Preguntas y respuestas: el factor de la financiación en la campaña electoral

Cada ciclo electoral bate un nuevo récord de recaudación

El senador Rand Paul, posible candidato en 2016, rodeado de los patrocinios de grupos conservadores.
El senador Rand Paul, posible candidato en 2016, rodeado de los patrocinios de grupos conservadores. LUCAS JACKSON (REUTERS)

La financiación de las campañas electorales se ha convertido en uno de los factores de mayor relevancia en las últimas convocatorias, tanto presidenciales como legislativas, por la aparición de grandes grupos de influencia, nuevos métodos de recaudación, y la superación de récords de impensables hace apenas una década. Los métodos empleados por candidatos y partidos políticos están sujetos a duras regulaciones que les obligan, por ejemplo, a revelar el origen de todas las donaciones. Estas son algunas claves en el papel que juega la financiación en las elecciones de noviembre:

¿Cuáles son las normas de financiación?

Las donaciones a partidos políticos y candidatos han sido casi tan protagonistas en las últimas convocatorias electorales como los aspirantes gracias a dos sentencias del Tribunal Supremo. La primera, en 2010, abrió la puerta al gasto ilimitado por parte de grupos políticos y empresas a favor de un candidato. La segunda, a comienzos de este año, modificó la cantidad límite que puede donar una persona a un partido o comité.

La legislación estadounidense establece además que los ciudadanos pueden donar cantidades ilimitadas a los grupos de acción política conocidos como SuperPACs y que funcionan como puente entre el donante -ya sea una persona o una empresa- y el partido político. Hasta este año, los ciudadanos solo podían donar un máximo de 123.200 dólares, por lo que debían repartir las donaciones entre varios candidatos. El Supremo, en otra decisión controvertida, dictaminó que ese es el máximo que se puede entregar a un solo candidato, pero los donantes pueden dar esa cantidad a tantas campañas distintas como quieran.

Más información
Los demócratas llegan rezagados a las legislativas pese al repunte económico
Jóvenes, hispanos y progresistas: radiografía de un país nuevo
La revolución electoral del ‘big data’ se extiende en Estados Unidos

Ambas decisiones despertaron duras críticas en favor de la separación entre los intereses de estas empresas y grandes donantes de la política. La creación de numerosos y poderosos superPACs, alegan sus detractores, dificulta cada vez más la identificación de qué relación existe entre un político y sus donantes, así como el verdadero origen del dinero.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
¿Las cuentas de los partidos son transparentes?

Todos los candidatos y grupos políticos estadounidenses deben entregar periódicamente los datos sobre su financiación a la Comisión Electoral Federal. Candidatos y ciudadanos saben así quién financió qué campaña, quién gasto qué cantidad en cuántos anuncios en contra de un aspirante en concreto o cómo variaron esas donaciones según avanzaba su apuesta electoral. A pesar de este obligado nivel de transparencia, la aparición de los superPACs hace cuatro años aumentó el número de grupos que pueden ejercer su influencia entre el primer donante y el candidato al que apoyan, sin que ninguno de los dos tenga control alguno sobre la inversión de ese dinero.

Durante las tres últimas semanas antes de una convocatoria electoral, por ejemplo, los comités electorales de cada candidato deben enviar informes de donaciones de más de 1.000 dólares en un plazo de 48 horas después de recibirlo. Sin embargo, según denunció el diario The Washington Post, la presencia de los superPACs hace imposible seguir uno de cada cinco dólares invertidos en campañas electorales hasta su donante original.

¿Qué partido está gastando más dinero?

En las elecciones del 4 de noviembre se renueva un tercio del Senado (actualmente con mayoría demócrata) y la totalidad de la Cámara de Representantes (con mayoría republicana), al margen de escoger a los gobernadores y alcaldes de decenas de estados y ciudades. De momento, los candidatos republicanos a la Cámara de Representantes y al Senado han recaudado más que sus equivalentes demócratas: 745 millones de dólares contra 604, según los últimos datos oficiales, de este martes, recopilados por el Center for Responsive Politics (CRP), un centro de investigación independiente con sede en Washington.

A falta de dos semanas para los comicios, las cifras son inferiores a las de las elecciones legislativas de 2012 y 2010, pero todo apunta a que se superarán esas marcas. En 2012 los candidatos a la Cámara de Representantes y al Senado recaudaron 992 millones de dólares en el Partido Republicano y 788 en el Demócrata. En 2010, las cantidades ascendieron respectivamente a 981 y 825 millones.

Como en ciclos anteriores, en la campaña de las elecciones de este año el dinero recaudado es superior en la carrera por la Cámara de Representantes (521 millones de los republicanos y 393 de los demócratas) que en la del Senado (224 millones de los republicanos y 211 de los demócratas). Se trata de una diferencia lógica dado que el número de candidatos a la Cámara es muy superior.

¿En qué estados se está gastando más?

En la carrera por el Senado los estados en que se ha recaudado más dinero por parte de candidatos, superPACs y grupos exteriores son Kentucky (43,5 millones de dólares), Minnesota (31,1), Georgia (27,6), Louisiana (24,8) y Carolina del Norte (23,9), según los últimos datos del CRP. Todos ellos son estados en que la batalla por el Senado entre candidatos republicanos y demócratas está reñida. La mayoría de estudios demoscópicos coinciden en que los republicanos son favoritos en arrebatarle a los demócratas el control del Senado, por lo que el gasto económico puede ser clave en el desenlace final.

