Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia advierte de que los ataques en Siria deben tener el apoyo de la ONU

Putin: “Los bombardeos no deben realizarse sin acuerdo del Gobierno sirio”

Putin, en una reunión este martes. Ampliar foto
Putin, en una reunión este martes.

Rusia ha advertido a EE UU y los países participantes en los bombardeos sobre “las posiciones del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria” de que “estas acciones solo pueden acometerse en el marco del derecho internacional”. Así lo manifiesta una declaración del Ministerio de Exteriores ruso difundida este martes, poco después de que el presidente Vladímir Putin conversara por teléfono con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Según el Kremlin, Putin dijo al alto funcionario que los bombardeos “no deben realizarse sin acuerdo del Gobierno sirio”.

En el otoño de 2013, la diplomacia rusa era aplaudida en Occidente por sacar al presidente Barack Obama del callejón sin salida en el que se había metido en su enfrentamiento con el régimen de Bachar el Asad, al convencer al líder sirio para destruir sus arsenales de armas químicas. Un año después el margen de maniobra de Moscú en Siria se ha encogido. La relación del Kremlin con EE UU se ha hecho hostil por la crisis de Ucrania y la anexión de Crimea. Moscú “no puede influir en las operaciones militares de la coalición dirigida por EE UU y no quiere apoyarlas”, afirma el especialista en Oriente Próximo Gueorgui Mirski en la emisora El eco de Moscú. Según Mirski, los esfuerzos de la diplomacia rusa en los últimos meses “deberían haberse dirigido al logro de un acuerdo entre Washington y El Asad que permitiera que la aviación de EE UU bombardeara los objetivos del Estado Islámico en Siria”, lo cual hubiera permitido tener garantías de la ONU y observadores internacionales. Al margen del conflicto sobre ucranio, la “vida continúa y hay que pensar en todo lo restante, incluidas cuáles serán las consecuencias cuando los yihadistas (…) lleguen a nuestras tierras”, señala el experto.

“Enemigos del islam”

“Mirski califica la posición de Rusia de “extraña e incluso lastimosa” y cita a Ramzán Kadyrov, el líder de la república caucásica de Chechenia, que ha calificado a los yihadistas de “enemigos del islam”. Para el Ministerio de Exteriores ruso, respetar el marco del derecho internacional implicaría no solo una “puesta en conocimiento unilateral formal sobre los ataques, sino la existencia de un acuerdo expresado de forma precisa del Gobierno de Siria o bien la correspondiente decisión del Consejo de Seguridad de la ONU”. Según el ministerio que dirige Serguéi Lavrov, “los intentos de resolver conflictos violando la soberanía de los Estados solo incrementarán la tensión y desestabilizarán aún más la situación”.