Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La masacre de Kobane indigna a los kurdos alemanes

20.000 manifestantes en Düsseldorf exigen presionar al Gobierno turco

Protesta de kurdos ayer en Düsseldorf.
Protesta de kurdos ayer en Düsseldorf.

“Ya basta. Fin a la guerra y a la aniquilación”. Este era el lema central de la multitudinaria manifestación celebrada ayer en Düsseldorf por la comunidad kurda que vive en Alemania. Cerca de 20.000 personas, según la policía, reclamaron solidaridad con el pueblo kurdo, que está sufriendo los ataques de los yihadistas de Estado Islámico (EI) en las poblaciones sirias cercanas a Turquía. “Somos un pueblo sin Estado. Necesitamos ayuda porque no podemos defendernos por nosotros mismos”, decía una manifestante a las cámaras del canal público ARD. “Hace falta ayuda humanitaria. Y sobre todo apoyo militar para que los kurdos puedan finalmente defenderse porque allí no tienen nada”, añadía otra.

La amenaza yihadista sobre la ciudad kurda de Kobane, en la frontera entre Siria y Turquía, ha elevado la indignación entre el millón de kurdos que vive en Alemania. “Detened la masacre en Kobane” o “Libertad para Kobane” eran algunas de las pancartas visibles en la protesta.

Los manifestantes exigían mayor presión del Gobierno alemán sobre Turquía. Reclaman a Ankara que abra un corredor de seguridad para enviar ayuda humanitaria a los refugiados y armas a los combatientes kurdos. “No queremos una intervención militar de Turquía”, afirmó en declaraciones recogidas por Efe el representante kurdo Gökay Akbulut. “El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan trata de acabar con los kurdos con ayuda del Estado Islámico”, añadió. Ankara ya ha dejado claro esta semana que no va a dirigir una operación ella sola contra los yihadistas, pese a que la caída de la ciudad de Kobane supone tener al EI a las puertas de Turquía.

Los manifestantes también reclaman la liberación de Abdullah Ocalan, líder del Partido de Trabajadores del Kurdistán, organización ilegal en Alemania y contra la que Turquía lucha por considerarla terrorista. “Hoy Kobane. ¿Y mañana...?”, podía leerse en alguna pancarta.

Esta no es la primera protesta en Europa ante el agravamiento del conflicto en las zonas de Irak y Siria en donde actúa el EI, pero sí es de las más numerosas. El pasado jueves un centenar de kurdos en huelga de hambre desde hace dos semanas se concentraron cerca del Parlamento Europeo para pedir apoyo de las instituciones comunitarias frente a la ofensiva de los yihadistas en Kobane. Dos días antes, un centenar de manifestantes había irrumpido a la fuerza en la sede de la Eurocámara en Bruselas para protestar por la pasividad de la Unión Europea ante los ataques terroristas.

La tensión ante las matanzas llevadas a cabo por los yihadistas se ha reflejado en varios enfrentamientos que en los últimos días se han producido en varias ciudades alemanas entre kurdos y militantes islamistas. Las peleas se produjeron tras la celebración de protestas kurdas. En ciudades como Hamburgo, desembocaron en el lanzamiento de piedras y botellas. Una persona requirió de atención hospitalaria al resultar herido en la cabeza.

El ministro alemán del Interior, el democristiano Thomas de Maizière ha reconocido la preocupación por estos incidentes. “Observamos la situación con mucha atención. Aquellos que participen en las peleas tendrán que afrontar una reacción muy dura del Estado”, aseguró en una entrevista publicada en la revisa Focus. Tras mostrar su comprensión por la inquietud y cólera que invade a los kurdos, el ministro alemán ha insistido en que el Estado no tolerará que el derecho a manifestarse desemboque en actos violentos. El presidente del Consejo Central de los Musulmanes en Alemania, Aiman Mazyek, había pedido a los musulmanes que no se dejaran provocar ante las manifestaciones que tuvieran lugar frente a las mezquitas. “Algunos incendiarios que han incitado a los jóvenes en los últimos días tratan de traer la guerra y el odio”, avisó Mazyek el viernes.