada en un entorno tan masificado.

Más información

“No hay ningún motivo para la alarma. El ébola sólo se transmite con contacto directo con los fluidos del enfermo. No hay razón para que los neoyorquinos cambien sus hábitos. Tenemos el mejor sistema de salud del mundo y estamos capacitados para combatir al virus”, declaró De Blasio, rodeado de los responsables médicos de la ciudad, entre ellos Mary Travis Bassett, jefa del Departamento de Salud. Para predicar con el ejemplo, tanto el regidor como el Gobernador Andrew Cuomo viajaron ayer en el Metro y se hicieron fotos con los pasajeros.

El alcalde, pese a todo, pidió algo a sus ciudadanos: “Si alguien tiene fiebre o algún otro síntoma y ha viajado en los últimos 21 días a alguna de las zonas afectadas, por favor que llame sin dilación a los servicios de emergencia”. El regidor, temeroso de que la temporada de gripe colapse los servicios de urgencia de los hospitales, también pidió a los ciudadanos que se vacunen.

De Blasio solicitó a la población inmigrante que no tenga miedo de ir al médico si alguna persona cree tener los síntomas de la enfermedad, un llamamiento que hizo extensivo a quienes no dispongan de seguro médico. “Se les atenderá a todos, sea cual sea su situación legal”, reiteró.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí
Nueva York tiene el mejor sistema de salud del mundo y ningún ciudadano está en riesgo" Bill De Blasio, alcalde de Nueva York

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró, tras hablar con el alcalde de Nueva York y con el Gobernador del Estado, Andrew Cuomo, que la ciudad se ha preparado "exhaustivamente" para afrontar el primer caso de ébola. Obama ofreció ayuda federal adicional.

Craig Spencer, un médico estadounidense de 33 años que había viajado a Guinea con Médicos sin Fronteras, dio positivo el jueves en las primeras pruebas que le fueron practicadas en el hospital Bellevue de Manhattan. Spencer volvió a Nueva York el pasado 17 de octubre. Regresó a través del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, uno de los cinco de todo el país que están aplicando un dispositivo de control contra el ébola. Allí superó sin problemas las pruebas de temperatura a que fue sometido. “El doctor superó todos y cada uno de los controles sin que se le detectara fiebre o cualquier otro síntoma”, explicó el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

No hay ningún motivo para la alarma. El ébola sólo se transmite con contacto directo con los fluidos del enfermo" Bill De Blasio, alcalde de Nueva York

Según explicó a las autoridades, Spencer estuvo pendiente de sus síntomas desde que volvió a Nueva York por mera precaución, ya que daba por hecho que había cumplido de forma estricta con todos los protocolos de seguridad. En su portal en Facebook, colocó una foto el 18 de septiembre en la que se le ve con el traje completo de aislamiento. Los primeros síntomas comenzaron el jueves por la mañana, con una fiebre elevada y dolores abdominales. El médico fue transportado al hospital Bellevue alrededor de la 1 de la tarde.

Las autoridades sanitarias y de la policía precintaron la casa en Harlem del médico infectado y distribuyeron folletos informativos sobre la enfermedad entre los vecinos. La novia del médico y dos amigos también fueron aislados. De momento, no presentan síntomas de la enfermedad. Antes de notar los primeras síntomas, el médico viajó el miércoles en metro desde el norte de Manhattan hasta Brooklyn, donde estuvo en una bolera. Por la noche regresó a su casa en taxi. La bolera permanecía cerrada este viernes.“En el momento en que se movió por el Metro no había desarrollado la enfermedad. Creemos que las posibilidades de que ahí se produjera un contagio son casi nulas", opinó el jueves por la noche la doctora Travis Bassett. Además de la bolera, otros dos locales de Nueva York (un bar y un restaurante) fueron visitados por Spencer. Todos ellos han sido esterilizados.

Las autoridades sanitarias y de la policía precintaron la casa en Harlem del médico infectado y distribuyeron folletos informativos sobre la enfermedad entre los vecinos

El doctor, miembro del departamento de emergencias del Presbyterian Hospital de la Universidad de Columbia, es el quinto profesional sanitario de Estados Unidos que contrae el ébola trabajando en África Occidental. El doctor Kent Brantly, superviviente de la enfermedad, emitió una nota pública en la que manifestó su preocupación por lo sucedido. “Mis plegarias están con el doctor Spencer, su familia y el equipo que está cuidando de él. Por todo lo que he leído creo que las autoridades de Nueva York han hecho todo lo posible por mantener la situación bajo control”, añadió.

Además de Brantly, desde agosto otros dos estadounidenses han sido repatriados desde Liberia tras confirmase su contagio: la enfermera Nancy Writebol y el camarógrafo de la NBC Ashoka Mukpo. Ambos superaron la enfermedad. Hubo también tres diagnósticos positivos en suelo estadounidense, los tres en Dallas: el liberiano fallecido Thomas Eric Duncan y dos enfermeras que le atendieron. Una de ellas, Amber Vinson, está ya libre del virus; la otra, Nina Pham, ha sido hoy dada de alta del  Instituto Nacional de Salud (NIH) de Maryland (a las afueras de Washington) y era recibida hoy viernes por Barack Obama en la Casa Blanca.

En Nueva York, una ciudad vulnerable por ser la puerta de entrada de la mayoría de los pasajeros procedentes de África Occidental, las autoridades han diseñado estrictas medidas de seguridad entre el personal sanitario. El Estado es uno de los seis que mantendrán estrictos controles de los pasajeros que lleguen de los países afectados por ébola en África Occidental. Los otros son Pensilvania, Maryland, Virginia, Nueva Jersey y Georgia. Los controles de la temperatura y otros síntomas de los viajeros se realizarán a diario durante tres semanas. La peor epidemia de ébola ha matado ya a casi 4.900 personas, aunque estás cifran no reflejan el alcance exacto del mal, según los expertos. Los países más afectados son Liberia, Guinea y Sierra Leona. El jueves se conoció el primer caso en un cuarto país africano, Malí. Se trata de una niña de dos años que llegó con su abuela procedente de la vecina Guinea.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50