Un presunto yihadista estadounidense murió en combates en Siria

El Gobierno confirma la muerte de Douglas McCain Según medios norteamericanos, luchaba en las filas del Estado Islámico

Douglas McAuthur McCain en 2008
Douglas McAuthur McCain en 2008Cedida por la oficina del Sherif del condado de Hennepin, Minesota (AP)

La Casa Blanca ha confirmado que un ciudadano estadounidense murió el pasado fin de semana en Siria, adonde viajó presuntamente con la intención de luchar a favor del grupo extremista Estado Islámico (EI).

"Conocíamos la presencia del ciudadano estadounidense Douglas McAuthur McCain en Siria y podemos confirmar su muerte", dijo este martes la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Caitlin Hayden.

Aunque no ratificó abiertamente su presunta afiliación al EI, dio a entender el trasfondo yihadista del fallecido al afirmar en el mismo comunicado que el gobierno de Barack Obama "sigue usando todos los instrumentos a su alcance para impedir y disuadir a individuos de viajar al extranjero para participar en una violenta yihad y en hacer un seguimiento de los que regresan" a EE UU.

La noticia, adelantada por la cadena NBC, parece hacer realidad una vez más uno de los mayores temores de los gobiernos occidentales: la creciente presencia de ciudadanos europeos y norteamericanos luchando en las filas yihadistas.

La prensa ha identificado a McCain como un hombre de 33 años y cantante de rap aficionado, oriundo de Illinois pero que vivía hasta hace poco en San Diego, California. NBC dijo haber visto fotos de su pasaporte y de su cuerpo -con un tatuaje “distintivo” en el cuello- proporcionados por fuentes opositoras en Siria. De acuerdo con la emisora, McCain sería uno de los tres yihadistas extranjeros que murieron durante un combate entre fuerzas del EI y del Ejército de Liberación Sirio el pasado fin de semana en Siria.

La portavoz del Departamento de Estado, Jennifer Psaki, había dicho también este martes que no podía confirmar por el momento si McCain murió combatiendo por el EI, aunque sí reconoció que personal diplomático estaba “en contacto con la familia” y que a ésta se le está proporcionando “toda la ayuda consular posible”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Un tío del fallecido, Ken McCain, explicó a CNN que el Departamento de Estado les notificó la muerte de Douglas el lunes. La emisora, al igual que otros medios, ya afirmaban desde la tarde del martes que fuentes oficiales habían confirmado bajo condición de anonimato que el fallecido combatió con los yihadistas. Su familia sólo dijo conocer que McCain había viajado a Turquía, una vía, por otra parte, habitual para los que tratan de entrar en Siria para unirse a las filas extremistas.

McCain, que proviene de una familia cristiana, se convirtió hace una década al islam. Según las cuentas de Facebook y de Twitter que se le atribuyen, en el último año fue identificándose cada vez más con posiciones islamistas. “Se necesita a un guerrero para comprender a otro guerrero. Rezad por ISIS” (el Estado Islámico), pide en un mensaje que retuiteó en junio desde su cuenta, donde firma como Duale Khalid y en cuyo perfil afirma: “Es el islam sobre todo”. En abril, también colgó en Twitter un enlace a la traducción en inglés del discurso del portavoz del EI Abu Muhammad al Adnani.

Tras conocerse su muerte, una mujer que se identificó como la esposa de McCain pedía este martes a través de la cuenta en Facebook de éste (Duale ThaslaveofAllah, traducible como Duale, el esclavo de Alá) que “lo tengan en sus oraciones”.

Si efectivamente McCain combatió con el EI, no sería el único estadounidense que viaja hasta Siria para unirse a las filas de grupos extremistas islámicos en Oriente Próximo.

A finales de julio, se conoció un vídeo en el que un joven de 22 años que creció en Florida, Moner Mohammad Abusalha, se exhibía amenazando a EE UU y otros países y rompiendo su pasaporte estadounidense: “Infieles, vamos a por vosotros”, proclamaba el joven, afiliado al Frente Nusra y que murió en mayo, en un atentado suicida en el norte de Siria.

El gobierno estadounidense cree que hay al menos “un puñado” de casos de norteamericanos luchando por grupos yihadistas, según dijeron fuentes oficiales a NBC la semana pasada.

Dichas fuentes hablaron con la emisora a raíz de la ejecución del periodista estadounidense James Foley, quien fue brutalmente asesinado por el EI -la misma organización para la que habría luchado McCain- tras permanecer secuestrado durante casi dos años en Siria.

Su presunto verdugo, un hombre que aparece junto a Foley en el vídeo en el que el EI registró su decapitación y que luego amenaza con matar a otro periodista estadounidense, Steven Sotloff, tiene un marcado acento británico, lo que ha llevado a las autoridades de Reino Unido a iniciar una frenética búsqueda de su identidad. Por el momento, las pistas sobre “Jihad John” (John el yihadista), como la prensa británica lo ha apodado, parecen conducir a un joven de 23 años criado cerca de Londres que, al igual que McCain, era un rapero aficionado.

Según AP, el EI tendría en sus manos al menos a un tercer rehén estadounidense. Se trata de una mujer de 26 años que realizaba labores humanitarias en Siria en el momento de su secuestro, el año pasado, confirmó la familia de la joven a la agencia de noticias estadounidense, que no ha revelado su identidad por motivos de seguridad. El EI ha amenazado con matar a Sotloff y, presuntamente, a los demás rehenes estadounidenses en sus manos, si el presidente Barack Obama no detiene los ataques aéreos contra sus posiciones en Irak, algo a lo que la Casa Blanca se ha negado.

Tras la brutal ejecución de Foley, el Gobierno estadounidense admitió que trató de liberar a los rehenes estadounidenses en manos del EI en una operación especial realizada en algún momento de este verano boreal en Siria que fracasó porque los secuestrados no se encontraban en el lugar que se pensaba permanecían retenidos.

Sobre la firma

Silvia Ayuso

Corresponsal en París. Previamente formó parte del equipo de EL PAÍS en Washington. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera en la agencia Efe y posteriormente en la alemana Dpa, para la que también fue corresponsal en Santiago de Chile, La Habana y Washington.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS