Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los equipos de rescate encuentran otros 11 cadáveres en el Himalaya

Al menos 39 muertos y decenas de montañeros en paradero desconocido tras la tormenta que azotó el techo del mundo

Miembros de los equipos de rescate trasladan a los supervivientes Ampliar foto
Miembros de los equipos de rescate trasladan a los supervivientes AP

Los equipos de rescate de Nepal, provistos de helicópteros, encontraron  este sábado otros 11 cadáveres, nueve de nepalíes y dos japoneses, en Dolpa y el paso Thorung La, lo que elevaría a 39 el número de víctimas en lo que parece la mayor catástrofe en la montana tras la tormenta que desvató la zona el martes. Los socorristas habían logrado llegar este viernes por primera vez precisamente al punto más alto del circuito del Annapurna, el paso Thorung La, en el Himalaya, de donde lograron rescatar a unas 60 personas atrapadas por el temporal de nieve que ha azotado la zona en los últimos días. En total, hay unos 371 supervivientes.

La cifra de 39 muertos es provisional, pero se cree que podría aumentar. Entre las víctimas se encuentran nepalíes, israelíes, canadienses, indios, polacos y eslovacos. Se cree que muchas de las muertes se deben a que salieron de sus refugios e intentaron dejar atrás el Thorung La, con una altitud de 5.416 metros, para escapar de la tormenta, pero que fueron alcanzados por ella y por las avalanchas que causó. La policía de Katmandú dice que aún hay 82 personas en paradero desconocido.

Las televisiones locales reproducen constantemente las imágenes de los equipos de rescate que bajan de las montañas en helicópteros a los cuerpos y a los sobrevivientes, tres de ellos en estado muy grave y muchos con hipotermia y signos de congelación. Los rescatistas utilizan picos y palas para cavar la nieve en busca de rastros humanos.

“Los Himalayas están llenos de montañeros y excursionistas porque octubre es el mejor mes para venir. Normalmente es la temporada del mejor clima y se pueden apreciar las mejores vistas. Pero esto es alta montaña y las condiciones son extremas e impredecibles”, dice Sarbottam Shrestha, dueño de una agencia de viajes que organiza trekkings. Dice que el circuito del Annapurna es de los más populares entre los viajeros por su belleza. La mayoría de las personas que lo hacen no tienen ningún entrenamiento, a pesar del riesgo que significa la altitud.

“Nuestro plan era resguardarnos en una tienda de té, pero cuando la mañana siguiente vimos que estaba despejado decidimos descender”, explicó el israelí Yakov Megreli a los medios nepalíes. Él y dos chicas fueron alcanzados por una avalancha y su guía los condujo entre la nieve hasta que llegaron los equipos de rescate por el lado de Mustang. Megreli dice que tienen suerte, que creyeron que morirían.

Este año ha sido uno de los más mortíferos en el techo del mundo. En abril pasado 16 sherpas murieron a causa de una avalancha en el Everest, en lo que también fue considerado el accidente más letal en el pico más alto del mundo. Desde entonces las críticas contra el Gobierno por la falta de seguridad han aumentado. “El Gobierno cobra 20 dólares por cada permiso para ascender, pero no hace nada por ellos. Debería gastar ese dinero en infraestructura, en sistemas para predecir el clima y en hacer operaciones rápidas y eficientes cuando la gente está en peligro”, aseguró a los medios Keshav Pandey, que coordina el rescate desde la Asociación de Agencias de Trekking de Nepal. Asegura que ha sido el incidente en que más personas han muerto en las montañas de ese país y que ahora la prioridad es rescatar a los sobrevivientes que siguen atrapados. Pandey dice que todavía no está claro el número de desaparecidos.

El primer ministro, Suchil Koirala, lamentó en un comunicado la “extremadamente trágica muerte de personas cuando hay sistemas de predicción de clima disponibles” y aseguro que el Gobierno hará esfuerzos por mantener la información actualizada, especialmente en las zona más vulnerables en las montañas y cerca de los ríos.

A pesar de ser la mejor temporada del año para ascender a los Himalayas, el domingo pasado el ciclón Hudhud, que azotó la costa este de India dejando 24 muertos, cambió repentinamente las condiciones climáticas. Cientos de montañeros y entusiastas del trekking estaban ya en ruta, con muy limitado acceso al teléfono o a Internet para monitorear el clima.

 

Más información