Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ricardo Lagos: “Falta decisión política”

El expresidente chileno realiza un fuerte diagnóstico de la situación actual del país

Ricardo Lagos, expresidente de Chile.
Ricardo Lagos, expresidente de Chile. EL PAÍS

El expresidente Ricardo Lagos (2000-2006), durante cuyo Gobierno despegó el liderazgo de Michelle Bachelet como ministra de Salud y Defensa, realizó un fuerte diagnóstico de la situación actual del país: “Aquí no hay un problema financiero. Aquí falta decisión política”, señaló recientamente el exmandatario frente a una audiencia compuesta mayoritariamente por empresarios, en el foro de ICARE. Lagos apuntó sus críticas a las dos últimas administraciones en materia de infraestructura, la de la propia Bachelet (2006-2010) y a la de Sebastián Piñera (2010-2014). Y ejemplificó con el transporte: “Teníamos 40 kilómetros de metro en el año 2000 y terminamos con 89 el 2006. Dejamos hechos los hoyos para terminar con los siguientes 20 kilómetros. Pero desde esa época hasta hoy, hay unos cuantos hoyitos hechos. Ocho años perdidos”, indicó el ex jefe de Estado, el primer socialista en llegar a La Moneda después de Salvador Allende.

Lagos instó a impulsar una agenda entre el sector público y el privado y a no descuidar las concesiones, un método que desarrolló con fuerza en su Administración y que permitió un avance fuerte en materia de infraestructura pública. De esa forma, explicó Lagos, se debe concesionar todo lo posible con el objetivo de que el Estado libere recursos para las prioridades sociales. El exmandatario interviene escasamente en las discusiones de coyuntura y su arremetida, en esta ocasión, también tuvo relación con una discusión política que se ha dado en el conglomerado de centroizquierda Nueva Mayoría: hasta dónde es posible inaugurar un nuevo ciclo sin desconocer las obras ejecutadas por la Concertación entre 1990 y 2010. “Se construye sobre los hombros del que lo antecedió”, indicó Lagos.

Las palabras del expresidente incomodaron a La Moneda, que reaccionó después de varias horas a través de su portavoz. No había sido una semana fácil: pocos días antes, el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, había respondido con fuerza a las críticas de Piñera. “Yo le pediría a un expresidente que definió la educación como un bien de consumo, que tenga tino y prudencia y que no se deje llevar por la ansiedad de precandidato presidencial”, indicó.

La propia presidenta esta semana se refirió por primera vez a las críticas de Lagos. En una entrevista con la Televisión Nacional, la mandataria hizo una defensa de la libertad de expresión y señaló que evidentemente la pueden utilizar los expresidentes. Pero también, aunque con sutileza, marcó diferencias con Lagos: “Hay distintas formas de liderazgo y de conducir”. “Yo tengo una manera de tomar las decisiones que es dialogante y participativa. No sólo es importante lo que se construya, sino también saber qué opina la gente. Chile es un país moderno no sólo porque hacemos concesiones y tenemos una infraestructura potente, sino que también modernidad significa que la ciudadanía pueda dar su opinión”, indicó Bachelet.