En cuanto a la Cámara de Representantes, los datos son un poco menos indicativos dado que el candidato no representa a todo un Estado como en el Senado sino a un distrito concreto. En la campaña de este año, los distritos con mayor recaudación son el número 8 en Ohio (16,8 millones de dólares), el 3 en Nueva Jersey (9,7) el 1 en Wisconsin (9,3), el 6 en Colorado (8,7) y el 33 en California (8,7), de acuerdo con el CRP.

Los expertos demoscópicos también coinciden en que los demócratas no tienen posibilidades de hacerse con el control de la Cámara dada la desmovilización de los jóvenes y las minorías raciales en estos comicios, y factores técnicos como la configuración del voto en los distritos. Aún así, las cifras de gasto electoral permiten visualizar los estados importantes y conocer un poco más el entresijo político. Por ejemplo, el distrito 8 de Ohio -el que más fondos ha recaudado- es en el que se presenta como candidato el actual presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

¿Qué organizaciones y personas donan más dinero?

Nueve de las diez organizaciones que más dinero han donado de cara a las elecciones legislativas apoyan mayoritariamente al Partido Demócrata, según los últimos datos del CRP. La más generosa es Fahr LLC, la consultora controlada por el millonario ambientalista Tom Steyer, que por ahora ha contribuido con 42,8 millones de dólares a los demócratas. No ha hecho ninguna donación a los republicanos.

No sorprenderá, por tanto, que Steyer y su mujer Kathryn Ann copen la cima de la clasificación de donantes individuales, por valor de 42,9 millones de dólares y únicamente dirigidos a los demócratas. El segundo puesto de mayor donante individual lo ocupa el multimillonario Michael Bloomberg, exalcalde de Nueva York, que ha contribuido con 12,2 millones de dólares -el 96% de los cuales a candidatos demócratas- y que aboga por una regulación más estricta de las armas de fuego. Completa el podio, el magnate de la comunicación Fred Eychaner, que solo ha hecho donaciones a los demócratas (7,8 millones) y que es un activo defensor de los derechos de los homosexuales.

Los diez mayores donantes individuales se dividen a partes iguales entre demócratas o republicanos. El contribuidor más generoso a los republicanos es Paul Singer, fundador del fondo de inversión Elliott Capital Management, que es el que lidera la batalla legal contra Argentina por la deuda impagada tras la suspensión de pagos de 2001. Singer ha donado 5,2 millones de dólares en este ciclo electoral, todos ellos al Partido Republicano, según los últimos datos del CRP.

¿Quiénes son los hermanos Koch?

Charles y David Koch son la quinta y sexta persona más rica del mundo (con una fortuna respectiva de unos 51.000 millones de dólares, según la clasificación de millonarios de la agencia Bloomberg). Y son los dos nombres más temidos por cualquier campaña del Partido Demócrata, aunque no aparezcan entre los donantes individuales más generosos, dado que operan a través de un opaco entramado de grupos. Representan lo que organizaciones como ProPublica han denominado “el dinero oscuro”: una trama de empresas, organizaciones y donantes multimillonarios que mueven grandes cantidades de dinero entre unos y otros para favorecer o perjudicar campañas.

Según ProPublica, dos grandes grupos, Freedom Partners y TC4 Trust, repartieron casi 264 millones de dólares en 2012 entre otras 30 organizaciones. Cada una de ellas, a su vez, diversificó los fondos entre grupos más pequeños que después invertían en campañas y candidatos específicos. Las cantidades varían además desde miles de dólares hasta varios millones.

En las elecciones de 2014, los Koch disponen de varios grupos que apoyan a candidatos republicanos. Los más destacados son Americans for Prosperity y Crossroads GPS. El primero ha gastado de momento 125 millones de dólares en apoyar a candidatos en los comicios del 4 de noviembre, mientras el segundo ha recaudado 75 millones pero se desconoce cuánto ha gastado hasta ahora, según los últimos datos del CRP.

¿Qué ha cambiado respecto a las últimas elecciones?

Una de las principales novedades respecto a las elecciones de 2010 -los últimos comicios legislativos que no coinciden con unos presidenciales- es el incremento de las donaciones de las empresas tecnológicas californianas. En un reflejo de este cambio, Google ha superado a Goldman Sachs en donaciones en la campaña de este año (1,43 millones de dólares respecto a 1,4 millones). En 2010, la contribución total de la firma de Internet en las elecciones supuso un tercio de la del banco de inversión.

Este viraje en cuatro años es una consecuencia directa del mayor interés de los gigantes de Silicon Valley por influir en las decisiones políticas que se toman en el Capitolio, en Washington. Aún así, pese al sorpasso de Google, la distancia entre ambos sectores se mantiene. Las firmas tecnológicas han donado cerca de 22 millones de dólares en el ciclo electoral de 2014, muy por debajo de los 121 millones de la banca de inversión de Wall Street, según los últimos datos del CRP.

Mientras en 2010, los demócratas recibieron un 55% de las donaciones de las firmas tecnológicas, ahora se han visto superados por los republicanos (52%). El cambio podría ser fruto de las mayores posibilidades de que los republicanos controlen la Cámara y el Senado, pero también de las promesas republicanas de impulsar una regulación menos rígida. El Capitolio tiene que abordar asuntos de especial interés para Silicon Valley, como cambios fiscales, la ampliación de visados para trabajadores extranjeros altamente cualificados o la reforma de supervisión de las agencias de inteligencia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS